Corrientes 13 °C
Min. 11 °CMax. 16 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/981440

Italia como idealización

Para nosotros, italianos que vivimos fuera de Italia, descendientes de emigrados, hijos, nietos y bisnietos, Italia, como cosa concreta se hace a veces difusa y se torna en una idealización.

La ma­ne­ra de ex­pre­sar es­ta ide­a­li­za­ción y de re­la­cio­nar­se con las ra­í­ces es, cier­ta­men­te, per­so­nal y ca­da uno lo ha­ce co­mo lo sien­te y co­mo lo pue­de. Ca­da uno tie­ne su ma­ne­ra vá­li­da de ex­pre­sión. Pe­ro, a pe­sar de es­tas ma­ne­ras, si no hay un gra­do de in­te­rés ge­nui­no, cier­tos co­no­ci­mien­tos y men­ta­li­dad abier­ta, se co­rre el ries­go de ca­er en lu­ga­res co­mu­nes y to­mar al­go es­te­re­o­ti­pa­do co­mo ima­gen vá­li­da. La ima­gen de los non­nos, el bar­co, la nos­tal­gia, la po­bre­za y el ham­bre de quie­nes se vie­ron obli­ga­dos a ir­se, es par­te de nues­tra his­to­ria pe­ro, si bien la re­la­ción con esa his­to­ria es im­por­tan­te, el tiem­po pa­sa y se de­be ver un pre­sen­te dis­tin­to y un fu­tu­ro en evo­lu­ción, lle­no de po­si­bi­li­da­des, con una co­mu­ni­dad abier­ta, in­te­gra­da y po­ten­te en sus ini­cia­ti­vas.

- La iden­ti­dad co­mo mo­do de ser de una per­so­na en con­cre­to, de­ter­mi­na­da por cier­tas ca­rac­te­rís­ti­cas y ras­gos que la di­fe­ren­cian de los de­más, par­ti­ci­pan­do de un pro­yec­to co­mún, que a su vez ge­ne­re un ida y vuel­ta, es esen­cial pa­ra el cre­ci­mien­to co­mo co­lec­ti­vi­dad. Se­ría bue­no, en mi hu­mil­de opi­nión, en­con­trar un ide­al co­lec­ti­vo, que con­ten­ga to­das las vi­ven­cias, his­to­rias y sen­ti­res in­di­vi­dua­les, pro­yec­tan­do su sen­ti­do de in­te­gra­ción y ello, en­ri­que­ci­do por la iden­ti­dad pre­sen­te, ac­tual. En re­la­ción a lo an­tes ex­pre­sa­do, y des­pués de ha­ber te­ni­do la opor­tu­ni­dad de ce­rrar his­to­rias fa­mi­lia­res y per­so­na­les re­fe­ri­das a mis pro­pias ra­í­ces, con mis orí­ge­nes y el ori­gen de mi fa­mi­lia pa­ter­na, en­con­tré una ma­ne­ra de en­ten­der que, Ita­lia per­ma­ne­ce en­tre los emi­gra­dos, sus hi­jos y nie­tos co­mo una ide­a­li­za­ción. Lo vi en mis abue­los, que siem­pre ha­bla­ban ca­da uno de su pue­blo, lo veo con mi pa­dre, que ha­bla del su­yo. Es es­te re-­contar el que per­ma­ne­ce en los hi­jos y nie­tos, sea por el pro­pio dia­lec­to, el pro­pio idio­ma, se por el in­te­rés por la cul­tu­ra, o por las ga­nas de ir a co­no­cer ese lu­gar. Pe­ro, y so­bre to­do, se ma­ni­fies­ta en una ma­ne­ra de vi­vir, de ser y de re­la­cio­nar­se con los de­más. Mis non­nos ha­cí­an las co­sas a su mo­do, co­mo si to­da­vía es­tu­vie­sen en su pue­blo, sien­do que ha­bí­an pa­sa­do años de su par­ti­da. Yo pen­sa­ba que es­ta ma­ne­ra de vi­vir era so­la­men­te de ellos, por­que, en ese tiem­po de ni­ñez no co­no­cía otra. Por eso, enor­me fue mi sor­pre­sa cuan­do, ha­ce po­cos años, me en­con­tré en un via­je, den­tro de una co­mu­ni­dad ca­la­bre­sa de su mis­mo pue­blo, en Ca­na­dá. Que­dé sor­pren­di­do de vol­ver a ver los mis­mos ges­tos, de oír las mis­mas pa­la­bras, de co­mer las mis­mas co­mi­das. Pa­sa­ron mu­chos años de la muer­te de los non­nos, pe­ro el sen­ti­do de "de­já vú", de ha­ber ya vi­vi­do eso, fue tan fuer­te que to­da­vía hoy, ca­da vez que lo re­cuer­do, me im­pac­ta. Es­tas co­sas, su­cin­ta­men­te di­fí­ci­les de ex­pli­car, es lo que yo lla­mo "i­den­ti­dad", ver­da­de­ra iden­ti­dad. La im­po­si­ción de la iden­ti­dad no se pue­de ha­cer. Te la pue­des apro­piar, la pue­des he­re­dar, y la de­be­mos rein­ter­pre­tar, sim­ple­men­te eso. Y, por­que se trans­mi­te de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción, se de­be cui­dar y se de­be abrir a los de­más, mos­trar­la, por­que no se ama lo que no se co­no­ce. La idea de Ita­lia, por lo tan­to, no es un es­lo­gan o un dis­fraz. Es un pen­sa­mien­to per­ma­nen­te, en equi­li­brio en­tre las ra­í­ces y el fu­tu­ro.

La Dante en Feria de las Naciones

En la tar­de del 29 de ju­nio, la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va del Co­le­gio San­ta Ana com­par­tió una ac­ti­vi­dad ins­ti­tu­cio­nal en ca­lle Edi­son y Cos­ta­ne­ra. El mur­mu­llo de los par­ti­ci­pan­tes jun­to al mag­ní­fi­co mar­co de la ca­lle Edi­son, hi­cie­ron de la tar­de de sá­ba­do un pai­sa­je in­ver­nal inu­sual por la ale­gría de los jó­ve­nes y la ca­li­dez de las fa­mi­lias que han acom­pa­ña­do la mag­ní­fi­ca pro­pues­ta del Co­le­gio San­ta Ana: la Fe­ria de las Na­cio­nes.