Corrientes 17 °C
Min. 17 °CMax. 29 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/989284

Peregrinos celebraron a San Cayetano y desbordaron el predio

Los jóvenes fueron los principales protagonistas de las oraciones por trabajo. Durante la jornada, se celebraron los 12 años del santuario y hubo fuertes pedidos a “defender la vida”. Un hombre de 59 años murió de forma súbita durante la vigilia.
EPC080819-008F04
MONSEÑOR CASTAGNA DECLARÓ POR DECRETO SANTUARIO DIOCESANO AL EDIFICIO, EL 7 DE AGOSTO DE 2007.
MONSEÑOR CASTAGNA DECLARÓ POR DECRETO SANTUARIO DIOCESANO AL EDIFICIO, EL 7 DE AGOSTO DE 2007.

En una épo­ca en la que el tra­ba­jo es un bien pre­cia­do en el pa­ís, la fi­gu­ra de San Ca­ye­ta­no se hi­zo más fuer­te que nun­ca en la ce­le­bra­ción en el tem­plo de la lo­ca­li­dad ho­mó­ni­ma, en el mu­ni­ci­pio de Ria­chue­lo. Allí, mi­les de fie­les se acer­ca­ron pa­ra pe­dir y agra­de­cer­le al san­to por "el pan y el tra­ba­jo". La ma­ni­fes­ta­ción de fe ha­cia el san­tua­rio, ubi­ca­do so­bre ave­ni­da San Ca­ye­ta­no 4650, mos­tró a mi­les de jó­ve­nes que en­ca­be­za­ron las ple­ga­rias en el tem­plo y ex­pu­so que so­bran las ga­nas, pe­ro mu­chas ve­ces fal­tan las opor­tu­ni­da­des. Las fies­tas pa­tro­na­les co­men­za­ron con el ini­cio de la no­ve­na el pa­sa­do lu­nes 29 de ju­lio y tu­vie­ron su pri­mer mo­men­to cla­ve el do­min­go 4 de agos­to con la 34º Pe­re­gri­na­ción de Tra­ba­ja­do­res des­de la Ro­ton­da de la Vir­gen de Ita­tí has­ta el san­tua­rio.

DESTA8

--- La se­cre­ta­ria de la co­mu­ni­dad pa­rro­quial de San Ca­ye­ta­no, Ma­ría Mer­ce­des Be­ni­tes, pre­ci­só a épo­ca que en la opor­tu­ni­dad lle­ga­ron más de 10 mil per­so­nas. A es­te nú­me­ro hay que su­mar los gru­pos que se acer­ca­ron du­ran­te los 9 dí­as de re­zo. En tan­to el mar­tes, des­de las pri­me­ras ho­ras de la tar­de, se em­pe­zó a sen­tir con más fuer­za el arri­bo de los pe­re­gri­nos que lle­ga­ban has­ta el pre­dio a pie o en ve­hí­cu­los par­ti­cu­la­res pa­ra ser par­te de la vi­gi­lia. El se­gun­do mo­men­to cla­ve fue el sa­lu­do de la ima­gen del san­to, a la me­dia­no­che del 7 de agos­to, que fue pre­sen­cia­do por más de sie­te mil per­so­nas. "La mi­sa fue mul­ti­tu­di­na­ria y a cam­po re­ple­to; no po­dí­a­mos cir­cu­lar con nor­ma­li­dad por la can­ti­dad de gen­te", re­mar­có Be­ni­tes. Sin du­das, el cli­ma fue un alia­do in­dis­pen­sa­ble pa­ra que se vi­vie­ra una ver­da­de­ra fies­ta en la lo­ca­li­dad ubi­ca­da a 22 ki­ló­me­tros de la ciu­dad de Co­rrien­tes y a 6 ki­ló­me­tros de Ria­chue­lo. La en­car­ga­da del tem­plo su­bra­yó que, a di­fe­ren­cia de ce­le­bra­cio­nes an­te­rio­res, es­te año se no­tó una im­por­tan­te afluen­cia de jó­ve­nes, y so­bre to­do de fa­mi­lias in­te­gra­das por jó­ve­nes. "Mu­chas ve­ces me pre­gun­tan si la si­tua­ción eco­nó­mi­ca in­flu­ye y, en es­ta edi­ción, la res­pues­ta es cla­ra­men­te sí", ase­ve­ró. Al mis­mo tiem­po, la en­car­ga­da de co­or­di­nar las ce­le­bra­cio­nes li­túr­gi­cas de­ta­lló: "Vie­nen a bus­car con­sue­lo y re­fu­gio an­te las di­fi­cul­ta­des que se les pre­sen­tan. Y no só­lo por si­tua­cio­nes per­so­na­les, si­no por las que atra­vie­san fa­mi­lia­res, ami­gos y co­no­ci­dos". Por su par­te, An­to­nio Pin­tos, en­car­ga­do del ope­ra­ti­vo de sa­lud en el pre­dio, des­ta­có la gran con­cu­rren­cia de gen­te la no­che del 6 de agos­to. "Hoy (por ayer) re­gis­tra­mos una gran can­ti­dad de jó­ve­nes ca­mi­nan­do ha­cia el san­tua­rio a la ma­dru­ga­da, y du­ran­te el día su pre­sen­cia se hi­zo más evi­den­te", co­men­tó.

