Corrientes 15 °C
Min. 15 °CMax. 22 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/951662

¿Se desvalorizan las PASO?

Las PA­SO (Pri­ma­rias, Abier­tas, Si­mul­tá­ne­as Y Obli­ga­to­rias) son un me­ca­nis­mo cre­a­do en 2009, por el cual to­dos los di­ri­gen­tes que as­pi­ren a un car­go po­lí­ti­co de­ben de­fi­nir su can­di­da­tu­ra co­mo “o­fi­cial” tran­si­tan­do es­te mo­men­to ine­lu­di­ble que fi­ja la ley.
***

Son abier­tas y si­mul­tá­ne­as por­que par­ti­ci­pan to­dos los ciu­da­da­nos y par­ti­dos a la vez. Al igual que en las elec­cio­nes ge­ne­ra­les, en Ar­gen­ti­na, la obli­ga­to­rie­dad de vo­tar es una con­di­ción pa­ra to­do ciu­da­da­no de en­tre 18 y 70 años (con al­gu­nas ex­cep­cio­nes). La ley se lla­mó "De­mo­cra­ti­za­ción de la re­pre­sen­ta­ción po­lí­ti­ca, la trans­pa­ren­cia y equi­dad elec­to­ral". Sin em­bar­go, lo más im­por­tan­te es en­ten­der que fi­ja las re­glas de un jue­go com­ple­jo. Se es­cu­cha­rán di­ver­sos ar­gu­men­tos; aque­llos a fa­vor, que ex­pli­can que son ne­ce­sa­rias por­que lo fi­ja la ley, por­que no es co­rrec­to cam­biar a mi­tad de ca­mi­no, por­que es im­por­tan­te que exis­ta es­te mo­men­to for­mal, en­tre otros. Y los otros, en con­tra­po­si­ción, di­rán que es un gas­to de di­ne­ro in­ne­ce­sa­rio con la cri­sis exis­ten­te, que ca­si no hay par­ti­do que di­ri­ma can­di­da­tos en in­ter­nas, que fi­nal­men­te no sir­ven de mu­cho, en­tre otros. En de­fi­ni­ti­va, ca­da cual opi­na se­gún la con­ve­nien­cia elec­to­ral cir­cuns­tan­cial.

---

Las PA­SO ha­cia las pre­si­den­cia­les En 2011, le sir­vie­ron a CFK pa­ra sa­ber an­ti­ci­pa­da­men­te que se­ría re­e­lec­ta; fue un es­tre­no muy pa­ra­dig­má­ti­co, por­que la opo­si­ción de ese en­ton­ces (Al­fon­sín, Du­hal­de, Bin­ner y Ro­drí­guez Sa­á) no po­día po­ner­se de acuer­do en quién se­ría el can­di­da­to que de­bía cen­tra­li­zar el apo­yo opo­si­tor e ,im­plí­ci­ta­men­te, las PA­SO po­drí­an ser­vir pa­ra dar ma­yor cla­ri­dad a es­ta cues­tión. Sin em­bar­go, su­ce­dió lo con­tra­rio. Se re­par­tie­ron los vo­tos en­tre 8 y 12% pa­ra ca­da uno de los cua­tro can­di­da­tos y Cris­ti­na, jun­to a Bou­dou, se al­zó con el 50%. Las ge­ne­ra­les fue­ron un trá­mi­te. En 2015, tam­bién fue­ron una jor­na­da sig­ni­fi­ca­ti­va. Se es­pe­ra­ban los re­sul­ta­dos co­mo una en­cues­ta na­cio­nal de gran po­ten­cia. Cam­bie­mos lle­gó a un 30%n mien­tras que Scio­li "ga­nó" (¿?) con un 38%, fue el prin­ci­pio del fin de las as­pi­ra­cio­nes del Fren­te pa­ra la Vic­to­ria. En ese mo­men­to, el can­di­da­to pe­ro­nis­ta ne­ce­si­ta­ba una gran di­fe­ren­cia que no lle­gó, y lo que si­guió fue la con­fir­ma­ción de los má­xi­mos fan­tas­mas te­mi­dos, la pe­sa­di­lla que pa­re­ce no ter­mi­nar, elec­cio­nes ge­ne­ra­les y se­gun­da vuel­ta. Más ajus­ta­do, pe­ro con Ma­cri co­mo pre­si­den­te a fin de año.­