Corrientes 21 °C
Min. 20 °CMax. 31 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/863488

Repetir o retocar, esa es la cuestión

Sampaoli, o bien Messi y compañía piensan por estas horas qué hacer el sábado frente a Francia, si van los mismos once o hacen algún cambio. Hay nombres que son fija, otros están en duda.

Fue un de­sa­ho­go el gol de Mar­cos Ro­jo y así lo en­ten­die­ron los ju­ga­do­res de la Se­lec­ción Ar­gen­ti­na, que an­te Ni­ge­ria en­tre­ga­ron su ver­sión más ajus­ta­da con el de­seo de to­dos los hin­chas, pe­ro aho­ra la du­da que sur­ge an­te Fran­cia es sa­ber si se con­ti­nua­rá con el mis­mo li­bre­to o se bus­ca re­to­car al­go an­te un equi­po que tie­ne una ca­li­dad im­pre­sio­nan­te, con nom­bres que pue­den lle­gar a asus­tar co­mo Dem­bé­lé, Mbap­pé, An­toi­ne Griez­mann o Pog­ba y Gi­roud.

--- No obs­tan­te, Ar­gen­ti­na tie­ne sus ki­la­tes, que an­te Ni­ge­ria lo­gra­ron bri­llar por mo­men­tos y por otros se vie­ron opa­ca­dos por un equi­po que to­có bien la pe­lo­ta, pe­ro que no le fal­tó el res­pe­to al con­jun­to al­bi­ce­les­te, que en al­gún pa­sa­je se lo no­tó con­fun­di­do y sin rum­bo. Pe­ro cla­ro, la pre­gun­ta que que­da por ha­cer­se lue­go de una se­ma­na com­ple­ja en tor­no a los ru­mo­res y las su­po­si­cio­nes, e in­clu­so de una con­fe­ren­cia de pren­sa pa­ra sa­lir a acla­rar to­do, lo que sí y lo que no, es sa­ber si la ver­sión an­te Ni­ge­ria es lo me­jor que pue­de dar Ar­gen­ti­na o hay que ajus­tar de­ta­lles. Lo que sí que­dó ra­ti­fi­ca­do es que Fran­co Ar­ma­ni tie­ne que ser ti­tu­lar, que el sis­te­ma de cua­tro de­fen­so­res es lo que me­jor le sien­ta a es­ta se­lec­ción y que ajus­tan­do de­ta­lles pa­ra acom­pa­ñar a Mes­si, el ca­pi­tán ar­gen­ti­no pue­de des­ni­ve­lar cuan­do se lo pro­pon­ga. El me­dio­cam­po co­me­tió al­gu­nos erro­res y has­ta des­pro­li­ji­da­des, pe­ro tam­bién lo­gró re­ar­mar­se en el re­tro­ce­so co­mo no ha­bía su­ce­di­do en los dos par­ti­dos an­te Is­lan­dia y Cro­a­cia y apa­re­ció la fi­gu­ra de Ever Ba­ne­ga co­mo se­gun­da gui­ta­rra pa­ra al­can­zar­le el ba­lón a la "Pul­ga" más cer­ca del áre­a.

Ajus­tar de­ta­lles Ar­gen­ti­na fue un equi­po más cor­to -­no se vio a nin­gún ju­ga­dor so­lo con­tra tres oponentes-­ y cuan­do se hi­zo del ba­lón lo ma­ne­jó con cri­te­rio, ha­cién­do­lo cir­cu­lar a tra­vés de Ba­ne­ga y En­zo Pé­rez. El sa­cri­fi­cio de­mos­tra­do por Gon­za­lo Hi­gua­ín lo ha­ce me­re­ce­dor de la ti­tu­la­ri­dad an­te Fran­cia, que ten­drá un jue­go al­go más com­ba­ti­vo en de­fen­sa con Va­ra­ne y Um­ti­ti, por­que al es­fuer­zo le pu­so jue­go co­la­bo­ra­ti­vo. En el me­dio­cam­po, don­de Ja­vier Mas­che­ra­no es un nom­bre fi­jo, se de­be dar un po­qui­to más de re­ac­ción, por­que a ve­ces en las tran­si­cio­nes Ba­ne­ga y Pé­rez que­dan una mar­cha atrás, ya que la ve­lo­ci­dad no son pun­tos fuer­tes pa­ra ellos. No se en­tien­de có­mo Sam­pa­o­li tu­vo a Gio­van­ni Lo Cel­so co­mo al­ter­na­ti­va siem­pre y en el Mun­dial aún no lo ha uti­li­za­do ni un mi­nu­to y tal vez Fran­cia sea un buen mo­men­to, da­do que el ex­Ro­sa­rio Cen­tral co­no­ce a va­rios de sus fu­tu­ros ri­va­les por ju­gar en el PSG. Fran­cia tie­ne más di­ná­mi­ca, ar­gu­men­tos y po­ten­cial que Ni­ge­ria. Si Ar­gen­ti­na quie­re se­guir en el Mun­dial só­lo de­be ajus­tar el rum­bo y evi­tar que el bo­te ha­ga agua, lo cual no es ta­rea sen­ci­lla por­que el es­ta­do de áni­mo in­flu­ye mu­cho en es­tas ins­tan­cias.