Fies­ta de San Ca­ye­ta­no La pri­me­ra ce­re­mo­nia li­túr­gi­ca, tras el Ro­sa­rio de la Au­ro­ra, em­pe­zó a las 7, des­ti­na­da a la co­mu­ni­dad ar­qui­dio­ce­sa­na pa­ra pe­dir por ener­gí­as pa­ra en­fren­tar el ser­vi­cio de la jor­na­da. A las 8, la mi­sa fue en ho­nor al san­to pa­tro­no. Pa­ra ese mo­men­to, ya se for­ma­ba afue­ra del pre­dio una fi­la de dos cua­dras pa­ra in­gre­sar y to­car la ima­gen del sa­cer­do­te ita­lia­no. A las 9, se or­ga­ni­zó una cho­co­la­te­a­da pa­ra los ni­ños de la lo­ca­li­dad y los pe­re­gri­nos. Ac­to se­gui­do, a las 9:30, se re­a­li­zó la ter­ce­ra ce­re­mo­nia del dí­a, des­ti­na­da a los más pe­que­ños. La ma­ña­na del Día de San Ca­ye­ta­no con­clu­yó con una mi­sa, a las 11, en ac­ción de gra­cias por los 12 años del san­tua­rio. La co­mu­ni­dad ca­tó­li­ca ini­ció las ac­ti­vi­da­des en la zo­na en ju­nio de 1935, en el ám­bi­to de la pa­rro­quia de La San­tí­si­ma Cruz de los Mi­la­gros y, dos años des­pués, asu­mió co­mo pá­rro­co de la mis­ma Isi­dro Blan­co Ve­ga, más co­no­ci­do co­mo el Paí Blan­co, quien con­ti­núa con el acom­pa­ña­mien­to de la nue­va co­mu­ni­dad e in­cen­ti­va la cons­truc­ción de una ca­pi­lla. El edi­fi­cio fue ben­de­ci­do el do­min­go 6 de agos­to de 1939 por el sa­cer­do­te Ra­món Se­cun­di­no Rou­bi­ne­au. Ese mis­mo dí­a, el Paí Blan­co ce­le­bra la pri­me­ra mi­sa en el in­te­rior de la nue­va y ya ben­de­ci­da ca­pi­lla. En tan­to, la pa­rro­quia "San Ca­ye­ta­no" es eri­gi­da el 8 de se­tiem­bre de 1963 por el obis­po Fran­cis­co Vi­cen­tín. "Ha­ce 12 años, el mon­se­ñor emé­ri­to Do­min­go Sa­la­va­dor Cas­tag­na ele­vó a ca­te­go­ría de san­tua­rio el tem­plo al ver la can­ti­dad de gen­te que se acer­ca­ba por la de­vo­ción", ex­pli­có la se­cre­ta­ria de la pa­rro­quia.

­ Se­gún Be­ni­tes, el san­tua­rio de San Ca­ye­ta­no se ubi­ca en el se­gun­do lu­gar en im­por­tan­cia des­pués de la Ba­sí­li­ca de Ita­tí en lo re­fe­ri­do a can­ti­dad de gen­te que re­ci­be. Los fes­te­jos con­ti­nua­ron a las 12 con un fes­ti­val fol­cló­ri­co en el pre­dio, que se ex­ten­dió has­ta las 16. A esa ho­ra co­men­zó la pe­re­gri­na­ción que con­tó con la pre­sen­cia de la ima­gen pe­re­gri­na de Ita­tí y fi­gu­ras re­li­gio­sas de dis­tin­tas co­mu­ni­da­des ve­ci­nas. La mi­sa cen­tral se lle­vó a ca­bo una vez fi­na­li­za­da la pro­ce­sión y fue pre­si­di­da por el vi­ca­rio ge­ne­ral, Jo­sé Bi­llor­do. En la ce­re­mo­nia, el re­fe­ren­te hi­zo un fuer­te lla­ma­do a de­fen­der to­da vi­da hu­ma­na y ro­gó por la sa­lud del ar­zo­bis­po de Co­rrien­tes, An­drés Sta­nov­nik. En los mo­men­tos cul­mi­nes de la jor­na­da, se sor­teó una im­por­tan­te su­ma de di­ne­ro re­fe­ri­da al bo­no de con­tri­bu­ción. Fi­nal­men­te, el Día de San Ca­ye­ta­no fi­na­li­zó a las 20, con la mi­sa de clau­su­ra. "De­se­a­mos la paz y el bien pa­ra la co­mu­ni­dad. Ade­más, in­vi­ta­mos a se­guir el ejem­plo de San Ca­ye­ta­no. Así se­re­mos au­da­ces en nues­tra vi­da dia­ria y tam­bién po­dre­mos cam­biar nues­tra vi­da co­ti­dia­na en bien de nues­tra fa­mi­lia y la so­cie­dad", ex­pre­só la en­car­ga­da del san­tua­rio. "Los pe­re­gri­nos ca­da año vie­nen con las mis­mas ga­nas de agra­de­cer y pe­dir, o pa­ra in­ter­ce­der por otros que no tie­nen tra­ba­jo, que es tan ne­ce­sa­rio y que es pa­ra dig­ni­fi­car­se. Si bien la pe­le­an ca­da dí­a, tie­nen ese ges­to de agra­de­cer a Dios", sos­tu­vo so­bre la jor­da­na Da­niel Da­nuz­zo, cu­ra pá­rro­co.

