Corrientes 15 °C
Min. 15 °CMax. 22 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/973201

Sin legitimidad, no hay orden, menos aún paz social

La tarea de los líderes es, en esta situación de hecho, hacer un diagnóstico y establecer cuáles son los males que afligen a todos por igual y clasificarlos por materia para su análisis y concluir con una estrategia con título de Política de Estado.
***

La si­tua­ción po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria de nues­tro Es­ta­do Ar­gen­ti­no in­for­ma a los lí­de­res po­lí­ti­cos se­rios en par­ti­cu­lar y a los ha­bi­tan­tes en ge­ne­ral, una si­tua­ción de gra­ve­dad que de­be ser aten­di­da con ur­gen­cia. La ta­rea de los lí­de­res es en es­ta si­tua­ción de he­cho, ha­cer un diag­nós­ti­co y es­ta­ble­cer cuál es el mal que afli­ge a to­dos por igual y cla­si­fi­car­los por ma­te­ria pa­ra su aná­li­sis y con­cluir con una es­tra­te­gia con tí­tu­lo de Po­lí­ti­ca de Es­ta­do. Aquél diag­nós­ti­co re­a­li­za­do con los sín­to­mas ver­da­de­ros de la en­fer­me­dad que su­fre el Es­ta­do or­ga­ni­za­do, sus ha­bi­tan­tes, ten­drá la for­ta­le­za es­truc­tu­ral pa­ra una es­tra­te­gia con vi­sión de Es­ta­do, es­to es, una po­si­ción de li­de­raz­go po­lí­ti­co del Es­ta­do Ar­gen­ti­no en su con­jun­to, en­ten­di­do y apo­ya­do por to­dos, pues re­fle­ja­rá una vi­sión de pro­gre­so de to­dos por igual, des­de el más po­bre al más en­cum­bra­do de los ha­bi­tan­tes de nues­tro sue­lo ar­gen­ti­no, lo cual se­rá tam­bién acep­ta­do por el con­cier­to de las na­cio­nes, pues es el men­sa­je da­do a to­dos no­so­tros con mo­ti­vo de la re­a­li­za­ción del G-­20 en la ciu­dad de Bue­nos Ai­res en el año 2018. Di­cho ello, la pre­sen­te pu­bli­ca­ción pre­ten­de ser un apor­te pa­ra el diag­nós­ti­co de nues­tra en­fer­me­dad, cual es el va­lor de la mo­ne­da y la ne­ce­si­dad de es­ta­ble­cer un pa­trón mo­ne­ta­rio se­rio, pues pa­re­ce­ría ser el prin­ci­pio del mal que afli­ge a la na­ción ar­gen­ti­na. Pa­ra es­te efec­to de­be­mos re­cu­rrir a la his­to­ria es­cri­ta por los au­to­res y re­mon­tar­nos al año 1930, pre­ci­sa­men­te en el pri­mer ac­to de que­bran­ta­mien­to de la vi­da de­mo­crá­ti­ca cons­ti­tu­cio­nal­men­te vá­li­da pa­ra vi­vir en una ver­da­de­ra li­ber­tad. En es­te sen­ti­do de­cía Juan Bau­tis­ta Al­ber­di "La de­mo­cra­cia es la li­ber­tad cons­ti­tui­da en go­bier­no, pues el ver­da­de­ro go­bier­no no es más ni me­nos que la li­ber­tad or­ga­ni­za­da". En aquel año 1930 sin lu­gar a du­das se que­bran­tó la vi­gen­cia de la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal, y nun­ca el re­co­no­ci­mien­to por la Cor­te Su­pre­ma me­dian­te aque­lla acor­da­da (Fa­llos: 158:290) po­drá dar­le le­gi­ti­mi­dad al­gu­na, pues fue un gol­pe de es­ta­do que dio ori­gen a nues­tros ava­ta­res po­lí­ti­cos ins­ti­tu­cio­na­les y el es­tan­ca­mien­to de nues­tro Es­ta­do or­ga­ni­za­do, aun­que es­tos pe­li­gros hoy ya no es­tán con­for­me la re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal en 1994. En­ton­ces co­mo pri­mer ele­men­to pa­ra el diag­nós­ti­co se­ría fi­jar una fe­cha de la vi­da ins­ti­tu­cio­nal ar­gen­ti­na que da ori­gen a to­dos los ma­les, co­mo es­tá di­cho an­tes, es el va­lor de la mo­ne­da, y así ten­dre­mos que el pe­rí­o­do de aná­li­sis his­tó­ri­co pa­ra re­ver­tir es­te es­ta­do de en­fer­me­dad, es ana­li­zar 90 años de nues­tra vi­da po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y fi­lo­só­fi­ca cons­ti­tu­cio­nal.

