Corrientes 22 °C
Min. 22 °CMax. 31 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/984585

La importancia de la familia

La Real Academia Española define a la familia como “Grupo de personas emparentadas que viven juntas” o “Conjunto de ascendientes, descendientes, colaterales y afines de un linaje”.

***
La fa­mi­lia es la or­ga­ni­za­ción so­cial y el pi­lar más im­por­tan­te de to­da so­cie­dad. Es­ta unión se pue­de con­for­mar por con­san­gui­ni­dad o por un vín­cu­lo re­co­no­ci­do le­gal y so­cial­men­te, co­mo es el ma­tri­mo­nio o la adop­ción. Per­te­ne­cer y sen­tir­nos par­te de una fa­mi­lia es su­ma­men­te im­por­tan­te pa­ra nues­tro de­sa­rro­llo in­te­gral, es­pe­cial­men­te el psi­co­ló­gi­co, emo­cio­nal, es­pi­ri­tual y so­cial. Exis­ten cla­si­fi­ca­cio­nes de di­fe­ren­tes mo­de­los de fa­mi­lia lla­ma­das "tra­di­cio­na­les", por ejem­plo: 1-­Familias nu­cle­a­res o bi­pa­ren­ta­les: es el gru­po con­for­ma­do por el pa­dre, la ma­dre y los hi­jos. 2-­Familias ex­ten­sas o ex­ten­di­das: se com­po­ne por los abue­los de am­bos la­dos, los tí­os, pri­mos, en­tre otros. 3-­Familias com­pues­tas: son aque­llas for­ma­das por el pa­dre y la ma­dre, y a su vez con al­gún miem­bro que só­lo ten­ga vín­cu­los san­guí­ne­os con uno de ellos. Co­mún en los en­tor­nos ru­ra­les. Tam­bién exis­te una cla­si­fi­ca­ción de mo­de­los "no tra­di­cio­na­les" de fa­mi­lia. Ejem­plos: 4-­ Fa­mi­lias mo­no­pa­ren­ta­les: que só­lo se com­po­nen con uno de los pa­dres, por di­fe­ren­tes ra­zo­nes. 5-­Familias en­sam­bla­das: con­sis­ten en dos fa­mi­lias mo­no­pa­ren­ta­les que, por me­dio de una re­la­ción sen­ti­men­tal de los pa­dres, se unen dan­do lu­gar a la con­for­ma­ción de una nue­va fa­mi­lia. 6-­Familias ho­mo­pa­ren­ta­les: con­for­ma­das por pa­dres del mis­mo se­xo y sus hi­jos. Es de­cir, los pa­dres pue­den ser dos hom­bres o dos mu­je­res. 7-­Familias de he­cho: aque­llas pa­re­jas que con­vi­ven sin nin­gún en­la­ce le­gal. 8-­Familias sin hi­jos: lo que de­fi­ne a fa­mi­lia no es la pre­sen­cia o au­sen­cia de hi­jos. 9-­Familias adop­ti­vas: una pa­re­ja o una per­so­na con uno a más hi­jos adop­ta­dos. 10-­Familias de aco­gi­da: una pa­re­ja o un adul­to en so­li­ta­rio de­ci­de aco­ger en su ca­sa a uno o más ni­ños has­ta que en­cuen­tren ho­gar per­ma­nen­te. 11-­Familias de abue­los: los abue­los cui­dan a sus nie­tos, de­bi­do a di­fe­ren­tes cau­sas. 12-­Podemos con­si­de­rar fa­mi­lia tam­bién a aque­llos lu­ga­res en los cua­les la per­so­na apren­de a pro­te­ger­se y se sien­te cui­da­do, sin ne­ce­si­dad de te­ner vín­cu­los o re­la­ción de pa­ren­tes­co. La fa­mi­lia es el agen­te so­cia­li­za­dor más in­flu­yen­te en nues­tro de­sa­rro­llo, cre­ci­mien­to, es­ta­bi­li­dad y sa­lud. Cum­ple fun­cio­nes vi­ta­les irrem­pla­za­bles. Bus­ca tam­bién sa­tis­fa­cer ne­ce­si­da­des bá­si­cas de: Ser -­Hacer-­ Te­ner. En el se­no fa­mi­liar se dan nues­tros pri­me­ros apren­di­za­jes fun­da­men­ta­les, allí se for­jan cre­en­cias y ci­mien­tos en lo per­so­nal y lo so­cial. Apren­de­mos ac­ti­tu­des y va­lo­res que guí­an nues­tras con­duc­tas y ac­cio­nes.

