Corrientes 34 °C
Min. 22 °CMax. 36 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/866962

Estar en el Mundial y no verte

Las peripecias de asistir a la máxima cita del fútbol sin poder ver a la Selección Argentina fue algo que impactó, y mucho, en aquellos que viajaron para acompañar a nuestro equipo, que a la postre debieron cambiar su programa, pese a tener las entradas.

Ir a un Mundial para ver jugar a la Selección argentina es algo siempre pictórico y pasional, pero preparar el viaje para llegar a Rusia y que luego el equipo quede eliminado en octavos de final, hace que toda esa ilusión se transforme en un viaje turístico, con fútbol como anexo. Así les pasó a Martín y Lucas, dos amigos de 33 años cada uno, que llegaron a Nizhni Novgorod para ver el partido entre Uruguay y Francia, casualmente, el camino que tenía que seguir la selección de Jorge Sampaoli si hubiera vencido a los "Galos" en octavos de final. "En Rusia no hicimos nada con la Selección argentina, confiamos en que iba a seguir en el Mundial, teníamos las entradas, y nos vinimos, pero ellos se fueron antes", expresó Martín Schapiro, quien se tomó vacaciones para viajar. "Vinimos a ver a la Argentina en la segunda fase, directamente para cuartos de final, una vez que estaba el pase a octavos definida, pero terminamos viendo a Uruguay. Es lo que hay", agregó Lucas, quien es médico. Los dos se rieron de su suerte, porque fueron a ver el partido de octavos de Dinamarca y Croacia, en la plaza que Argentina iba a disputar si es que terminaba primero en su grupo, que dirigía el árbitro Néstor Pitana. La casualidad hizo que el partido de cuartos de final entre Uruguay y Francia también lo dirigiera el misionero de 43 años, por lo que para Martín y Lucas, el Mundial "era seguir a Pitana". "Fuimos más hinchas de Dinamarca y de Uruguay, antes que de Pitana, pero tampoco tuvimos suerte", expresó Martín, quien comparte el primer mundial junto a su amigo. El hecho de que el torneo se haya disputado en Rusia hizo que ellos quisieran visitar este destino, tan distinto a los otros lugares europeos, por la historia y la cultura, que esta vez tuvo al fútbol como "excusa". Los amigos saben que tal vez Qatar no sea lo mismo en cuanto a la magia que puede tener Rusia a nivel país, y coincidieron en señalar que "las ciudades estaban preparadas para un Mundial, más allá del pulido lógico para el torneo". El viaje trascendía el fútbol. Querían ver a la Selección, pero bueno... no se pudo.