La his­to­ria Ca­ye­ta­no de Thie­ne na­ció en 1480 en la ciu­dad ita­lia­na de Vi­cen­za. De fa­mi­lia no­ble, es­tu­dió de­re­cho ci­vil y ca­nó­ni­co en la Uni­ver­si­dad de Thie­ne. En su ju­ven­tud, lo­gró tra­ba­jar pa­ra la San­ta Se­de y cuan­do cum­plió 35 años se or­de­nó sa­cer­do­te. Du­ran­te su la­bor pas­to­ral, fun­dó la Or­den de Clé­ri­gos Re­gu­la­res Te­a­ti­nos en 1524. El ob­je­ti­vo de la or­den era ser­vir a los po­bres y cam­biar el tra­ba­jo mi­sio­ne­ro en un con­tex­to en el cual los sa­cer­do­tes co­mer­cia­ban con in­dul­gen­cias y la Re­for­ma lu­te­ra­na ame­na­za­ba el po­de­río de la Igle­sia Ca­tó­li­ca. El 7 de agos­to de 1547, fa­lle­ció y en 1671 fue pro­cla­ma­do San­to de la Pro­vi­den­cia y Pa­tro­no del pan y del tra­ba­jo, por el pa­pa Cle­men­te X. Es con­si­de­ra­do el san­to del tra­ba­jo, por­que se­gún los his­to­ria­do­res de la igle­sia ca­tó­li­ca, se des­pren­dió de to­das sus per­te­nen­cias ma­te­ria­les y las do­nó a los más po­bres. Tam­bién fue el pri­me­ro en abrir un ban­co pa­ra otor­gar pres­ta­mos a fa­mi­lias in­di­gen­tes con ba­jos in­te­re­ses. Por úl­ti­mo, se le atri­bu­yen otra se­rie de ges­tos so­li­da­rios que guar­dan dis­tin­tas ver­sio­nes.

Puestos ambulantes rodearon el templo

EPC080819-008F07

Des­de el pri­mer día de la no­ve­na, lle­ga­ron pues­te­ros de dis­tin­tas par­tes del pa­ís a las in­me­dia­cio­nes del san­tua­rio. Se for­mó así un ver­da­de­ro "shop­ping a cie­lo abier­to" con tien­das de­di­ca­das a los más di­ver­sos ru­bros: ju­gue­te­rí­a, gas­tro­no­mí­a, ta­la­bar­te­rí­a, so­gue­rí­a, san­te­rí­a, bi­jou­te­rie e in­du­men­ta­ria de cam­po, en­tre otros. En to­tal, los pues­tos abar­ca­ban dos cua­dras. "To­dos los años te­ne­mos su vi­si­ta, des­de el pri­mer día de la no­ve­na y ter­mi­nan de ins­ta­lar­se du­ran­te la pe­re­gri­na­ción de los tra­ba­ja­do­res", con­ta­ron des­de la pa­rro­quia.

Los devotos aprovecharon el clima ---
EPC080819-009F10
---

Ya sea ca­mi­nan­do, a ca­ba­llo, en mo­to o bi­ci­cle­ta, cien­tos de pe­re­gri­nos in­va­die­ron los ca­mi­nos de ac­ce­so a la lo­ca­li­dad pa­ra agra­de­cer y pe­dir por pan y tra­ba­jo. Li­lia­na Pe­ral­ta lle­gó des­de el ba­rrio Lo­ma Al­ta de Ca­pi­tal jun­to a su fa­mi­lia que se di­vi­dió en dos gru­pos: uno de­ci­dió ca­mi­nar y otro to­mar el co­lec­ti­vo. "Es­te año vi­ne a agra­de­cer por el tra­ba­jo que tu­ve des­pués de vi­si­tar el san­tua­rio el año pa­sa­do", con­tó Fa­bián, uno de los miem­bros de "los Pe­ral­ta", de 26 años. Por otra par­te, Jo­sé Luis Ro­drí­guez lle­gó por la ma­ña­na jun­to a su fa­mi­lia del ba­rrio Ita­tí, co­mo es tra­di­ción des­de ha­ce va­rios años, y se ins­ta­la­ron con una car­pa pa­ra al­mor­zar en el pre­dio. "Ve­ni­mos a agra­de­cer", ex­pre­sa­ron los ca­pi­ta­li­nos.

EPC080819-009F11

Notas Relacionadas