- Apren­de­mos y for­ja­mos: 1-­Nuestra iden­ti­dad, au­to­no­mí­a, sa­lud in­te­gral. 2-­Nuestra ma­ne­ra de so­cia­li­zar, re­la­cio­nar­nos, co­mu­ni­car­nos. 3-­Nuestra for­ma de ase­gu­rar có­mo vi­vir en lo re­la­cio­na­do a as­pec­tos ma­te­ria­les, eco­nó­mi­cos, en­tre otros. Los apren­di­za­jes den­tro de la fa­mi­lia se im­par­ten no só­lo con pa­la­bras, tam­bién a tra­vés del ejem­plo y la co­he­ren­cia. Fa­mi­lia = Va­lo­res. Los va­lo­res son abs­trac­tos; son prin­ci­pios que se ex­pre­san con nues­tras ac­cio­nes por me­dio de de­ci­sio­nes, com­por­ta­mien­tos y con­duc­tas que nos de­fi­nen y cons­ti­tu­yen; ma­ni­fies­tan las cre­en­cias y va­lo­res que po­se­e­mos, así co­mo el ti­po de per­so­na que so­mos. ¿Cuá­les son los Va­lo­res y fre­cuen­cia en nues­tra so­cie­dad? La enu­me­ra­ción y or­den si­guien­te no es­tá re­la­cio­na­do con su im­por­tan­cia. Va­lo­res más bus­ca­dos: Res­pe­to; Ho­nes­ti­dad; Res­pon­sa­bi­li­dad y Fe­li­ci­dad. Va­lo­res con po­co uso: In­te­gri­dad: Hu­mil­dad; Jus­ti­cia; Sin­ce­ri­dad; Dig­ni­dad; Bon­dad; Pa­cien­cia; To­le­ran­cia; Le­al­tad; Li­ber­tad; Paz; Co­o­pe­ra­ción; Amis­tad sin­ce­ra; Apo­yo; So­li­da­ri­dad; Hon­ra­dez; Dis­ci­pli­na; De­ter­mi­na­ción; Va­len­tí­a; Em­pa­tí­a; Su­pe­ra­ción e In­clu­sión. Va­lo­res más Ol­vi­da­dos: El va­lor de la vi­da y to­do lo que tie­ne vi­da; Co­he­ren­cia; Ale­grí­a; Au­to­es­ti­ma; Ver­dad; Sa­bi­du­rí­a; Com­pro­mi­so; Pres­ti­gio; Sen­si­bi­li­dad; Co­mu­ni­ca­ción; Gra­ti­tud; Ser­vi­cio; Op­ti­mis­mo y Pa­cien­cia. El Va­lor más im­por­tan­te y el más men­cio­na­do: El Amor; fuer­za que nos im­pul­sa y lle­na de re­a­li­za­ción, sa­tis­fac­ción, ple­ni­tud y vi­da. Nos pre­dis­po­ne ha­cia la con­cre­ción de Va­lo­res.

- Lo que ocu­rre den­tro de la fa­mi­lia se ma­ni­fies­ta en la cla­se de so­cie­dad que te­ne­mos, ins­ti­tu­cio­nes, es­cue­las, igle­sias, ne­go­cios, go­bier­nos. La so­cie­dad dis­fun­cio­nal re­fle­ja fa­llas en la fun­ción, mi­sión y vi­sión de las fa­mi­lias. "Si que­re­mos una me­jor so­cie­dad, cons­tru­ya­mos fa­mi­lias con va­lo­res". ¿Cuál es tu opi­nión? ¿Qué su­ce­de hoy con la fa­mi­lia? ¿Qué va­lo­res ob­ser­vas en la so­cie­dad? ¿Có­mo al­can­zar una ma­ne­ra de vi­vir más Hu­ma­na, dig­na, co­he­ren­te y to­le­ran­te den­tro de la so­cie­dad? ¿Cuál es tu con­clu­sión so­bre es­te te­ma?