Corrientes 21 °C
Min. 20 °CMax. 31 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/863099

Todos tras una misma pasión

La isla de Krestovsky se tiñó de celeste y blanco para apoyar a la Selección Argentina. Unos 70 mil hinchas se dieron cita al estadio del Zenit para alentar al equipo nacional en la victoria frente a Nigeria que dio el pasaje a los octavos de final.

La is­la de Kres­tovsky es un lu­gar pa­ra­di­sí­a­co, al me­nos en ve­ra­no, y se­gu­ra­men­te ten­drá su en­can­to en in­vier­no, pe­ro en la tar­de no­che de San Pe­ters­bur­go se ti­ñó de ce­les­te y blan­co por la mul­ti­tu­di­na­ria ma­rea de hin­chas que se acer­ca­ron pa­ra alen­tar y em­pu­jar a la Se­lec­ción ar­gen­ti­na a la vic­to­ria fren­te a Ni­ge­ria.

--- "Va­mos, va­mos Se­lec­ción, hoy vi­ni­mos a alen­tar. Pa­ra ser cam­pe­ón, hoy hay que ga­nar", fue el cán­ti­co pre­fe­ri­do por los hin­chas en to­do el tra­yec­to has­ta el es­ta­dio del Ze­nit, en don­de jue­gan va­rios fut­bo­lis­tas ar­gen­ti­nos, en­tre ellos Se­bas­tián Drius­si y Ma­tí­as Kra­ne­vit­ter, dos ex Ri­ver. La "Ciu­dad de los za­res", co­mo se la co­no­ce a es­te be­llo te­rri­to­rio ru­so, se vio con­vul­sio­na­da por la lle­ga­da de los ar­gen­ti­nos, quie­nes apo­ya­ron a los di­ri­gi­dos por Jor­ge Sam­pa­o­li con un ban­de­ra­zo fren­te al ho­tel en que se alo­ja­ron. Pe­ro ade­más los fa­ná­ti­cos al­bi­ce­les­tes re­co­rrie­ron las ca­lles, los ca­na­les y has­ta los lu­ga­res más em­ble­má­ti­cos de San Pe­ters­bur­go -­o Le­nin­gra­do, co­mo tam­bién se la co­no­ció a es­ta ciu­dad en tiem­pos de la ex Unión Soviética-­ y siem­pre lu­cien­do la ca­mi­se­ta al­bi­ce­les­te. El nom­bre de Mes­si es­tu­vo en los ca­na­les del río Ne­va, en el Mu­seo del Mu­seo Her­mi­ta­ge, en las prin­ci­pa­les ca­lles y has­ta en al­gu­na zo­na más his­tó­ri­ca de una ciu­dad tan in­cre­í­ble co­mo es San Pe­ters­bur­go. "Va­mos, va­mos, Ar­gen­ti­na...", fue uno de los cán­ti­cos más en­to­na­dos por los hin­chas ar­gen­ti­nos que lle­ga­ron en su gran ma­yo­ría a tra­vés del me­tro (sub­te) y ba­ja­ron en la es­ta­ción No­vo­kres­tovs­ka­ya, pe­ga­da al es­ta­dio. El pú­bli­co tam­bién ova­cio­nó a Die­go Ma­ra­do­na cuan­do lo mos­tra­ron por las pan­ta­llas gi­gan­tes del im­pre­sio­nan­te es­ta­dio a ori­llas de los rí­os Srédn­ya­ya Nev­ka, Má­la­ya Nev­ka y Kres­tov­ka, afluen­tes to­dos ellos del río Ne­vá. In­clu­so cuan­do Ser­gio Goy­co­che­a, co­mo "Le­gend FI­FA", aren­gó a la mul­ti­tud, los hin­chas lo vi­to­re­a­ron y por el con­tra­rio sil­ba­ron a Da­niel Amo­ka­chi, el ex de­lan­te­ro ni­ge­ria­no que le hi­zo un gol a Ar­gen­ti­na en el Mun­dial de Es­ta­dos Uni­dos 94 y quien re­pi­tió la mis­ma tó­ni­ca con sus co­te­rrá­ne­os.