Los argentinos no durmieron en la noche que no fue noche en San Petersburgo

Lue­go de la vic­to­ria de Ar­gen­ti­na an­te Ni­ge­ria por 2 a 0, los hin­chas ar­gen­ti­nos se que­da­ron en el es­ta­dio de San Pe­ters­bur­go can­tan­do y sal­tan­do por más de 40 mi­nu­tos y los de se­gu­ri­dad de la FI­FA in­ten­ta­ron co­rrer­los, ca­si sin éxi­to, por­que la no­che -­que no fue noche-­ re­cién em­pe­za­ba, los fes­te­jos con­ti­nua­ron. Es­ta ciu­dad vi­ve por es­tos dí­as sus "no­ches blan­cas" en el que el sols­ti­cio de ve­ra­no da pa­so a dí­as lar­gos, sin os­cu­ri­dad y pre­sen­tan un fe­nó­me­no muy po­pu­lar y re­que­ri­do por los tu­ris­tas. En ese con­tex­to los hin­chas vi­bra­ron con Ar­gen­ti­na, gri­ta­ron el gol de Lio­nel Mes­si, su­frie­ron con el pe­nal de Mo­ses y ex­plo­ta­ron con la de­fi­ni­ción de Mar­cos Ro­jo, pa­ra pa­sar de la an­gus­tia al éx­ta­sis en frac­ción de se­gun­dos. Des­pués se que­da­ron gri­tan­do por Ma­ra­do­na, Mes­si, con­tra Bra­sil, In­gla­te­rra y tam­bién los pe­rio­dis­tas, y re­cor­dan­do las ha­za­ñas del 86. Por la ex­pla­na­da que cir­cun­da el es­ta­dio Kres­tovsky, ubi­ca­da en la is­la que lle­va el mis­mo nom­bre y don­de el Ze­nit jue­ga de lo­cal, los ar­gen­ti­nos se fue­ron en ca­ra­va­na ha­cia el sub­te en me­dio de un pai­sa­je her­mo­so. El es­ta­dio ilu­mi­na­do (cam­bia de co­lo­res por fue­ra), más una lu­na a la me­dia­no­che en me­dio de un cie­lo aún con to­na­li­da­des ce­les­te (por la men­cio­na­da no­che blan­ca) le dio el mar­co per­fec­to al fes­te­jo ar­gen­ti­no, con gar­gan­tas dis­fó­ni­cas y cuer­po ex­haus­tos. Pe­ro de ahí el Me­tro los lle­vó has­ta la zo­na más cén­tri­ca, en don­de co­pa­ron par­te de la Ave­ni­da Nevsky, que­da­ron en ba­res fes­te­jan­do el triun­fo ar­gen­ti­no, por­que al­gu­nos ya se vol­ví­an. "Fue un par­ti­do in­cre­í­ble, pe­ro la ver­dad lo dis­fru­ta­mos. Aho­ra ter­mi­nó nues­tro Mun­dial y ha­brá que alen­tar des­de Bue­nos Ai­res", di­jo Fe­de­ri­co, quien lle­gó a Ru­sia jun­to a cua­tro ami­gos. Al­gu­nos co­mo Fe­de­ri­co y sus ami­gos vol­vie­ron a Bue­nos Ai­res, pe­ro otros ya es­tán or­ga­ni­zan­do la ma­ne­ra de ir has­ta Ka­zán, unos 1.500 km, y has­ta hu­bo un res­to que se que­da­ron al­gu­nos dí­as más en la "Ciu­dad de los za­res" y los ca­na­les, an­tes de to­mar el vue­lo que los lle­va a Ar­gen­ti­na. La no­che se fue ha­cien­do dí­a, al­go que ocu­rre ca­si sin que na­die se de cuen­ta, y de ma­dru­ga­da, y al­go can­sa­dos pe­ro fe­li­ces, los hin­chas se fue­ron a des­can­sar.