Corrientes 20 °C
Min. 19 °CMax. 28 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/883060

Son, no se hacen

Las re­ten­cio­nes a las ex­por­ta­cio­nes se han he­cho fi­nal­men­te un lu­gar en es­ta ges­tión. A pe­sar de que el PRO, al igual que los ase­so­res de los can­di­da­tos Da­niel Scio­li y Ser­gio Mas­sa es­ta­ban has­ta ayer en con­tra de apli­car­las.
***
***

Mi­guel Bein (Scio­li) lo rei­te­ró en cuan­to pro­gra­ma de te­le­vi­sión tu­vo ca­bi­da y tam­bién lo hi­cie­ron los dis­cí­pu­los de Ro­ber­to La­vag­na que ad­mi­nis­tran las pro­pues­tas de Ser­gio Mas­sa. El uni­ver­so po­lí­ti­co sos­te­nía la ne­ce­si­dad y con­ve­nien­cia del "ti­po de cam­bio úni­co". El mis­mo ti­po de cam­bio pa­ra com­prar que pa­ra ven­der tran­sa­bles. Más allá de la ab­so­lu­ta ine­xis­ten­cia de un ti­po de cam­bio efec­ti­vo úni­co, que es el que cuen­ta en ca­da pa­ís, to­das las ope­ra­cio­nes co­mer­cia­les y fi­nan­cie­ras, ya que ri­gen en to­das las adua­nas del pla­ne­ta aran­ce­les di­fe­ren­cia­les que ha­cen que siem­pre los ti­pos de cam­bio se­an múl­ti­ples, tam­bién se en­cuen­tran nu­me­ro­sos pa­í­ses que apli­can de­re­chos de ex­por­ta­ción. No pue­de ha­blar­se se­ria­men­te de un ti­po de cam­bio efec­ti­vo úni­co. Aun­que sí pue­de sos­te­ner­se que, en ge­ne­ral, es ba­jo el di­fe­ren­cial en­tre el ti­po de cam­bio efec­ti­vo más al­to y el más ba­jo en un mis­mo pa­ís. Res­pec­to de las re­ten­cio­nes, aquí y aho­ra, ha tras­cen­di­do la anuen­cia de la mi­sión del FMI acer­ca de no re­du­cir las vi­gen­tes; y es co­no­ci­da la his­to­ria del apo­yo del FMI al pro­gra­ma de es­ta­bi­li­za­ción de Adal­bert Krie­ger Va­se­na que hi­zo de las re­ten­cio­nes post de­va­lua­to­rias "la he­rra­mien­ta" cla­ve de su pro­gra­ma con el apo­yo en­tu­sias­ta del FMI. Los di­ri­gen­tes y eco­no­mis­tas men­cio­na­dos an­te­rior­men­te lo fue­ron pa­ra re­cor­dar que la re­sis­ten­cia a las re­ten­cio­nes no ha si­do pa­tri­mo­nio del PRO; por­que ha si­do sos­te­ni­da tan­to por el Fren­te Re­no­va­dor, FPV y los eco­no­mis­tas que acom­pa­ñan a los lí­de­res de lo que se ha da­do en lla­mar pe­ro­nis­mo fe­de­ral, ra­cio­nal, per­do­na­ble. Así es­ta­mos: los pro­fe­sio­na­les que orien­tan la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca de los prin­ci­pa­les di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos con­ju­gan esa fe. Re­cha­zan las re­ten­cio­nes a pe­sar del fun­da­men­to te­ó­ri­co de las mis­mas. Es más, en la cam­pa­ña 2003 Nés­tor Kirch­ner afir­ma­ba que no de­bí­an con­ti­nuar las re­ten­cio­nes que ha­bía im­pues­to Eduar­do Du­hal­de co­mo pro­duc­to de la ne­ce­si­dad. Hoy, fe­liz­men­te, eco­no­mis­tas de co­rrien­tes de pen­sa­mien­to tan dis­tin­tas co­mo Pa­blo Ger­chu­noff o Car­los Mel­co­nian coin­ci­den en la opor­tu­ni­dad y ne­ce­si­dad de las re­ten­cio­nes.

