Corrientes 23 °C
Min. 18 °CMax. 27 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/913209

El chamamé cosechó aplausos de los líderes del mundo en el G20

Nuestra música tuvo su espacio en la Gala del Colón por la Cumbre del G20 en el show Argentum. Se dividió en cinco partes: la tercera estuvo dedicada al Litoral, en la que Corrientes tuvo una representación especial con un clásico del chamamé "El Toro".

En el cierre de la primera jornada de la cumbre del G20, las emociones afloraron durante la gala en el Teatro Colón, que culminó además con las lágrimas del presidente Mauricio Macri al final del espectáculo.

JULIO BOCCA BAILÓ LA MÚSICA DEL LITORAL EN EL COLÓN.
JULIO BOCCA BAILÓ LA MÚSICA DEL LITORAL EN EL COLÓN.

Si bien la presentación no tuvo altibajos, para los correntinos fue especial la sección 3 del Litoral, pues arrancó con imágenes de un yaguareté, los Esteros del Iberá, el río Paraná y en esa introducción quien se encargó de estar en el centro de la escena fue Julio Bocca, el bailarín que desde el año 2007 no pisa las tablas del Teatro Colón. Todo un símbolo. Sin embargo, los acordes inconfundibles de "El Toro" despertaron la atención del público y los representantes de las potencias del mundo que este fin de semana visitan Buenos Aires acompañaron la danza chamamecera con palmas. Para quienes sienten el chamamé como la sangre que corre por sus venas, ese fragmento que duró apenas unos pocos minutos fue conmovedor. Y en el final, si algo le hacía faltaba al cuadro, el presidente Mauricio Macri dejó caer lágrimas de emoción. El espectáculo estuvo atravesado por la diversidad cultural que reina en nuestro país. El show duró cuarenta minutos, hubo cinco secciones bien diferenciadas (Patagonia, Centro, Litoral, Cuyo y Noroeste) y apenas tres citas a composiciones musicales conocidas: el chamamé "El Toro" del gran Cambá Castillo, el clásico de Mariano Mores "Tanguera" y una evocación al "Malambo" de Alberto Ginestera. El resto fue producción original. Argentum propuso un recorrido circular que abordó las distintas regiones del país. "Un viaje de lo general a lo singular en el que se desarrollaron los diferentes cuadros que expresan toda la fuerza natural y la riqueza cultural de cada región", expresó un comunicado oficial. El proyecto Argentum también fue muy emocionante para su equipo artístico, ya que muchos de los bailarines seleccionados nunca habían actuado en un evento de una magnitud tan grande. Argentum consiste, según sus creadores, en una "experiencia inmersiva", para la que se realizó una convocatoria federal de bailarines profesionales a la que se acercaron 700 aspirantes, para una selección final de 70, de todo el país, pero también en una composición musical y una obra narrativa que integra las proyecciones de video y mapping que se realizaron por primera vez dentro del Teatro Colón (sobre sus paredes pero también sobre el telón), un set de música electrónica, un homenaje al rock argentino, un destacado despliegue de danzas autóctonas y urbanas, como el cuarteto y el malambo pero también el parkur y el hip hop. La suite Argentum representó a través de sus cinco movimientos una travesía en la que Patagonia, Cuyo, Centro, Litoral y Norte quedaron plasmados en sus particularidades e idiosincrasias. La obra fue escrita por tres compositores con influencias diferentes, como Gustavo Mozzi, director del CCK; Nicolás Guerschberg, pianista de Escalandrum y Nicolás Sorín, director orquestal y líder de Octafonic.