Corrientes 21 °C
Min. 20 °CMax. 31 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/826081

Precio de la naranja: una docena puede llegar a costar 80 pesos

La fruta aumentó en este último período y los vendedores de la feria popular de la Plaza Vera aseguran que esto se debe a cuestiones climatológicas. época dialogó con ellos, quienes también relataron sus diferentes historias de emprendimientos familiares.

En los úl­ti­mos me­ses, el pre­cio de la na­ran­ja au­men­tó con­si­de­ra­ble­men­te en mu­chos co­mer­cios y su­per­mer­ca­dos. En al­gu­nos ca­sos ron­da los $35 el ki­lo, lo que a ra­zón unas 5 fru­tas ca­da 500 gra­mos pue­den lle­gar a ser en­tre $70 y $80 la do­ce­na co­mo uni­dad tra­di­cio­nal de com­pra. Pa­ra con­sul­tar so­bre las ra­zo­nes de es­te in­cre­men­to, épo­ca se acer­có a la fe­ria po­pu­lar de los vier­nes en la pla­za Juan de Ve­ra.

LOS FERIANTES ASEGURAN QUE LA ESCASES DERIVÓ EN EL INCREMENTO.
LOS FERIANTES ASEGURAN QUE LA ESCASES DERIVÓ EN EL INCREMENTO. ---

La con­sul­ta a los co­mer­cian­tes de­jó di­fe­ren­tes mi­ra­das acer­ca de es­te te­ma: "Au­men­tó bas­tan­te pe­ro aho­ra se es­tá es­ta­cio­nan­do; aho­ra es­tá $50 la do­ce­na, en otros la­dos es­tá $20 o $30 más. La tra­e­mos de Mon­te Ca­se­ros. Es to­do un te­ma con­se­guir por­que la na­ran­ja lle­va 6 me­ses sin llu­via, la cues­tión cli­má­ti­ca im­por­ta en es­tos ca­sos y pro­du­ce es­ca­ses. Por el pre­cio la gen­te no lle­va mu­cho, so­lo lo jus­to y ne­ce­sa­rio", ex­pli­có Ra­món, uno de los fe­rian­tes. "Ha­ce más de tres me­ses que se dis­pa­ró el pre­cio de la na­ran­ja. Se­gu­ra­men­te se vie­ron per­ju­di­ca­dos por el te­ma del cli­ma, tan­ta llu­via, to­do eso re­du­jo la pro­duc­ción. Es­tá $60 la do­ce­na, la gen­te lle­va muy po­co", sos­tu­vo Jo­sé, otro de los ven­de­do­res con­sul­ta­dos. "No sé si tie­nen que ver di­rec­ta­men­te las inun­da­cio­nes pe­ro lo que pa­sa es que se im­por­ta la na­ran­ja y no lle­ga has­ta acá, en­ton­ces en­ca­re­ce. Hoy un ca­jón de la fru­ta va­le de $450 pa­ra arri­ba, pe­ro igual hay que com­prar por­que la gen­te pi­de. Tam­bién de­pen­de mu­cho de ta­ma­ño, cuan­to más chi­co es, más en­tra en los ca­jo­nes, pe­ro te co­bran un pre­cio pa­re­ci­do", ex­pli­có Ja­vier, un co­mer­cian­te que vie­ne des­de el ba­rrio Mo­li­na Pun­ta. Al con­sul­tar por el pre­cio, ex­pli­có: "Es­ta­mos ven­dien­do en un pro­me­dio de $50 y $60 la do­ce­na. En los su­per­mer­ca­dos sue­len ven­der por ki­lo pe­ro no­so­tros se­gui­mos ven­dien­do por do­ce­na, co­mo con otras fru­tas. Siem­pre tra­ta­mos de tra­er lo me­jor". Con res­pec­to a las de­man­das de los clien­tes re­gu­la­res, aña­dió: "Mu­chas ve­ces la gen­te nos pi­de al­go que no es de es­ta­ción, co­mo la es­pi­na­ca, que to­da­vía no es tem­po­ra­da en la zo­na. Es­tá vi­nien­do de afue­ra y a un pre­cio al­to, creo que den­tro de un mes va­mos a te­ner es­pi­na­ca de la re­gión". Al mis­mo tiem­po, épo­ca con­sul­tó a las per­so­nas que asis­ten re­gu­lar­men­te a la fe­ria, en re­la­ción a si en­cuen­tran me­jo­res pre­cios en com­pa­ra­ción con ca­de­nas de su­per­mer­ca­dos y co­mer­cios de sus res­pec­ti­vos ba­rrios: "Co­mo ven­go po­co al cen­tro, los vier­nes apro­ve­cho a com­prar rú­cu­la por­que cer­ca de mi ca­sa no con­si­go lo que en­cuen­tro acá. No hay tan­ta di­fe­ren­cia, pe­ro la ga­nan­cia se da en la ver­du­ra fres­ca", ex­pli­có No­e­mí, una de las clien­tes fre­cuen­tes de la fe­ria.

