Corrientes 15 °C
Min. 15 °CMax. 22 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/983512

La agenda negativa de Donald Trump para América Latina

Cuando le pregunté a la exjefa del Departamento de Estado para América Latina y hasta hace poco embajadora en México, Roberta Jacobson, si existe una política del gobierno para América Latina, no me sorprendí demasiado cuando me respondió: “Yo no la veo”.
***

Ja­cob­son, una ex­fun­cio­na­ria de ca­rre­ra del De­par­ta­men­to de Es­ta­do que se de­sem­pe­ñó du­ran­te más de un año co­mo em­ba­ja­do­ra de Trump en Mé­xi­co y se re­ti­ró a me­dia­dos de 2018, des­ta­có que "no hay una po­lí­ti­ca co­he­ren­te de Es­ta­dos Uni­dos" pa­ra la re­gión. Me se­ña­ló que se tra­ta de una opor­tu­ni­dad per­di­da pa­ra Was­hing­ton, por­que ra­ra vez en la his­to­ria re­cien­te han ha­bi­do más pre­si­den­tes ami­gos de los Es­ta­dos Uni­dos en la re­gión. Y, sin em­bar­go, en lu­gar de apro­ve­char la opor­tu­ni­dad pa­ra lan­zar un acuer­do de li­bre co­mer­cio re­gio­nal, co­mo hi­zo la Unión Eu­ro­pea con el MER­CO­SUR, Trump ha mos­tra­do po­co in­te­rés en ini­cia­ti­vas mul­ti­la­te­ra­les. Ja­cob­son tie­ne ra­zón, pe­ro yo iría in­clu­so más le­jos. De he­cho, más que des­per­di­ciar una opor­tu­ni­dad de oro, Trump ha cre­a­do una agen­da ne­ga­ti­va pa­ra la re­gión, cen­tra­da en la in­mi­gra­ción ile­gal, los re­cor­tes en la ayu­da ex­ter­na y el re­ti­ro de los acuer­dos de li­bre co­mer­cio, que ha cau­sa­do ani­mo­si­dad con­tra Es­ta­dos Uni­dos.

TRUMP TIENE UN DISCURSO DE ODIO HACIA LOS LATINOAMERICANOS.

No es ca­sual que una en­cues­ta re­gio­nal de La­ti­no­ba­ró­me­tro en­con­tró que el por­cen­ta­je de la­ti­no­a­me­ri­ca­nos que cre­en que sus pa­í­ses tie­nen bue­nas re­la­cio­nes con los Es­ta­dos Uni­dos ca­yó 10 pun­tos por­cen­tua­les en los úl­ti­mos dos años, del 69% en 2016 al 59 % en 2018. Des­de el ini­cio de su cam­pa­ña pre­si­den­cial, cuan­do Trump di­jo que la ma­yo­ría de los in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos me­xi­ca­nos son cri­mi­na­les y vio­la­do­res y se com­pro­me­tió a cons­truir un mu­ro en la fron­te­ra, ca­si to­do lo que ha di­cho so­bre la re­gión mues­tra a los la­ti­no­a­me­ri­ca­nos co­mo gen­te mal­va­da. Tan pron­to co­mo fue ele­gi­do, Trump se re­ti­ró del Acuer­do de Aso­cia­ción Trans­pa­cí­fi­co o TPP, un gi­gan­tes­co acuer­do co­mer­cial con pa­í­ses de la Cuen­ca del Pa­cí­fi­co de Asia y Amé­ri­ca La­ti­na. Trump tam­bién de­nun­ció de in­me­dia­to el acuer­do del TLCAN con Mé­xi­co y Ca­na­dá, y se re­ti­ró del Acuer­do Cli­má­ti­co de Pa­rís de 195 pa­í­ses. Des­de en­ton­ces, Trump ha re­ne­go­cia­do el TLCAN a un acuer­do co­mer­cial no muy di­fe­ren­te que aún no ha si­do ra­ti­fi­ca­do por el Con­gre­so y, re­cien­te­men­te, ame­na­zó con im­po­ner aran­ce­les dra­co­nia­nos a Mé­xi­co a me­nos que ha­ga más pa­ra im­pe­dir que los mi­gran­tes cen­tro­a­me­ri­ca­nos lle­guen a la fron­te­ra de Es­ta­dos Uni­dos. En lu­gar de ayu­dar a com­ba­tir las cau­sas de la mi­gra­ción cen­tro­a­me­ri­ca­na, co­mo las ta­sas de ho­mi­ci­dios más al­tas del mun­do y la po­bre­za ma­si­va, Trump anun­ció re­cor­tes de 400 mi­llo­nes de dólares en ayu­da de Es­ta­dos Uni­dos a Gua­te­ma­la, Hon­du­ras y El Sal­va­dor co­mo un cas­ti­go por el au­men­to de la mi­gra­ción ile­gal. Aun­que par­te de esa ayu­da fue res­ta­ble­ci­da por el Con­gre­so, eso fue una es­tu­pi­dez ab­so­lu­ta, di­ri­gi­da a com­pla­cer a los ra­cis­tas den­tro de la ba­se de Trump. Mu­chos de los pro­ble­mas de Amé­ri­ca Cen­tral son de ca­rác­ter re­gio­nal, in­clui­do el con­su­mo de dro­gas en Es­ta­dos Uni­dos y el trá­fi­co de ar­mas es­ta­dou­ni­den­ses que nu­tren a los car­te­les de la dro­ga, por lo que re­quie­ren so­lu­cio­nes re­gio­na­les. Es­ta­dos Uni­dos de­be­ría aban­do­nar su ac­tual agen­da ne­ga­ti­va y ha­cer pro­pues­tas po­si­ti­vas. Pa­ra em­pe­zar, Trump de­be­ría de­jar de de­mo­ni­zar a los in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos, que en su ma­yo­ría son per­so­nas tra­ba­ja­do­ras que re­a­li­zan la­bo­res que los es­ta­dou­ni­den­ses no quie­ren ha­cer. Asi­mis­mo, Was­hing­ton ten­dría que im­ple­men­tar un plan re­gio­nal pa­ra re­du­cir la vio­len­cia y la po­bre­za en Amé­ri­ca Cen­tral. Pe­ro hay va­rias otras co­sas que Es­ta­dos Uni­dos po­dría ha­cer. Por ejem­plo, ¿por qué no ofre­cer cur­sos de in­glés en lí­nea sub­ven­cio­na­dos por Es­ta­dos Uni­dos en to­da Amé­ri­ca La­ti­na? ¿Y por qué no re­vi­vir la idea de un área de li­bre co­mer­cio re­gio­nal, pa­ra no que­dar­se atrás de los cre­cien­tes pro­gra­mas co­mer­cia­les de Eu­ro­pa y Chi­na en la re­gión? Tal co­mo me di­jo Ja­cob­son, Trump ha des­per­di­cia­do una gran opor­tu­ni­dad en la re­gión. Pe­ro, pe­or aún, ha he­cho un gran da­ño al cre­ar una agen­da ne­ga­ti­va adop­tan­do un dis­cur­so de odio. ¡Ya es ho­ra de cam­biar eso!