Corrientes 33 °C
Min. 25 °CMax. 38 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/850220

Se utiliza menos del 1% de la información para los negocios

¿Cuál es el impacto del Internet de las Cosas en el mundo de los negocios? Sólo un bajo porcentaje de los datos se aplica para tomar decisiones, según opina el ingeniero electrónico Vicepresidente y Gerente de una empresa de referencia en gestión y tecnología.
***

Un es­tu­dio re­a­li­za­do por McKin­sey Glo­bal Ins­ti­tu­te arro­jó da­tos re­ve­la­do­res acer­ca de la enor­me su­bu­ti­li­za­ción de "In­ter­net of Things" (IoT) pa­ra ma­xi­mi­zar y po­ten­ciar los re­sul­ta­dos ope­ra­ti­vos. El re­le­va­mien­to tra­jo a la luz que la ma­yo­ría de los da­tos re­co­lec­ta­dos no son uti­li­za­dos por las em­pre­sas pa­ra la ges­tión y/o de­sa­rro­llo de sus ne­go­cios. El au­ge que se en­cuen­tra vi­vien­do el mun­do de IoT, o In­ter­net de las Co­sas, es­tá da­do por dos fe­nó­me­nos: el ex­po­nen­cial cre­ci­mien­to de apa­ra­tos co­nec­ta­dos a In­ter­net, y la cre­cien­te adop­ción de dis­po­si­ti­vos mó­vi­les (por ejem­plo, hoy hay una pe­ne­tra­ción de ca­si un 40% de smart­pho­nes en el mer­ca­do to­tal de ce­lu­la­res en Ar­gen­ti­na).

“INTERNET DE LAS COSAS” SE REFIERE A LA INTERCONEXIÓN DIGITAL DE OBJETOS COTIDIANOS CON INTERNET.

El im­pac­to a ni­vel con­su­mi­dor fi­nal es tan­gi­ble y se ma­te­ria­li­za en re­a­li­da­des con­cre­tas del pre­sen­te, co­mo el au­to o la ca­sa "co­nec­ta­dos", pe­ro que só­lo son la pun­ta del ice­berg de las ver­da­de­ras po­ten­cia­li­da­des que tie­ne el de­sa­rro­llo de IoT (In­ter­net de las Co­sas) y có­mo cam­bia­rá nues­tra vi­da co­ti­dia­na. Has­ta aquí, es­to re­sul­ta atrac­ti­vo y se per­ci­be co­mo una re­vo­lu­ción en el mun­do B2C. ¿Qué po­de­mos de­cir en­ton­ces del im­pac­to de IoT en el mun­do de los ne­go­cios? El in­for­me de McKin­sey ex­pli­ca có­mo la tec­no­lo­gía dis­po­ni­ble no es apro­ve­cha­da pa­ra ges­tio­nar re­cur­sos con el fin de in­cre­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad, aho­rrar cos­tos y ma­xi­mi­zar los re­sul­ta­dos de las em­pre­sas. La ma­yor par­te de la in­for­ma­ción cap­tu­ra­da por los dis­po­si­ti­vos in­ter­co­nec­ta­dos no es uti­li­za­da pa­ra to­mar de­ci­sio­nes, y lo po­co que sí se uti­li­za (me­nos del 1%), no es apro­ve­cha­do al má­xi­mo. Se es­ti­ma que el sec­tor cor­po­ra­ti­vo ge­ne­ra­ría el 70% del va­lor po­ten­cial de IoT, y que pa­ra el año 2025 es­tas tec­no­lo­gí­as re­pre­sen­ta­rí­an el 11% del PBI mun­dial. Las áre­as ma­yor­men­te be­ne­fi­cia­das por su uso den­tro de las com­pa­ñí­as se­rí­an las de ges­tión de in­ven­ta­rios, fa­bri­ca­ción, se­gu­ri­dad, man­te­ni­mien­to pre­ven­ti­vo, ope­ra­cio­nes, lo­gís­ti­ca, ges­tión de ac­ti­vos, en­tre otras.

-

En­ton­ces, si las em­pre­sas cuen­tan con tec­no­lo­gía al al­can­ce de su ma­no y só­lo se ne­ce­si­ta ini­cia­ti­va pa­ra co­men­zar a uti­li­zar­la, ¿por qué se da es­ta su­bu­ti­li­za­ción de la in­for­ma­ción a ni­vel mun­dial? Una pri­me­ra ex­pli­ca­ción po­dría ser el des­co­no­ci­mien­to del po­ten­cial de IoT, otra, la di­fi­cul­tad en sa­ber có­mo trans­for­mar el uso de es­ta tec­no­lo­gía en be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos (ROI).

***

Por úl­ti­mo, y no por eso me­nos im­por­tan­te, la re­sis­ten­cia al cam­bio es una va­ria­ble que jue­ga un des­ta­ca­do pa­pel al mo­men­to de adop­tar nue­vas tec­no­lo­gí­as en las em­pre­sas. En ese as­pec­to, la úni­ca cons­tan­te es el cam­bio, y las em­pre­sas te­ne­mos que acom­pa­ñar esas va­ria­cio­nes de rum­bo pa­ra per­ma­ne­cer co­mo pla­yers im­por­tan­tes den­tro del mun­do de los ne­go­cios. De to­dos mo­dos, es só­lo cues­tión de tiem­po pa­ra que las com­pa­ñí­as lo­gren vi­sua­li­zar có­mo IoT po­drá ge­ne­rar gran­des im­pac­tos en los ne­go­cios. Ha­ce más de 30 años, te­ner una com­pu­ta­do­ra pa­re­cía más pro­pio de una no­ve­la de cien­cia fic­ción, hoy se tra­ta de un re­cur­so pre­sen­te en mi­llo­nes de ho­ga­res en to­do el mun­do que, in­clu­so da­da es­ta adap­ta­ción al cam­bio, ya es­tá sien­do re­em­pla­za­da por nue­vas tec­no­lo­gí­as mó­vi­les ta­les co­mo smart­pho­nes y ta­blets. De la mis­ma ma­ne­ra, el apro­ve­cha­mien­to de IoT pa­ra los ne­go­cios cam­bia­rá las re­glas del jue­go y no só­lo im­pac­ta­rá en pro­duc­ti­vi­dad, si­no que re­vo­lu­cio­na­rá la for­ma de ha­cer ne­go­cios.

(*) In­ge­nie­ro elec­tró­ni­co egre­sa­do de IT­BA. Vi­ce­pre­si­den­te y Ge­ren­te Ge­ne­ral de Poin­ter Ar­gen­ti­na.