"Las ve­ces que ven­go acá, ga­no. El pro­duc­to es de cha­cra y me ha­ce acor­dar a mi ca­sa por­que vi­ví en el cam­po de El Som­bre­ro, mi abue­lo te­nía cam­pos, tra­ba­já­ba­mos con él y sé lo que es el pro­duc­to bue­no. No tie­ne fer­ti­li­zan­tes, en la za­na­ho­ria te po­dés dar cuen­ta por­que no tie­ne ese co­ra­zón blan­co, es­tá co­mo tie­ne que ser", di­jo Au­re­lia, una se­ño­ra que asis­te re­gu­lar­men­te. "Hay que dar­le el tiem­po a la ver­du­ra pa­ra que crez­ca y no me­ter­le co­mo una le­va­du­ra pa­ra que se in­fle. Acá to­das las co­sas son sa­nas por eso me gus­ta ve­nir. Siem­pre com­pró de to­do, man­dio­ca, ba­ta­ta y re­po­llo, en mi ca­sa co­me­mos mu­chas ver­du­ras", ex­pre­só a épo­ca. Al ser con­sul­ta­da por los pre­cios di­jo: "Son me­jo­res acá, en el su­per­mer­ca­do es im­po­si­ble". "Siem­pre pa­sa­mos por­que la ver­du­ra es fres­ca de to­do el día y bien tra­ba­ja­da. Atien­den bien tam­bién, siem­pre es im­por­tan­te pa­ra que la gen­te si­ga vi­nien­do", afir­mó una se­ño­ra del ba­rrio La­gu­na Bra­va. Otro de los clien­tes que asis­ten con fre­cuen­cia a la fe­ria es Pa­blo, quién de­jó unas pa­la­bras: "Es con­ve­nien­te com­prar en la fe­ria por­que tie­nen bue­nos pre­cios y son pro­duc­tos fres­cos, es lo más sig­ni­fi­ca­ti­vo y mar­ca la di­fe­ren­cia con res­pec­to a los su­per­mer­ca­dos".

Tra­ba­jo en fa­mi­lia La fe­ria es un lu­gar pa­ra bus­car pre­cios en di­fe­ren­tes pro­duc­tos pe­ro tam­bién pa­ra co­no­cer his­to­rias so­bre la pro­ce­den­cia de los fe­rian­tes y el tras­fon­do de la ela­bo­ra­ción de lo que co­mer­cia­li­zan. Uno de los ca­sos es el de Ro­sa­lia, una fe­rian­te de Ita­ti, quién ven­de dul­ce de ma­món, gua­ya­ba, qui­no­tos, na­ran­ja, es­ca­be­che de ga­lli­na, de be­ren­je­na, pas­te­li­tos, pan y que­so ca­se­ro: "To­do ela­bo­ra­do ar­te­sa­nal­men­te y na­tu­ral, tra­ba­jo con mi hi­ja. Ha­ce 18 años me de­di­co a pre­pa­rar di­fe­ren­tes pro­duc­tos". Al pre­gun­tar so­bre el pro­duc­to más bus­ca­do por sus clien­tes afir­mó que el dul­ce de ma­món es el fa­vo­ri­to: "Sa­le $60 el me­dio ki­lo. Tam­bién ven­de­mos mu­cho que­so do­ra­di­to por­que los co­men jun­tos. La miel es­tá $120 el ki­lo". Otra his­to­ria es la de Jus­ta, quién es na­ci­da en Mbu­ru­cu­yá pe­ro vi­vió mu­cho tiem­po en Bue­nos Ai­res has­ta vol­ver a Co­rrien­tes: "Con mi fa­mi­lia es­tu­vi­mos 22 años en La­nús y nos vol­vi­mos por te­mas de in­se­gu­ri­dad. El em­pren­di­mien­to cons­ta de to­do lo re­la­cio­na­do a pas­te­le­rí­a, biz­co­chue­lo, pas­te­li­tos y pas­ta fro­la". Él ex­pli­ca el sur­gi­mien­to: "To­do lo em­pe­zó mi ma­má y mi her­ma­no, por el te­ma de la fa­cul­tad por­que em­pe­cé a es­tu­diar agro­no­mí­a, ayu­da­ba so­la­men­te aten­dien­do, aho­ra que lo de­jé en sus­pen­so, me es­toy ha­cien­do car­go de lle­var­lo ade­lan­te". Es­te es el cuar­to año que ella for­ma par­te de la fe­ria.

(Si­gue en la pá­gi­na 11).

ROSALÍA ES DE ITATÍ Y VENDE PRODUCTOS ARTESANALES QUE ELABORA EN FAMILIA.
ROSALÍA ES DE ITATÍ Y VENDE PRODUCTOS ARTESANALES QUE ELABORA EN FAMILIA.