De la ago­nía al éx­ta­sis El par­ti­do fue un to­bo­gán de emo­cio­nes pa­ra la mul­ti­tu­di­na­ria hin­cha­da ar­gen­ti­na, por­que la tran­qui­li­dad por el gol tem­pra­ne­ro de Mes­si con­tras­tó la bron­ca y la pro­tes­ta por el pe­nal san­cio­na­do con­tra Mas­che­ra­no. Pe­ro en el mo­men­to don­de más per­di­da es­ta­ba Ar­gen­ti­na fue don­de más apa­re­ció la gen­te, pa­ra dar el gri­to de apo­yo en vez del de re­pro­ba­ción, co­mo ocu­rrió en el ban­de­ra­zo en la con­cen­tra­ción de San Pe­ters­bur­go en el día pre­vio al par­ti­do. El éx­ta­sis lle­gó con el tan­to de Ro­jo, con los gran­des y chi­cos fun­di­dos en un abra­zo, con lá­gri­mas en los ojos, pen­san­do en to­do lo que de­ja­ron de la­do por es­tar acom­pa­ñan­do a la Se­lec­ción en es­ta tra­ve­sía por Ru­sia. Me­dia ho­ra tar­da­ron los agen­tes de se­gu­ri­dad en re­ti­rar a los hin­chas ar­gen­ti­nos que no se mo­ví­an de las tri­bu­nas tra­tan­do de in­mor­ta­li­zar ese mo­men­to, el pri­me­ro de fe­li­ci­dad des­de que em­pe­zó es­te ca­mi­no en el Mun­dial 2018. Aho­ra, la ma­rea al­bi­ce­les­te se mo­vi­li­za­rá a Ka­zán, cuan­do es­tu­vo a tres mi­nu­tos de ha­cer las va­li­jas de vol­ver­se con una nue­va frus­tra­ción.

La Ve­ne­cia ru­sa San Pe­ters­bur­go, la ciu­dad que al­ber­gó en es­te co­mien­zo de se­ma­na la ilu­sión del se­lec­cio­na­do ar­gen­ti­no y su mul­ti­tu­di­na­ria ma­sa de com­pa­trio­tas que lo si­guie­ron has­ta aquí so­ñan­do con la cla­si­fi­ca­ción a los oc­ta­vos de fi­nal de la Co­pa del Mun­do, tie­ne en es­te co­mien­zo del ve­ra­no dí­as de 21 ho­ras y las de­no­mi­na­das "no­ches blan­cas" de ape­nas tres, lo que ha­ce que mi­lla­res de vi­si­tan­tes se vuel­quen a los ca­na­les de es­ta "Ve­ne­cia ru­sa" y ad­mi­ren des­de el agua su ar­qui­tec­tu­ra mi­le­na­ria. Es­ta ciu­dad fun­da­da por el zar Pe­dro el Gran­de en 1703, fue la ca­pi­tal del pa­ís has­ta 1918, cuan­do esa res­pon­sa­bi­li­dad re­ca­yó en Mos­cú. Los ar­gen­ti­nos, con el imán del fút­bol lle­ga­ron has­ta aquí mul­ti­tu­di­na­ria­men­te co­mo qui­zá no se ob­ser­vó pa­ra los dos com­pro­mi­sos an­te­rio­res an­te Is­lan­dia y Cro­a­cia, en Mos­cú y Nizhny Nov­go­rod, res­pec­ti­va­men­te, no so­lo pa­ra emo­cio­nar­se con Lio­nel Mes­si y com­pa­ñí­a, si­no tam­bién pa­ra con­mo­ver­se an­te el sor­ti­le­gio de una ciu­dad ma­ra­vi­llo­sa.