LA FALTA DE UN PATRÓN MONETARIO SERIO ES UN MAL.

Sin em­bar­go es pre­ci­so ir a nues­tros orí­ge­nes co­mo Es­ta­do or­ga­ni­za­do y te­ner pre­sen­te pa­ra un me­jor diag­nós­ti­co el co­no­ci­mien­to in­for­ma­do por el pa­dre de nues­tra Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal Juan Bau­tis­ta al­ber­di, quien es­cri­bía con mo­ti­vo del pro­yec­to de Có­di­go Ci­vil de Vé­lez Sars­field, que "el Es­ta­do ha si­do he­cho pa­ra la fa­mi­lia y no la fa­mi­lia par­ta el Es­ta­do" que "si los de­re­chos ci­vi­les del hom­bre pu­die­sen man­te­ner­se por sí mis­mos al abri­go de to­do ata­que, es de­cir, si na­die aten­ta­ra con­tra nues­tra vi­da, per­so­na, pro­pie­dad, li­bre ac­ción, et­cé­te­ra, el Go­bier­no del Es­ta­do se­ría inú­til, su ins­ti­tu­ción no ten­dría ra­zón de exis­tir" que "la de­mo­cra­cia es la li­ber­tad cons­ti­tui­da en go­bier­no". En­ton­ces, pri­me­ra con­di­ción pa­ra un diag­nós­ti­co se­rio se­ría ha­cer­lo con li­ber­tad de mo­do ma­te­rial y ob­je­ti­vo, con ba­ses en los ide­a­les ex­pues­tos en el pre­ám­bu­lo de nues­tra Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal, aun­que ello ge­ne­re con­tra­rie­dad en otros po­de­res e in­te­re­ses que ac­tú­an en la os­cu­ri­dad, siem­pre pre­sen­tes en la in­ver­sión y cre­ci­mien­to co­mún co­mo po­lí­ti­ca de Es­ta­do. Los pa­rá­me­tros pa­ra el va­lor de la mo­ne­da es­tán pre­sen­te no so­lo di­ver­sos in­te­re­ses na­cio­na­les, tam­bién, y por so­bre to­das las co­sas, es­tán pre­sen­te in­te­re­ses in­ter­na­cio­na­les de aque­llos ca­pi­ta­les pri­va­dos ex­pre­sa­dos por los es­ta­dos so­be­ra­nos co­mo or­ga­ni­za­dor de las ri­que­zas de sus na­cio­nes par­ti­cu­la­res. Sien­do la mo­ne­da co­mo pa­trón mo­ne­ta­rio el fac­tor me­du­lar pa­ra to­do cre­ci­mien­to or­ga­ni­za­do, es pre­ci­so cen­trar su aná­li­sis pa­ra re­a­li­zar el an­cla­je de un va­lor que sea du­ra­de­ro a años vis­ta, pues es la me­di­da de va­lor de to­das las co­sas y en to­das las la­ti­tu­des, sien­do en­ton­ces un va­lor so­be­ra­no que iden­ti­fi­ca a un pa­ís en su re­la­ción in­te­res­ta­dual in­ter­na e in­ter­na­cio­nal. Es­ta cues­tión no ha si­do tra­ta­da con se­rie­dad por nues­tros lí­de­res po­lí­ti­cos en fun­ción de go­bier­no du­ran­te es­tos 90 años trans­cu­rri­dos, vas­ta to­mar una obra del de­re­cho de las obli­ga­cio­nes de los au­to­res y le­er so­bre el di­ne­ro y las mo­ne­das pa­ra ob­ser­var la con­ti­nua de­pre­cia­ción mo­ne­ta­ria ar­gen­ti­na, error po­lí­ti­co que per­sis­te en nues­tros dí­as sin ob­ser­var una ac­ti­tud ver­da­de­ra pa­ra cam­biar es­ta si­tua­ción ne­ga­ti­va por un sis­te­ma mo­ne­ta­rio só­li­do, me­dian­te un pa­trón mo­ne­ta­rio du­ra­de­ro que­ri­do y res­pe­ta­do en el con­cier­to de las na­cio­nes. Tam­po­co es ex­pues­to el te­ma por los di­ver­sos pro­gra­mas pe­rio­dís­ti­cos de lle­ga­da na­cio­nal, me­nos aún los me­dios lo­ca­les, pues son otros los in­te­re­ses allí ne­ce­sa­rios aten­der, y es ló­gi­co que así se­a, pues no exis­te me­dios in­de­pen­dien­tes, to­dos ne­ce­si­tan de la eco­no­mía pa­ra so­bre­vi­vir. Sin em­bar­go es el pa­trón di­ne­ro quien man­da las ac­cio­nes de to­dos en la vi­da pa­ra un pla­ne­a­mien­to, or­ga­ni­za­ción y