Al ha­blar so­bre sus pro­duc­tos y los clien­tes, ex­pli­có: "Por suer­te te­ne­mos pro­duc­tos que sa­len en­se­gui­da, ade­más de nues­tros clien­tes fi­jos que ya ha­cen sus pe­di­dos, co­mo los que so­li­ci­tan el pas­te­li­to tra­di­cio­nal de que­so. Lo ha­ce­mos a pe­di­do", ex­pli­có Jus­ta, quién es­tá al fren­te de "Do­ña Cle­men­ti­na", el em­pren­di­mien­to que lle­va el nom­bre en ho­nor a su ma­dre. "Soy de Be­lla Vis­ta y ven­go a ha­cer fe­ria en el mer­ca­do po­pu­lar los miér­co­les en la pla­za To­rrent, los vier­nes en la pla­za Ve­ra y los sá­ba­dos en el Par­que Mi­tre. Ven­de­mos sa­la­me tra­di­cio­nal, sa­bo­ri­za­do con que­so, tam­bién bon­dio­la y ja­món cru­do. Ha­ce nue­ve años que es­ta­mos con es­to", ex­pli­ca An­to­nio Fa­bián Ro­me­ro, quién tam­bién tra­ba­ja en fa­mi­lia, cuen­ta con la ayu­da de su es­po­sa e hi­ja: "La fá­bri­ca la te­ne­mos en nues­tra ciu­dad y tra­ba­ja­mos con cer­do de fri­go­rí­fi­co". Al con­sul­tar­le por los pre­cios de sus ela­bo­ra­cio­nes, in­for­mó: "Ca­da bas­tón sa­le $150, cuan­do se ela­bo­ra re­cién pe­san un ki­lo ca­da uno, al des­hi­dra­tar­se que­dan en 450 o 500 gra­mos apro­xi­ma­da­men­te". "Co­mo par­te de la fe­ria es­ta­mos ha­ce más de 12 años, en el ru­bro ár­bo­les. Ven­de­mos en­re­da­de­ras, plan­tas de in­te­rior", ex­pli­ca Al­fre­do, quién ex­pre­só que es­tán "muy con­ten­tos con el sis­te­ma de fe­rias que per­mi­te el con­tac­to di­rec­to del pro­duc­tor con el pú­bli­co, que fa­vo­re­ce a am­bos. A no­so­tros por­que lo pro­du­ci­mos y al pú­bli­co por­que los pre­cios son me­jo­res que en lu­ga­res más es­ta­ble­ci­dos". Al in­da­gar so­bre las de­man­das de sus clien­tes fre­cuen­tes ex­pli­có que los ár­bo­les más de­man­da­dos son los fru­ta­les y en se­gun­do lu­gar los or­na­men­ta­les, co­mo al­ga­rro­bo y la­pa­chos. En cuan­to a los pri­me­ros, ofre­cen plan­tas de ma­món y pal­ta, en­tre otras.

--- "So­mos una pro­duc­to­ra en fa­mi­lia, con mi her­ma­no, su se­ño­ra, mi es­po­sa, mi so­bri­no y uno de sus ami­gos. So­mos de ba­rrio Es­pe­ran­za", ex­pli­có Ángel, uno de los jó­ve­nes fe­rian­tes, quien brin­do su tiem­po mien­tras aten­día las de­man­das de la gen­te. En re­la­ción a las ven­tas, se­ña­ló: "Vie­nen bas­tan­te cuan­do lo­gras que los pre­cios no su­ban mu­cho en re­la­ción a la ver­du­da, siem­pre tra­ta­mos de ha­cer­lo pen­san­do en la gen­te y por­que to­do lo que es ho­ja es de nues­tra pro­duc­ción. La le­chu­ga es­tá $35 y la ba­na­na $25 el ki­lo". Con res­pec­to al te­ma de la na­ran­ja afir­mó que hay es­ca­ses "por el te­ma del agua que vi­no y el ca­lor que fun­dió las plan­tas y las fru­tas, se vi­no muy aba­jo. Lo po­co que que­dó es­tá ca­ro, al ha­ber po­co, los que tie­nen le ha­cen un au­men­to". Al mis­mo tiem­po aña­dió que, co­mo par­te de la fe­ria se or­ga­ni­za­ron pa­ra reu­nir do­na­cio­nes pa­ra el co­me­dor "Nue­va Es­pe­ran­za" del ba­rrio al que per­te­ne­cen. "Nos reu­ni­mos to­dos una vez y bus­ca­mos la vuel­ta pa­ra dar­le una ma­no des­de nues­tro lu­gar. Me ofre­cí a lle­var­le to­dos los sá­ba­dos, lo que po­da­mos jun­tar en re­la­ción a ver­du­ras y do­na­cio­nes. In­vi­ta­mos a que la gen­te se acer­que to­dos los vier­nes a los que quie­ran co­la­bo­rar con ro­pa o ali­men­tos", ex­pli­có Ángel. Ana Or­tiz es quién atien­de el Me­ren­de­ro "Nue­va Es­pe­ran­za", ha­ce más de dos años asis­te a 130 ni­ños los dí­as sá­ba­dos y do­min­go con al­muer­zo y me­rien­da. En re­la­ción a es­ta ayu­da so­li­da­ria, ex­pre­só: "La ver­dad no ten­go pa­la­bras pa­ra agra­de­cer­les a los que se acer­ca­ron a ver có­mo po­dí­an ayu­dar­nos por­que to­da la gen­te así me co­la­bo­ra a le­van­tar el me­ren­de­ro".