Corrientes 14 °C
Min. 4 °CMax. 15 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/822073

El auge de las armas y los neonazis en EEUU

En me­dio del de­ba­te na­cio­nal so­bre el con­trol de ar­mas des­pués del ase­si­na­to de 17 per­so­nas en la es­cue­la se­cun­da­ria de Par­kland, Flo­ri­da, hay un de­ta­lle que ha pa­sa­do ca­si inad­ver­ti­do: el he­cho de que el ase­si­no se­rial ha­bía he­cho re­pe­ti­da­men­te co­men­ta­rios ra­cis­tas, ho­mo­fó­bi­cos y an­ti­se­mi­tas en las re­des so­cia­les.

 

***

¿Fue una coin­ci­den­cia? ¿O es que la úl­ti­ma ma­sa­cre, y va­rias de las an­te­rio­res, es­tán de al­gu­na ma­ne­ra re­la­cio­na­das con un au­men­to del ra­cis­mo en Es­ta­dos Uni­dos? Ni­ko­las Cruz, el ase­si­no de 19 años que ma­sa­cró a los es­tu­dian­tes y ma­es­tros de Par­kland, ha­bía di­cho en un gru­po de Ins­ta­gram, aho­ra bo­rra­do, que odia­ba a los "ju­dí­os, ne­gros, in­mi­gran­tes", se­gún in­for­mó la CNN. Tam­bién es­cri­bió allí que que­ría ma­tar a los me­xi­ca­nos, man­te­ner en­ca­de­na­dos a los afro­a­me­ri­ca­nos y dis­pa­rar a los ho­mo­se­xua­les "en la ca­be­za", en­tre otros mu­chos me­mes y vi­de­os ra­cis­tas. Co­mo va­rios otros ase­si­nos se­ria­les re­cien­tes, Cruz usó un ri­fle se­miau­to­má­ti­co AR-­15, que ha­bía com­pra­do le­gí­ti­ma­men­te a los 18 años, una edad a la que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, no po­día com­prar le­gal­men­te una cer­ve­za. Al igual que va­rios otros te­rro­ris­tas do­més­ti­cos, Cruz era un en­fer­mo men­tal con ide­as ra­cis­tas. Un nue­vo es­tu­dio del Sou­thern Po­verty Law Cen­ter (SPLC) di­ce que el nú­me­ro de gru­pos de odio en el pa­ís au­men­tó un 4 por cien­to el año pa­sa­do. Hay 954 or­ga­ni­za­cio­nes que es­tán con­tra los mu­sul­ma­nes, ju­dí­os, afro­a­me­ri­ca­nos, gays e in­mi­gran­tes, di­ce. El In­for­me del SPLC di­ce que la gran ma­yo­ría de es­tos gru­pos -­más de 600-­ son su­pre­ma­cis­tas blan­cos. El nú­me­ro de agru­pa­cio­nes ne­o­na­zis cre­ció de 99 a 121 en 2017, mien­tras que las an­ti­mu­sul­ma­nes, su­bie­ron de 101 a 114 en el mis­mo pe­rí­o­do. El SPLC di­ce que el ra­cis­mo es­tá cre­cien­do en par­te por el dis­cur­so de odio del pre­si­den­te Trump. "El pre­si­den­te Trump, en 2017 re­fle­jó lo que los gru­pos de su­pre­ma­cía blan­ca que­rí­an ver: un pa­ís en el que, des­de el más al­to car­go, se va­li­da el ra­cis­mo, los in­mi­gran­tes son ex­pul­sa­dos y los mu­sul­ma­nes pro­hi­bi­dos", di­jo Hei­di Bei­rich, una fun­cio­na­ria del SPLC. "Si se con­si­de­ra que re­cién en­tra­do el 2018, Trump lla­mó a los pa­í­ses afri­ca­nos "pa­í­ses de mier­da", es­tá cla­ro que no es­tá cam­bian­do su to­no". El ex­pre­si­den­te me­xi­ca­no Vi­cen­te Fox su­gi­rió en una en­tre­vis­ta con Bill Ma­her de HBO, que el ase­si­na­to se­rial de Par­kland fue "lo que ob­tie­nes" cuan­do "ha­blas des­de la Ca­sa Blan­ca con es­te len­gua­je agre­si­vo y vio­len­to, cuan­do dis­cri­mi­nas, cuan­do eres un ra­cis­ta". No voy a cul­par a los dis­cur­sos de Trump por las muer­tes de Par­kland, pe­ro él sin du­das po­dría ha­cer mu­cho más de lo que es­tá ha­cien­do pa­ra re­ver­tir el au­men­to del ra­cis­mo en Es­ta­dos Uni­dos, que le es­tá dan­do un pre­tex­to a al­gu­nos de­men­tes fuer­te­men­te ar­ma­dos pa­ra sa­lir a ma­tar gen­te. El pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos po­drí­a, en­tre otras co­sas, de­jar de de­mo­ni­zar a los in­mi­gran­tes, co­mo cuan­do di­jo que la ma­yo­ría de los me­xi­ca­nos in­do­cu­men­ta­dos son "cri­mi­na­les" y "vio­la­do­res". Esa es una men­ti­ra fla­gran­te, ya que la ta­sa de crí­me­nes co­me­ti­dos por in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos es mu­cho me­nor a la de aque­llos lle­va­dos a ca­bo por ciu­da­da­nos es­ta­dou­ni­den­ses, se­gún el Mi­gra­tion Po­licy Cen­ter. Trump po­dría de­jar de ha­cer co­men­ta­rios ra­cis­tas, co­mo cuan­do di­jo que un juez his­pa­no na­ci­do en Es­ta­dos Uni­dos no era ap­to pa­ra juz­gar un ca­so por­que "es me­xi­ca­no", o cuan­do afir­mó que "el Is­lam nos odia", co­mo si los 1.6 mil mi­llo­nes de mu­sul­ma­nes en el mun­do fue­ran an­ties­ta­dou­ni­den­ses. Ade­más, po­dría de­jar de ser tan to­le­ran­te con los gru­pos ne­o­na­zis, co­mo cuan­do cul­pó a "am­bos la­dos" por la vio­len­cia en Char­lot­tes­vi­lle, Vir­gi­nia, des­pués de que un su­pre­ma­cis­ta blan­co ata­có a un gru­po de ma­ni­fes­tan­tes an­ti­ra­cis­tas y ma­tó a una mu­jer. Y, lo más im­por­tan­te, Trump po­dría mos­trar li­de­raz­go y pe­dir la pro­hi­bi­ción de ar­mas de gue­rra, en lu­gar de ha­cer pro­pues­tas dis­pa­ra­ta­das co­mo la de ar­mar a par­te de los 3.5 mi­llo­nes de ma­es­tros de Es­ta­dos Uni­dos. No im­por­ta cuál sea nues­tra po­si­ción po­lí­ti­ca, es un he­cho que hay una epi­de­mia de ase­si­na­tos ma­si­vos y un au­men­to del ra­cis­mo en Es­ta­dos Uni­dos. Ese es un cóc­tel pe­li­gro­so, y Trump de­be­ría em­pe­zar a ha­cer al­go pa­ra evi­tar­lo.

