Corrientes 26 °C
Min. 25 °CMax. 32 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/845655

Tal vez llegó el momento de que Boca Unidos apueste a las inferiores

Los pocos aciertos en la elección de entrenadores y de varios refuerzos hicieron que el equipo fuera debilitando su colchón de puntos, tanto que este año bajó al Federal A, dejando en evidencia que no todo lo que viene de afuera es mejor.
DIEGO SÁNCHEZ PAREDES. UNO DE LOS JÓVENES SURGIDOS DE LAS INFERIORES.
DIEGO SÁNCHEZ PAREDES. UNO DE LOS JÓVENES SURGIDOS DE LAS INFERIORES.

Con la de­rro­ta del lu­nes 30 de abril an­te Sar­mien­to de Ju­nín, se con­su­mó el des­cen­so de Bo­ca Uni­dos, que en el se­gun­do se­mes­tre de es­te año em­pe­za­rá a ju­gar en una ca­te­go­ría in­fe­rior: el tor­neo Fe­de­ral A. Un tras­pié de­por­ti­vo que de­be de­jar sus en­se­ñan­zas, con la "mea cul­pa" de los in­vo­lu­cra­dos, llá­me­se di­ri­gen­tes, ju­ga­do­res y cuer­po téc­ni­co, al­gu­nos con más res­pon­sa­bi­li­da­des que otros. La pér­di­da de ca­te­go­ría no se con­cre­tó por la per­for­man­ce del equi­po en la tem­po­ra­da pró­xi­ma a fi­na­li­zar, se em­pe­zó a ges­tar mu­cho an­tes. Fue a par­tir de la lle­ga­da a la con­duc­ción téc­ni­ca de Omar La­bru­na y quie­nes lo su­ce­die­ron lue­go: Fe­de­ri­co Do­mín­guez, Chris­tian Bas­se­das y Víc­tor Ge­nes. To­do ello ocu­rrió (a ex­cep­ción de los 54 pun­tos lo­gra­dos con Pa­o­lo Mon­te­ro de en­tre­na­dor en el 2016) en­tre el 2015 al 2018 en que los re­sul­ta­dos no fue­ron los es­pe­ra­dos y a pe­sar de que con la lle­ga­da de Car­los Ma­yor, a prin­ci­pios del 2018, Bo­ca Uni­dos me­jo­ró la cam­pa­ña lo­gran­do 18 pun­tos en 12 par­ti­dos y lu­chó has­ta la úl­ti­ma fe­cha, no pu­do evi­tar la pér­di­da de la ca­te­go­rí­a. En cam­bio, an­tes, en la pri­me­ra rue­da con Bas­se­das al fren­te un par de co­te­jos y lue­go Víc­tor Ge­nes, so­la­men­te su­mó 6 en igual can­ti­dad de en­cuen­tros. Con el des­cen­so de­cre­ta­do, hoy la pre­gun­ta es ¿Bo­ca Uni­dos de­be se­guir in­cor­po­ran­do mu­chos ju­ga­do­res de re­fuer­zos, que a la lar­ga va­rios de es­tos no cum­plen con las ex­pec­ta­ti­vas, o pro­mo­cio­nar a más jó­ve­nes de las in­fe­rio­res, su­mán­do­los al plan­tel de pri­me­ra di­vi­sión? An­te­rior­men­te, tan­to Man­di­yú (fi­nes del 80 y prin­ci­pio del 90) co­mo Hu­ra­cán des­pués, re­pre­sen­ta­ron a Co­rrien­tes en tor­ne­os de la má­xi­ma ca­te­go­ría del fút­bol ar­gen­ti­no y mi­ran­do los in­te­gran­tes del plan­tel eran con­ta­dos con los de­dos los ju­ga­do­res co­rren­ti­nos, tal vez de­bi­do al es­ca­so in­te­rés que tu­vie­ron pa­ra en­ca­rar un pro­ce­so for­ma­ti­vo en las in­fe­rio­res. Al­go que Bo­ca Uni­dos tra­tó de su­plir y con­tra­tó a ex­fut­bo­lis­tas del club ini­cian­do un pro­yec­to se­rio en el se­mi­lle­ro de la ins­ti­tu­ción. To­das las ca­te­go­rí­as con sus res­pec­ti­vos téc­ni­cos y pro­fe­so­res de edu­ca­ción fí­si­ca fue­ron dán­do­le for­ma a un buen tra­ba­jo con los chi­cos y jó­ve­nes, que pau­la­ti­na­men­te fue dan­do sus fru­tos y va­rios de ellos nu­trie­ron al plan­tel pro­fe­sio­nal (Mar­ce­lo Or­tiz, Die­go Sán­chez Pa­re­des, Fa­bio Go­doy, Jo­na­than Be­ní­tez -­hoy en Chi­le en pri­me­ra división-­ Gon­za­lo Rí­os -­pasó lue­go al fút­bol de pri­me­ra en Quil­mes y Tem­per­ley e in­clu­so es­tu­vo en Le­ón de México-­, Ig­na­cio Val­san­gia­co­mo, Mar­ce­lo Mi­ran­da, Ataliva Schweizer, Ariel Mo­ra­les, Fa­bri­cio Hen­ri­cot -­fue trans­fe­ri­do a Ins­ti­tu­to de Córdoba-­ Jo­el Var­gas, por nom­brar al­gu­nos). Se­ría in­te­re­san­te que en el tra­ba­jo que co­men­za­rá a re­a­li­zar el plan­tel ma­ña­na ba­jo el man­do de Car­los Ma­yor, el en­tre­na­dor de­ci­da in­cor­po­rar a va­rios ju­ga­do­res jó­ve­nes que to­da­vía no tu­vie­ron po­si­bi­li­dad de en­tre­nar con los pro­fe­sio­na­les. En ca­si cua­tro me­ses de par­ti­ci­par de las se­sio­nes de en­tre­na­mien­tos, es­tos chi­cos que me­dian­te el gran es­fuer­zo eco­nó­mi­co del club jue­gan en los tor­ne­os de AFA, pue­den acre­cen­tar sus ap­ti­tu­des, tra­ba­jan­do con la men­ta­li­dad de un ju­ga­dor pro­fe­sio­nal. Eso sí. Es­tos hoy in­te­gran­tes de las in­fe­rio­res, de­ben evi­tar las tras­no­cha­das y ca­er en al­gu­nos vi­cios en la que se ven in­mer­sos no po­cos jó­ve­nes (llá­me­se al­co­hol, ci­ga­rri­llos, es­tu­pe­fa­cien­tes) ma­lo­gran­do sus vi­das. Y sí, en cam­bio, afe­rrar­se al de­por­te, en es­te ca­so el fút­bol, que pue­de ser un me­dio de vi­da más que im­por­tan­te pa­ra ellos y sus fa­mi­lias, tran­si­tan­do con es­fuer­zo y hu­mil­dad ha­cia un me­jor fu­tu­ro.