Corrientes 19 °C
Min. 14 °CMax. 28 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1127170

A 70 años de la primera hazaña de Froilán

"Pepe" González, el argentino que fue el primer piloto en ganar oficialmente con Ferrari en Fórmula 1, les pasó el trapo a todos los europeos seis meses antes de su gran logro, en la Costanera Norte porteña, hace exactamente siete décadas.
EPC220221-008F05
FROILÁN GANÓ EL SILVERSTONE EN JULIO DE 1951.
 
FROILÁN GANÓ EL SILVERSTONE EN JULIO DE 1951.

El 18 de febrero de 1951, en el circuito callejero de la Costanera Norte porteña, José Froilán González consiguió un triunfo clave que lo catapultó a ser el piloto Ferrari que obtendría pocos meses después la primera victoria oficial para la "Scuderia" en la Fórmula 1. Según destaca una publicación de la Asociación Marplatense de Automovilismo Histórico (basada en aportes del especialista Guillermo "Tuerquita" Blanco), la temporada 1951 de F1 comenzó en Argentina con la expectativa que generaba el inminente debut de los poderosos Mercedes Benz W154, por lo que nadie imaginaba que Froilán daría la estocada con una ajetreada Ferrari diseñada para F2, con un litro menos de cubicaje y la presencia de los "monstruos" europeos. Cabe recordar que las carreras sudamericanas de la máxima categoría (que había nacido apenas un año antes) no era puntuables en 1951, ya que el campeonato oficial de pilotos se contabilizaba desde la primera fecha europea, que se inició el 27 de mayo en el Gran Premio de Suiza, con un triunfo de Juan Manuel Fangio (Alfa Romeo).

EPC220221-008F09
FROILÁN GANANDO EN BUENOS AIRES, FEBRERO DE 1951.
 
FROILÁN GANANDO EN BUENOS AIRES, FEBRERO DE 1951.

El punto es que antes de eso, en el verano argentino, "El Cabezón" González les pintó la cara a los ases de las escuderías oficiales con un auto inferior en lo que constituía una previa del campeonato oficial. De allí que los autos utilizados en aquellas carreras sudamericanas que se disputaban en pistas callejeras de Argentina, Brasil y Chile no contemplaban las limitaciones reglamentarias de la F1 oficial y estaban fuera de campeonato. La Ferrari que utilizó Froilán, cuyo espíritu aguerrido lo haría años más tarde merecedor del apelativo "Toro de las Pampas", pertenecía al dueto de bólidos del cavallino rampante que había adquirido el Automóvil Club Argentino (ACA) en 1949, con apoyo financiero del primer gobierno peronista, para que Fangio y González pudieran competir contra los pilotos europeos en lo que se denominaba "Temporada Internacional Argentina" antes de que existiera la Fórmula 1, cuando los autos en cuestión pertenecían a la categoría "Gran Prix".

EPC220221-008F07
LA RESTAURACIÓN DE LA 166 SE LOGRÓ CON GRAN ESFUERZO.
 
LA RESTAURACIÓN DE LA 166 SE LOGRÓ CON GRAN ESFUERZO.

Cuenta Oscar Héctor Filippi, administrador de la cuenta oficial de la Asociación Marplatense, que para aquel cálido 18 de febrero se esperaba una victoria de Fangio en puja con sus compañeros de equipo en Mercedes, los alemanes Herman Lang y Karl Kling. Ninguno de ellos contaba con un afilado Froilán, que salió a fondo desde el principio con su castigada Ferrari de F2 (una 166 de dos litros potenciada con compresor) para dominar la prueba desde el arranque. La Ferrari de Froilán (al no pertenecer al equipo oficial) no era roja, sino que llevaba los colores oficiales del equipo argentino elegidos a partir de 1949: la carrocería con predominante azul y el capot amarillo.

EPC220221-009F05
FERRARI DEL ACA, RESTAURADA HACE POCOS AÑOS.
 
FERRARI DEL ACA, RESTAURADA HACE POCOS AÑOS.