Empresas boicotean a la Asociación delRifle tras la masacre

EL CONTROL DE ARMAS SUMA RESPALDO.
EL CONTROL DE ARMAS SUMA RESPALDO.

Va­rias em­pre­sas boi­co­te­an a la Aso­cia­ción Na­cio­nal del Ri­fle tras el ti­ro­teo en Flo­ri­da. Fir­mas re­co­no­ci­das, co­mo Hertz, can­ce­la­ron los des­cuen­tos que ofre­cí­an a los miem­bros de la or­ga­ni­za­ción en me­dio del de­ba­te so­bre la re­gu­la­ción del uso de ar­mas tras la ma­sa­cre en el se­cun­da­rio de Par­kland. Es­tas me­di­das, que su­po­nen qui­tar be­ne­fi­cios co­mo des­cuen­tos en ser­vi­cios que ofre­cí­an a los miem­bros de la Aso­cia­ción Na­cio­nal del Ri­fle (NRA), se dan en me­dio de un ca­lien­te de­ba­te so­bre la re­gu­la­ción del uso de ar­mas tras un nue­vo ti­ro­teo en una es­cue­la es­ta­dou­ni­den­se. La com­pa­ñía de al­qui­ler de au­tos Hertz, así co­mo su com­pe­ti­do­ra En­ter­pri­se, anun­cia­ron el vier­nes el fin de los des­cuen­tos a los miem­bros de la NRA, al igual que la em­pre­sa de se­gu­ros Me­tli­fe, la com­pa­ñía de se­gu­ri­dad en In­ter­net Syman­tec y va­rias ca­de­nas ho­te­le­ras, in­for­ma­ron va­rias agen­cias de no­ti­cias in­ter­na­cio­na­les. Una de las pri­me­ras em­pre­sas en can­ce­lar las ofer­tas es­pe­cia­les pa­ra miem­bros de la NRA fue el First Na­tio­nal Bank of Oma­ha, que de­jó de ofre­cer sus tar­je­tas de cré­di­to NRA, en res­pues­ta a la que­ja de sus clien­tes. La ma­sa­cre en la es­cue­la de Par­kland, en el es­ta­do de Flo­ri­da, en la que un exes­tu­dian­te abrió fue­go in­dis­cri­mi­na­da­men­te y ma­tó a 17 per­so­nas, re­a­vi­vó el siem­pre la­ten­te de­ba­te so­bre el con­trol del uso de ar­mas.