El ti­po de cam­bio que Du­hal­de ha­bía de­va­lua­do en 2002, al asu­mir el Go­bier­no, en 40 por cien­to, el mer­ca­do lo lle­vó a 4 pe­sos. Sa­li­mos de 1 y pa­só a 4, du­ró po­co y se aco­mo­dó arri­ba de 3 y en ese tra­yec­to Jor­ge Re­mes apli­có las re­ten­cio­nes a to­das las ex­por­ta­cio­nes pri­ma­rias y la pe­si­fi­ca­ción de to­das las ta­ri­fas ori­gi­nal­men­te do­la­ri­za­das en la con­ver­ti­bi­li­dad. Tén­ga­lo en cuen­ta. Esas fue­ron las gran­des de­ci­sio­nes que, su­ma­das al vien­to de co­la y otras cues­tio­nes co­mo el de­fault de Adol­fo Ro­drí­guez Sa­á, per­mi­tie­ron que du­ran­te los si­guien­tes cua­tro años la eco­no­mía cre­cie­ra re­cu­pe­ran­do los ni­ve­les al­can­za­dos en 1998 y, en la ma­cro­e­co­no­mía se pro­du­je­ran, al mis­mo tiem­po, los ma­yo­res su­pe­rá­vits ge­me­los de la his­to­ria eco­nó­mi­ca re­cien­te. Por dis­tin­tas ra­zo­nes, du­ran­te ese pe­rí­o­do de bo­nan­za, no se to­ma­ron de­ci­sio­nes ca­pa­ces de mo­di­fi­car la es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca, na­tu­ral­men­te de­fi­ci­ta­ria co­mo con­se­cuen­cia del de­se­qui­li­brio de la pro­duc­ción y por lo tan­to del co­mer­cio in­dus­trial. Des­de Jo­sé A. Mar­tí­nez de Hoz has­ta la fe­cha, y co­mo con­se­cuen­cia de de­ci­sio­nes u omi­sio­nes de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, el cre­ci­mien­to vie­ne acom­pa­ña­do de un dé­fi­cit de co­mer­cio in­dus­trial y ese dé­fi­cit se fi­nan­cia con en­deu­da­mien­to ex­ter­no a lar­go pla­zo. Hay un pe­rí­o­do de bo­nan­za y lue­go una cri­sis de pa­gos: la eco­no­mía re­al no ge­ne­ra dó­la­res y los pres­ta­mis­tas pier­den la con­fian­za. En el in­te­rreg­no hay pro­lon­ga­cio­nes que pro­vie­nen de la bo­nan­za de los tér­mi­nos del in­ter­cam­bio y cuan­do se cor­ta ese bo­nus ex­ter­no, es­ta es­truc­tu­ra de la eco­no­mía no tie­ne ca­pa­ci­dad de con­ti­nuar en ese ni­vel sin ge­ne­rar una cri­sis. Y tam­bién ocu­rre que los vien­tos so­plan en con­tra y la eco­no­mía se de­tie­ne y no de­ja de ge­ne­rar cri­sis ex­ter­na. En esa cri­sis en la que, en­tre otras ma­ni­fes­ta­cio­nes, el ti­po de cam­bio se dis­pa­ra en el mer­ca­do de cam­bios. Los pres­ta­mis­tas y los es­pe­cu­la­do­res se re­ti­ran, los na­ti­vos fu­gan y el al­za del dó­lar tie­ne con­se­cuen­cias le­ta­les so­bre la in­fla­ción y la dis­tri­bu­ción del in­gre­so.

***
***

Es­ta es­truc­tu­ra de la eco­no­mí­a, la in­dus­tria de­sin­te­gra­da con agu­je­ros en la ca­de­na de va­lor no pue­de sos­te­ner­se sin dó­la­res que, por otra par­te, la in­dus­tria no ge­ne­ra. Hay un ejem­plo pa­ra­dig­má­ti­co, que es la in­dus­tria au­to­mo­triz que im­por­ta mu­cho más que lo que ex­por­ta, pa­ra­dig­má­ti­co ya que an­tes de la re­vo­lu­ción de "a­per­tu­ra de mer­ca­do­dis­ci­pli­na­do­ra", su sal­do de ba­lan­za co­mer­cial era po­si­ti­vo y en mar­cha (Ac­ta de la In­dus­tria Au­to­mo­triz,1974) a lo­grar el acuer­do de las ca­sas ma­tri­ces pa­ra ha­cer de nues­tro pa­ís una pla­ta­for­ma ex­por­ta­do­ra pa­ra to­da la re­gión. Na­da de lo que nos pa­sa aho­ra es de­ma­sia­do di­fe­ren­te a lo que se ins­ta­ló ha­ce 40 años. Es­ta es una prue­ba irre­fu­ta­ble que, en los años de bo­nan­za, no ocu­rrió nin­gu­na trans­for­ma­ción es­truc­tu­ral. Nin­gún im­pul­so a la in­ver­sión en la in­dus­tria re­pro­duc­ti­va del vo­lu­men que re­quie­ren los sal­tos de pro­duc­ti­vi­dad, que son los que re­al­men­te trans­for­man una so­cie­dad al in­te­rior y tam­bién su re­la­ción con el mun­do. La con­sig­na "a­brir­nos al mun­do" es una cla­se va­cía de con­te­ni­do, si no va pre­ce­di­da en los he­chos por una po­lí­ti­ca de pro­duc­ti­vi­dad (in­ver­sio­nes), que nos abra el mun­do pa­ra avan­zar ha­cia él. La au­sen­cia de esa po­lí­ti­ca de pro­duc­ti­vi­dad ha ge­ne­ra­do es­te dé­fi­cit des­co­mu­nal de co­mer­cio acu­mu­la­do en años, ocul­to a ve­ces de­trás de la bo­nan­za de in­gre­sos, y que­dan­do al des­nu­do cuan­do esa bo­nan­za de­sa­pa­re­ce.

