Corrientes 22 °C
Min. 21 °CMax. 32 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/942218

¿Se fortaleció Nicolás Maduro al bloquear la ayuda humanitaria?

Más de tres millones de venezolanos ya han huido del país, y su número puede aumentar a 10 millones en los próximos cuatro años, según la ONU.

Al­gu­nos pien­san que el dic­ta­dor ve­ne­zo­la­no Ni­co­lás Ma­du­ro de­mos­tró en los úl­ti­mos dí­as que tie­ne un con­trol fir­me so­bre los mi­li­ta­res, y que por lo tan­to po­drá ator­ni­llar­se en el po­der pa­ra siem­pre. Pe­ro esa po­dría ser una lec­tu­ra equi­vo­ca­da de lo que es­tá pa­san­do en Ve­ne­zue­la. Los pro­ble­mas de Ma­du­ro em­pe­o­ra­rán. Con o sin una in­ter­ven­ción mi­li­tar -­ vuel­vo a es­te pun­to en­se­gui­da -­ su ré­gi­men ile­gí­ti­mo es­tá aco­rra­la­do, ais­la­do y es ca­da vez más in­via­ble. Ma­du­ro bai­ló en pú­bli­co el 23 de fe­bre­ro, tra­tan­do de mos­trar co­mo una vic­to­ria su san­grien­ta re­pre­sión con­tra los vo­lun­ta­rios de la opo­si­ción que in­ten­ta­ban lle­var ayu­da hu­ma­ni­ta­ria a Ve­ne­zue­la. Pe­ro esa ima­gen no lo va a ayu­dar. Pri­me­ro, el ais­la­mien­to in­ter­na­cio­nal de Ma­du­ro se­gui­rá cre­cien­do. Es­ta­dos Uni­dos y más de otros 50 pa­í­ses, in­clui­dos Ca­na­dá, Ale­ma­nia, Fran­cia, Gran Bre­ta­ña, Es­pa­ña, Bra­sil, Co­lom­bia y Ar­gen­ti­na, ya han re­co­no­ci­do al Pre­si­den­te de la Asam­blea Na­cio­nal de Ve­ne­zue­la, Juan Guai­dó, co­mo el pre­si­den­te in­te­ri­no le­gí­ti­mo de Ve­ne­zue­la. El lu­nes, Co­rea del Sur anun­ció que se uni­rá a la lis­ta de pa­í­ses que re­co­no­cen a Guai­dó. Y va­rios pre­si­den­tes la­ti­no­a­me­ri­ca­nos, el vi­ce­pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Mi­ke Pen­ce, y otros al­tos fun­cio­na­rios del Gru­po de Li­ma acor­da­ron el lu­nes en una reu­nión en Bo­go­tá, Co­lom­bia, in­ten­si­fi­car y am­pliar las san­cio­nes di­plo­má­ti­cas y eco­nó­mi­cas con­tra Ma­du­ro.

