Corrientes 22 °C
Min. 18 °CMax. 27 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/912940

El Toro, Julio Bocca y el aplauso de los líderes del mundo al chamamé

El show que se presentó en la Gala del Colón por la Cumbre del G20 se denominó Argentum y duró 40 minutos. Se dividió en cinco partes: la tercera estuvo dedicada al Litoral donde Corrientes tuvo una representación especial.

[youtube url="https://www.youtube.com/watch?v=Y3A9tGW9WdQ" width="560" height="315"]

Los líderes del G20 asistieron durante la tarde de ayer a la Gala en el Teatro Colón donde presenciaron Argentum, un espectáculo que estuvo atravesado por la diversidad cultural que reina en nuestro país. La dirección artística estuvo a cargo de Ricky Pashkus; el guión sonoro de Gustavo Mozzi; y las obras de Nicolás Sorín y Nicolás Guerschberg; además del mapping y recursos audiovisuales de la compañía NOS.

El show duró cuarenta minutos, hubo cinco secciones bien diferenciadas (Patagonia; Centro; Litoral; Cuyo y Noroeste) y apenas tres citas a composiciones musicales conocidas: el chamamé "El Toro" del gran Cambá Castillo; el clásico de Mariano Mores "Tanguera"; y una evocación al "Malambo" de Alberto Ginestera. El resto fue producción original.

Si bien la presentación no tuvo altibajos, para los correntinos fue especial la sección 3 del Litoral pues arrancó con imágenes de un yaguareté; los Esteros del Iberá, el río Paraná y en esa introducción quien se encargó de estar en el centro de la escena fue Julio Bocca, el bailarín que desde el año 2007 no pisa las tablas del Teatro Colón. Todo un símbolo.

Sin embargo, los acordes inconfundibles de "El Toro" despertaron la atención del público y los representantes de las potencias del mundo que este fin de semana visitan Buenos Aires acompañaron la danza chamamecera con palmas. Para quienes sienten el chamamé como la sangre que corre por sus venas, ese fragmento que duró apenas unos pocos minutos fue conmovedor. Y en el final, si algo le hacía falta al cuadro, el presidente Mauricio Macri dejó caer lágrimas de emoción.