cre­ci­mien­to que­ri­do, tal es una mo­ne­da con res­pal­do só­li­do. Pa­re­ce ser que el ha­bi­tan­te ar­gen­ti­no co­mo Es­ta­do or­ga­ni­za­do, re­quie­re que sus lí­de­res po­lí­ti­cos le den im­por­tan­cia a en­con­trar pau­tas ver­da­de­ras que de va­lor ver­da­de­ro y du­ra­de­ro el Pe­so co­mo mo­ne­da so­be­ra­na de un pa­ís so­be­ra­no, que sea re­co­no­ci­do y res­pe­ta­do por to­dos los ha­bi­tan­tes en par­ti­cu­lar e in­ter­na­cio­nal en ge­ne­ral, Sur­ge así la ne­ce­si­dad de es­ta­ble­cer el va­lor de una mo­ne­da fuer­te, que no pue­de ser otra que aque­lla que es­té res­pal­da­da por el pa­trón oro co­mo va­lor de me­di­da só­li­do, sin em­bar­go ya no se­rá aquél sis­te­ma de la ley 1130 de 1881 y sus mo­di­fi­ca­to­rias, pues ya no se­rá po­si­ble en­tre­gar el oro tal de­cía la ley 3871 de 1899 y si­guien­tes, sus­pen­di­da des­de el año 1927 has­ta nues­tros dí­as. Es pre­ci­so te­ner cla­ro que el sis­te­ma mo­ne­ta­rio ar­gen­ti­no es­tá re­gi­do por el pa­trón oro, que por los ava­ta­res po­lí­ti­cos de ines­ta­bi­li­dad de nues­tro Es­ta­do or­ga­ni­za­do no ha si­do ni es afron­ta­do con se­rie­dad por nues­tros lí­de­res po­lí­ti­cos en fun­ción de go­bier­no por es­te lar­go tiem­po de 90 años. Re­gre­san­do al pa­dre de la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal Juan Bau­tis­ta Al­ber­di de­cía en el tra­ba­jo Es­tu­dios Eco­nó­mi­cos so­bre las ven­ta­jas del pa­trón oro y las in­con­ve­nien­cias de la ban­ca ofi­cial, so­bre la cual de­cía que ha­bía su­pri­mir­los y no re­for­mar­los, y al re­fe­rir­se al pa­trón oro de­cía que su va­lor no se es­ta­ble­ce por de­cre­tos, el oro de­be su va­lor a un po­der su­pe­rior a to­dos los go­bier­nos, al acuer­do tá­ci­to del mun­do en­te­ro. Tam­bién de­cía "que ca­da mer­ca­do ne­ce­si­ta pa­ra sus cam­bios una can­ti­dad de mo­ne­da de­ter­mi­na­da pa­ra la can­ti­dad o nú­me­ros de sus cam­bios. La mo­ne­da no tie­ne un va­lor re­al si­no cuan­do es pro­por­cio­na­da a la ne­ce­si­dad que de ella tie­ne el mer­ca­do. Des­de que ex­ce­de esa ne­ce­si­dad pier­de su va­lor. El úni­co me­dio que no ex­ce­de ese lí­mi­te es la pla­ta y el oro". Pa­ra lue­go de­cir que (...) "El Go­bier­no que pue­de for­zar al pa­ís de su man­do a que le pres­te to­do el pro­duc­to anual de su suel­do y de su tra­ba­jo, es de­cir, to­do el va­lor de su ri­que­za, por la emi­sión de ese em­prés­ti­to for­zo­so que se lla­ma pa­pel mo­ne­da in­con­ver­ti­ble es el de un pa­ís per­di­do pa­ra la ri­que­za y pa­ra la li­ber­tad". Pa­ra con­cluir es­te bre­ve apor­te es pre­ci­so se­ña­lar que la pre­sen­cia de un mal, co­mo es va­lor del pe­so sin un pa­trón mo­ne­ta­rio se­rio, afli­ge al ciu­da­da­no ar­gen­ti­no en ge­ne­ral y de­be ser tra­ta­do con la se­rie­dad por un lí­der po­lí­ti­co en fun­ción de go­bier­no, con las he­rra­mien­tas que brin­da nues­tra Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal, pues la au­sen­cia de es­te pa­trón mo­ne­ta­rio, que no se­ría otro que el oro, cons­pi­ra ver­da­de­ra­men­te la tran­qui­li­dad es­pi­ri­tual del ciu­da­da­no ar­gen­ti­no, quie­nes en su con­jun­to abri­gan una es­pe­ran­za de cu­ra­ción de es­te mal que es­tá pre­sen­te por los me­nos ha­ce 90 años en­tre no­so­tros.