-- "Va­mos a es­tar mu­cho más ac­ti­vos a ni­vel in­ter­na­cio­nal pa­ra ga­nar nue­vos pa­í­ses en Eu­ro­pa, Asia y Áfri­ca" y lo­grar que re­co­noz­can a Guai­dó, me di­jo el mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de Chi­le, Ro­ber­to Am­pue­ro, des­pués de la reu­nión de dig­na­ta­rios "No va­mos a que­dar so­lo el Gru­po de Li­ma". En se­gun­do lu­gar, los in­gre­sos ex­tran­je­ros del ré­gi­men de Ma­du­ro dis­mi­nui­rán en los pró­xi­mos me­ses, a me­di­da que se apli­quen las san­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses e in­ter­na­cio­na­les. Es­ta­dos Uni­dos ya ha anun­cia­do me­di­das que re­du­ci­rán drás­ti­ca­men­te las ex­por­ta­cio­nes de pe­tró­leo de Ve­ne­zue­la, la ma­yor fuen­te de in­gre­sos del pa­ís. Es­tas me­di­das con­ge­la­rán unos 7.000 mi­llo­nes de dó­la­res en ac­ti­vos ve­ne­zo­la­nos y re­sul­ta­rán en una dis­mi­nu­ción de 11.000 mi­llo­nes de dó­la­res en las ex­por­ta­cio­nes ve­ne­zo­la­nas es­te año, se­gún fun­cio­na­rios es­ta­dou­ni­den­ses. Ter­ce­ro, a di­fe­ren­cia de lo que ocu­rrió en Cu­ba con la ex Unión So­vié­ti­ca, Ma­du­ro no tie­ne una su­per­po­ten­cia dis­pues­ta a de­fen­der­lo a cual­quier cos­to. Ru­sia di­ce que apo­ya­rá a Ma­du­ro, pe­ro no va a mo­ver un de­do si el pre­si­den­te Trump rom­pe su ver­gon­zo­so si­len­cio so­bre la in­va­sión ru­sa a Cri­me­a, y le di­ce a Vla­di­mir Pu­tin: "Si tú te me­tes en mi ve­cin­da­rio, yo me me­to en el tu­yo". Y Chi­na es­tá prin­ci­pal­men­te pre­o­cu­pa­da por po­der co­brar sus prés­ta­mos, al­go que Guai­dó ya ha pro­me­ti­do ha­cer. Cuar­to, no es­tá cla­ro por cuán­to tiem­po más las fuer­zas ar­ma­das de Ve­ne­zue­la res­pal­da­rán cie­ga­men­te a Ni­co­lás Ma­du­ro. La ma­yo­ría de los sol­da­dos uni­for­ma­dos ve­ne­zo­la­nos que blo­que­a­ron la ayu­da hu­ma­ni­ta­ria y dis­pa­ra­ron con­tra vo­lun­ta­rios de­sar­ma­dos de la opo­si­ción en la fron­te­ra colombo-­ve­ne­zo­la­na el 23 de fe­bre­ro no eran miem­bros del Ejér­ci­to o la Guar­dia Na­cio­nal, si­no de las fuer­zas pa­ra­mi­li­ta­res de Ma­du­ro, o co­lec­ti­vos. Pue­de que Ma­du­ro no se ani­mó a pe­dir­les al Ejér­ci­to y a la Guar­dia Na­cio­nal que dis­pa­ra­ran con­tra la gen­te. En quin­to lu­gar, si bien es pro­ba­ble que no ha­ya una in­ter­ven­ción mi­li­tar es­ta­dou­ni­den­se o in­ter­na­cio­nal en un fu­tu­ro pró­xi­mo, po­dría ha­ber pre­sio­nes cre­cien­tes pa­ra una in­ter­ven­ción de las Na­cio­nes Uni­das en el fu­tu­ro. Prác­ti­ca­men­te to­dos los pa­í­ses de Amé­ri­ca La­ti­na y Eu­ro­pa que apo­yan a Guai­dó, in­clui­dos Co­lom­bia y Bra­sil, de­cla­ra­ron el lu­nes que no res­pal­da­rán una in­ter­ven­ción mi­li­tar es­ta­dou­ni­den­se o in­ter­na­cio­nal. Pe­ro si la cri­sis hu­ma­ni­ta­ria de Ve­ne­zue­la con­ti­núa em­pe­o­ran­do, eso po­dría cam­biar. Más de tres mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos ya han hui­do de Ve­ne­zue­la, y su nú­me­ro pue­de au­men­tar a 10 mi­llo­nes en los pró­xi­mos cua­tro años, se­gún el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Or­ga­ni­za­ción de los Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos, Luis Al­ma­gro. En re­su­men, sal­vo un mi­la­gro -­ co­mo lo se­ría un gran au­men­to en los pre­cios del pe­tró­le­o, que po­cos es­pe­ran -­ Ma­du­ro lle­va las de per­der. Sus pro­ble­mas irán en au­men­to, y es­ta­rá ba­jo una cre­cien­te pre­sión in­ter­na y ex­ter­na pa­ra acor­dar una so­lu­ción po­lí­ti­ca que con­duz­ca a un res­ta­ble­ci­mien­to de la de­mo­cra­cia.