Eran épocas en las que cada país pintaba de un tono característico los autos de su respectiva nacionalidad, con lo cual Italia iba de rojo, Inglaterra de verde, Francia de azul, Alemania plateado (aunque primero fue blanco) y así. Todo iba a las mil maravillas para la Ferrari de González, una unidad de chasis largo que se adaptaba a la perfección al trazado elegido por el ACA, pero una fisura en el tanque de combustible lo obligó a parar en boxes para recargar nafta. "Pepe" tuvo que resignar el liderazgo, ya que al volver a la pista era Lang el puntero. Por eso, el de Arrecifes tuvo que salir con el puñal entre los dientes a un ritmo endiablado que le permitió doblegar al alemán. Los italianos de Ferrari tomaron nota de las cualidades del argentino. Fangio, flamante subcampeón 1950, ya estaba fichado por Alfa Romeo para la nueva temporada por lo que Froilán se incorporó a la dotación de Maranello, en el que le aguardaba un sitial histórico imborrable: el 14 de de julio de 1951, en Silverstone, conquistaría el primer triunfo de Ferrari en la máxima categoría del automovilismo mundial.

Ferrari 166 F2, 166 FL, 375: ¿cuál es cuál?

Las Ferrari que, para promover los talentos argentinos a nivel internacional, compró el Automóvil Club Argentino en 1949, eran de motor V12 con dos litros de cilindrada. Es decir que eran autos diseñados para la Fórmula 2, que permitía vehículos de hasta esa cilindrada con admisión atmosférica (también llamada aspirada).

EPC220221-009F12
FERRARI 166 CONDUCIDA POR FANGIO.
 
FERRARI 166 CONDUCIDA POR FANGIO.

Fueron los primeros autos de fórmula no construidos en el país que los argentinos Juan Manuel Fangio, Froilán González y Benedicto Campos pudieron probar al desembarcar en los circuitos europeos. Una vez creada oficialmente la Fórmula 1, el calendario incluyó carreras en Sudamérica que si bien estaban fuera del campeonato oficial ofrecían un espectáculo de atracción masiva para el gran público. De allí que para estar a tono con las máquinas que traían los equipos oficiales de las marcas europeas, el ACA incorporara unidades V12 robustecidas con compresor. Eran bólidos fabricados por Ferrari con el mismo chasis de la 166 F2 de motor aspirado de dos litros, pero con un compresor elevaba su potencia de 160 a 310 HP. Froilán González ganó en Buenos Aires con la Ferrari sobrealimentada, es decir con la versión 166 FL. Seis meses después volvió a ganar con la marca del cavallino, pero ya como piloto oficial del equipo, el Silverstone, al volante de una poderosa Ferrari 375.

El cálculo secreto de ferrari Para bautizar sus diferentes modelos, en los años 50 Ferrari se guiaba por el cubicaje del motor y utilizaba como divisor el número de cilindros. Como la gran mayoría de sus impulsores eran V12, el secreto de la denominación de cada modelo era dividir los centímetros cúbicos por 12. Así, la Ferrari de dos litros se llamó 166 porque 2.000 centímetros cúbicos dividido 12 da 166. En el caso de la Ferrari que condujo Froilán González para ganar en Inglaterra, el motor era de 4.500 centímetros cúbicos, cifra que dividía por 12 al nombre del legendario modelo ganador: 375.

Restauración total

La única Ferrari 166 FL que quedaba en el país (la otra se remató décadas atrás y fue a Europa) fue restaurada gracias al esfuerzo titánico de un puñado de entusiastas del ACA.

EPC220221-009F02
LA FERRARI 166 FL, YA RESTAURADA.
 
LA FERRARI 166 FL, YA RESTAURADA.

Entre ellos estuvo el ingeniero Rafael Sierra, quien registró el paso a paso en un extenso y detallado texto publicado en la página oficial Automóvil Sport. El auto estaba con faltantes de motor, instrumental y otros componentes, pero se recuperó a pleno con la participación de Néstor Salerno, el motorista Horacio Puriños y otros especialistas que contaron con el aporte de benefactores como Daniel Van Lierde, quien donó partes costosísimas del instrumental. El resultado fue fantástico y el auto fue exhibido en Autoclásica en medio de gran expectativa. Hoy forma parte del patrimonio histórico argentino, al cuidado del ACA.

Notas Relacionadas