Corrientes 28 °C
Min. 28 °CMax. 39 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/982262

Otorgaron guarda con fines de adopción a matrimonio igualitario

Transcurridos 6 meses, la pareja podrá solicitar la adopción. Una de las mujeres dialogó con época y manifestó sus sensaciones.
EPC120719-010F04
EL MENOR DE CUATRO MESES YA SE ENCUENTRA BAJO LA PROTECCIÓN DE SUS MADRES.
EL MENOR DE CUATRO MESES YA SE ENCUENTRA BAJO LA PROTECCIÓN DE SUS MADRES.

La Jue­za de Me­no­res Nº3 de la Ca­pi­tal, Pie­ri­na Ita­tí Ra­mí­rez, otor­gó la guar­da con fi­nes de adop­ción de un ni­ño de ca­si 4 me­ses de edad a una fa­mi­lia com­pues­ta por dos mu­je­res. Una de las pro­ta­go­nis­tas de es­ta his­to­ria de vi­da dia­lo­gó con épo­ca y de­jó sus sen­sa­cio­nes. El chi­qui­to na­ció con VDRL po­si­ti­vo, pa­de­ce pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios y un po­si­ble sín­dro­me. Su ma­má bio­ló­gi­ca no se en­con­tra­ba en con­di­cio­nes psi­quiá­tri­cas de ha­cer­se car­go de él, y el ma­tri­mo­nio que te­nía la guar­da tran­si­to­ria ma­ni­fes­tó su im­po­si­bi­li­dad de con­ti­nuar cui­dan­do del pe­que­ño. El ni­ño se en­con­tra­ba hos­pi­ta­li­za­do por afec­cio­nes res­pi­ra­to­rias, al cui­da­do del per­so­nal del ho­gar "Tía Aman­da", has­ta que dí­as des­pués, la jue­za lo de­cla­ró en si­tua­ción de adop­ta­bi­li­dad. El pa­so si­guien­te fue con­tac­tar­se de mo­do ur­gen­te con los ins­crip­tos en el Re­gis­tro Úni­co de Adop­tan­tes, con prio­ri­dad a los que vi­ven en la pro­vin­cia. Tras una au­dien­cia, la ma­gis­tra­da se­lec­cio­nó al ma­tri­mo­nio com­pues­to por dos mu­je­res. "Fue­ron las se­ño­ras XX y XX quie­nes pro­vo­ca­ron en mí la más ín­ti­ma con­vic­ción de que se­rán las ma­dres idó­ne­as pa­ra brin­dar el cui­da­do, con­ten­ción y amor que es­te ni­ño ne­ce­si­ta. Se mos­tra­ron fe­li­ces an­te la po­si­bi­li­dad de ahi­jar al be­bé, pe­se a to­dos sus an­te­ce­den­tes ge­né­ti­cos, su de­li­ca­do es­ta­do de sa­lud y los po­si­bles diag­nós­ti­cos mé­di­cos que a fu­tu­ro pu­die­ran lle­gar a ins­ta­lar­se", ex­pre­só en sus fun­da­men­tos la doc­to­ra Ra­mí­rez. Y agre­gó: "No­té en ellas una ge­nui­na y acé­rri­ma con­vic­ción a la dis­po­ni­bi­li­dad adop­ti­va de la si­tua­ción plan­te­a­da. No du­da­ron an­te las po­ten­cia­les com­pli­ca­cio­nes de sa­lud que el ni­ño pu­die­ra ex­hi­bir más ade­lan­te, ni si­quie­ra atis­ba­ron a cues­tio­nar su es­ta­do ac­tual. Se mos­tra­ron exul­tan­tes an­te la po­si­bi­li­dad de aco­ger­lo".

Guar­da con fi­nes adop­ti­vos El pro­ce­so de guar­da con fi­nes adop­ti­vos tie­ne la fun­ción de eva­luar el vín­cu­lo afec­ti­vo que se ge­ne­ra en­tre el o los pre­ten­sos adop­tan­tes se­lec­cio­na­dos por el juez y el ni­ño, ni­ña u ado­les­cen­te. El ma­tri­mo­nio ten­drá al ni­ño por un pe­rí­o­do de 6 me­ses, tiem­po du­ran­te el cual se­rá eva­lua­do por pro­fe­sio­na­les. Al fi­na­li­zar el mis­mo, el Juz­ga­do otor­ga la adop­ción.