Pues bien la in­ge­nie­ría de los jó­ve­nes fi­nan­cis­tas, que han cui­da­do pa­tri­mo­nios fi­nan­cie­ros du­ran­te años en el pa­ís y en el ex­te­rior, que has­ta aho­ra con­sis­te en ta­sas de in­te­rés es­truc­tu­ral­men­te in­via­bles y la pro­vi­sión de dó­la­res al mer­ca­do pa­ra que los que quie­ran pue­dan sa­lir sin res­tric­cio­nes, ha lo­gra­do que el dó­lar co­ti­ce a más de 31 pe­sos por uni­dad y que la fu­ga de ca­pi­ta­les en el pri­mer se­mes­tre ha­ya au­men­ta­do el 117 por cien­to res­pec­to del año pa­sa­do.

Cues­ta cre­er­lo pe­ro los jó­ve­nes ma­gos de las fi­nan­zas, en seis me­ses ri­fa­ron 16,6 mil mi­llo­nes de dó­la­res. Más de lo que de­sem­bol­só el FMI. Pe­ro no ol­vi­de que "los pro­gres na­cio­na­les y po­pu­la­res" K en 2008 fi­nan­cia­ron la fu­ga de 23 mil mi­llo­nes de dó­la­res. Mas de un mi­llón de ar­gen­ti­nos com­pra­ron pa­ra ate­so­rar. Ni es­ta in­ge­nie­rí­a, ni la an­te­rior sir­ven. Se­gui­mos re­ga­lan­do (ba­ra­to) los dó­la­res im­pres­cin­di­bles pa­ra man­te­ner el ni­vel de ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. Es un es­cán­da­lo mo­ral que un pa­ís sin in­ver­sio­nes y con 13 mi­llo­nes de per­so­nas ba­jo la lí­nea de po­bre­za con­vi­va con dos blan­que­os re­cien­tes y 400 mil mi­llo­nes de dó­la­res de re­si­den­tes ar­gen­ti­nos co­lo­ca­dos en el ex­te­rior y le­jos del lu­gar don­de se ge­ne­ra­ron que es acá.

--

Es­te es el tras­fon­do. ¿Cuál es la ca­ra del pro­ble­ma? Sim­ple, no po­de­mos se­guir fi­nan­cian­do la fu­ga ba­ra­ta. No se pue­de in­ter­ve­nir, con dó­la­res que de­be­mos, pa­ra apla­car la fu­ria de la des­con­fian­za. Lo úni­co que la apla­ca es el pre­cio. Ese pre­cio -­ asu­mien­do que el passth­rough no sea li­ne­al -­ de­be ser ad­mi­nis­tra­do con po­lí­ti­cas des­ti­na­das a que no ha­ya un im­pac­to ma­yor en los bienes-­salarios. Tan sim­ple co­mo eso son las re­ten­cio­nes a las ex­por­ta­cio­nes ase­gu­ran­do que el ti­po de cam­bio efec­ti­vo, pa­ra el sec­tor ex­por­ta­dor pri­ma­rio, sea su­fi­cien­te­men­te ren­ta­ble. Los sec­to­res de me­nor va­lor agre­ga­do que, co­mo los de agro, tie­nen una com­pe­ti­ti­vi­dad ex­tra­or­di­na­ria pue­den so­por­tar, sin afec­tar su ca­pa­ci­dad de re­tor­no su­fi­cien­te, esa con­tri­bu­ción que de­be ser de­cli­nan­te a me­di­da que avan­za­mos en el va­lor agre­ga­do. De­be­mos te­ner en cuen­ta que hoy, co­mo con­se­cuen­cia de la per­fo­ra­ción de las ca­de­nas de va­lor agre­ga­do pro­du­ci­das por la aper­tu­ra irra­cio­nal, mu­chos sec­to­res pri­ma­rios ope­ran con in­su­mos im­por­ta­dos que en el cál­cu­lo de las re­ten­cio­nes de­ben ser te­ni­dos en cuen­ta. Esas re­ten­cio­nes, que mo­ri­ge­ra­rán el im­pac­to in­fla­cio­na­rio, tie­nen la enor­me vir­tud ya de­mos­tra­da em­pí­ri­ca­men­te de apor­tar sus­tan­ti­va­men­te al equi­li­brio fis­cal. No es fá­cil en­con­trar años de su­pe­rá­vit pri­ma­rio en los que no hu­bie­ra in­gre­so por re­ten­cio­nes. Gra­cias a las re­ten­cio­nes me­jo­ra­mos el equi­li­brio fis­cal, con­te­ne­mos el pro­ce­so in­fla­cio­na­rio que un ti­po de cam­bio al­to ge­ne­ra y pro­ve­e­mos de un ti­po de cam­bio com­pe­ti­ti­vo, pa­ra los sec­to­res de ma­yor va­lor agre­ga­do que pue­den ga­nar mer­ca­do in­ter­no, sus­ti­tu­yen­do im­por­ta­cio­nes y avan­zar en las ex­por­ta­cio­nes. Re­cu­pe­rar el mer­ca­do in­ter­no pa­ra la pro­duc­ción na­cio­nal, me­jo­rar el ni­vel de las ex­por­ta­cio­nes y mo­ri­ge­rar el im­pac­to in­fla­cio­na­rio, son tres ob­je­ti­vos a los que esas he­rra­mien­tas pue­den con­tri­buir. La al­ter­na­ti­va es se­guir con la de­mo­le­do­ra ta­sa de in­te­rés y fi­nan­ciar la fu­ga.

Esa po­lí­ti­ca no es con­ce­bi­ble en ma­nos de los jó­ve­nes fi­nan­cis­tas. Co­mo di­jo Fe­de­ri­co Stur­ze­neg­ger: "He per­di­do la cre­di­bi­li­dad". Lo di­jo des­pués de arro­di­llar­se an­te los lo­bos con 12 mil mi­llo­nes de dó­la­res. ¿Cuán­tos dó­la­res hay que per­der pa­ra que es­te se­gun­do tán­dem de­ci­da re­co­no­cer que ha per­di­do la cre­di­bi­li­dad? Mal plan­te­o. No son las per­so­nas las cre­í­bles o no. Son las po­lí­ti­cas. Y es­tas par­ten de un pé­si­mo diag­nós­ti­co que (no ol­vi­dar) com­par­tí­an los can­di­da­tos del FR, de FPV, y aho­ra la me­sa de los eco­no­mis­tas del pe­ro­nis­mo per­do­na­ble. No han en­ten­di­do to­da­vía a pe­sar de los gol­pes su­fri­dos que nues­tra eco­no­mía es una de dos ve­lo­ci­da­des. Una ve­lo­ci­dad es hi­ja de una cul­tu­ra pro­duc­ti­va ex­tra­or­di­na­ria que lle­va las ge­ne­ra­cio­nes de la Pa­tria a la que acom­pa­ña una na­tu­ra­le­za sa­lu­da­ble. Más pro­duc­ti­vi­dad que na­tu­ra­le­za. La otra cul­tu­ra, una que ha in­ten­ta­do por dé­ca­das for­mar un pa­tri­mo­nio de pro­duc­ti­vi­dad in­dus­trial, pe­ro a la que la lo­cu­ra de esa ma­sa de tra­duc­to­res que han in­va­di­do el es­ce­na­rio de las de­ci­sio­nes, le ha des­trui­do las re­glas, la ha so­me­ti­do a la pe­lea con los más po­de­ro­sos, sin si­quie­ra dar­le un tiem­po. Esa cul­tu­ra es la de nues­tra pre­ca­ria in­dus­tria en la que, na­tu­ral­men­te, hay mu­chos que han sor­te­a­do los ven­da­va­les. Ha­ce 40 años con los "Chi­ca­go boy’s" se in­tro­du­jo la mo­da de co­piar (tra­du­cir) y no pen­sar las re­a­li­da­des es­truc­tu­ra­les de la eco­no­mí­a. La au­sen­cia de pen­sar el pa­ís re­al im­pi­de for­mu­lar un pro­yec­to pa­ra cre­cer y sa­nar la eco­no­mí­a. A to­dos los que do­mi­nan el es­ce­na­rio me­diá­ti­co, ha­ce 40 años, lo úni­co que se les ocu­rre es que "a­brá­mo­nos al mun­do y el mun­do lo ha­rá por no­so­tros". Son, no se ha­cen.