EPC120719-010F06
EL NIÑO ESTUVO INTERNADO EN EL HOSPITAL PEDIÁTRICO.
EL NIÑO ESTUVO INTERNADO EN EL HOSPITAL PEDIÁTRICO.

Pa­ra la se­lec­ción, el Juez to­ma en cuen­ta las con­di­cio­nes per­so­na­les, eda­des y ap­ti­tu­des del o de los adop­tan­tes, su ido­nei­dad pa­ra cum­plir con las fun­cio­nes de cui­da­do, edu­ca­ción, sus mo­ti­va­cio­nes y ex­pec­ta­ti­vas fren­te a la adop­ción, el res­pe­to asu­mi­do fren­te al de­re­cho a la iden­ti­dad y ori­gen del ni­ño, ni­ña o ado­les­cen­te. La doc­to­ra Ra­mí­rez se­ña­ló que la Con­ven­ción Ame­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos pros­cri­be "cual­quier nor­ma, ac­to o prác­ti­ca dis­cri­mi­na­to­ria ba­sa­da en la orien­ta­ción se­xual de la per­so­na". Eso sig­ni­fi­ca que nin­gu­na nor­ma, de­ci­sión o prác­ti­ca de de­re­cho in­ter­no, sea por par­te de au­to­ri­da­des es­ta­ta­les o por par­ti­cu­la­res, pue­den dis­mi­nuir o res­trin­gir, de mo­do al­gu­no, los de­re­chos de una per­so­na a par­tir de su orien­ta­ción se­xual. Y va­lo­ró lo que era me­jor y más ade­cua­do pa­ra el ni­ño, en­ten­dien­do que es­te ma­tri­mo­nio sa­tis­fa­cía las ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas y de­li­ca­das que su in­te­gri­dad psi­co­a­fec­ti­va exi­gí­a.

Emo­ción in­con­te­ni­ble épo­ca, de ma­ne­ra ex­clu­si­va, dia­lo­gó con una de las pro­ta­go­nis­tas de es­ta his­to­ria de vi­da. Por cues­tio­nes le­ga­les, es­te ma­tu­ti­no de­ci­dió pre­ser­var su iden­ti­dad. So­bre las sen­sa­cio­nes de es­ta de­ci­sión del juz­ga­do, la en­tre­vis­ta­da in­di­có: "To­da­vía no ca­e­mos, no po­de­mos cre­er que nues­tro sue­ño se ha­ya he­cho re­a­li­dad en tan po­co tiem­po", ex­pre­só. "Jun­to a mi pa­re­ja di­ji­mos que es una ben­di­ción, por­que a cin­co años de con­tra­er ma­tri­mo­nio pu­di­mos lo­grar el sue­ño de criar y amar a un hi­jo", en­fa­ti­zó la mu­jer. "El be­bé tu­vo al­gu­nos in­con­ve­nien­tes de sa­lud y es­tu­vo in­ter­na­do en el Hos­pi­tal Pe­diá­tri­co Juan II. El úl­ti­mo epi­so­dio lo de­jó in­ter­na­do seis me­ses. Por suer­te, des­de el 21 de ju­nio po­de­mos dis­fru­tar de una vi­da so­ña­da", rei­te­ró con emo­ción. Con­sul­ta­da por la adap­ta­ción del me­nor a su nue­vo há­bi­tat, di­jo: "la jus­ti­cia con­si­de­ró que reu­ni­mos las con­di­cio­nes y lo úni­co que pue­do de­cir es que es­ta­mos fe­li­ces con su sim­pa­tía y buen es­ta­do de áni­mo. Só­lo se in­co­mo­da cuan­do tie­ne ham­bre", re­la­tó. Por úl­ti­mo, ex­pre­só que hay un cam­bio de pa­ra­dig­ma en la so­cie­dad. "La in­clu­sión lle­gó pa­ra que­dar­se y es­ta re­so­lu­ción de la jus­ti­cia ha­bla a las cla­ras de que si la gen­te se ma­ne­ja co­rrec­ta­men­te, pue­de lo­grar mu­chas co­sas", con­clu­yó.

Notas Relacionadas