Corrientes 22 °C
Min. 22 °CMax. 33 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/821253

Enfermedad de Crohn y Colitis Ulcerosa

La mal­nu­tri­ción es una ca­rac­te­rís­ti­ca co­mún de la En­fer­me­dad In­fla­ma­to­ria In­tes­ti­nal (EII), de­pen­dien­do del gra­do de ac­ti­vi­dad en los pa­cien­tes es­tu­dia­dos y de su si­tua­ción am­bu­la­to­ria u hos­pi­ta­li­za­ción. Las de­fi­cien­cias nu­tri­cio­na­les o la in­ca­pa­ci­dad pa­ra man­te­ner el pe­so ade­cua­do ocu­rren en uno de ca­da dos pa­cien­tes por lo que el plan de ali­men­ta­ción es el re­cur­so esen­cial pa­ra tra­tar las ma­ni­fes­ta­cio­nes de la EII.

La re­la­ción de los pa­cien­tes con la co­mi­da se ve com­pro­me­ti­da a cau­sa del do­lor y/o la dia­rre­a. Al es­tar pre­o­cu­pa­do por su con­di­ción, en la ma­yo­ría de los ca­sos, se co­me me­nos. Por ello, una die­ta equi­li­bra­da pue­de man­te­ner el ni­vel de nu­trien­tes y evi­tar la pér­di­da de pe­so. El tra­ta­mien­to nu­tri­cio­nal co­mien­za con el de­ta­lle del plan ali­men­ta­rio in­di­vi­dua­li­za­do y ba­sa­do en la se­ve­ri­dad de los sín­to­mas. Al­gu­nas mo­di­fi­ca­cio­nes en la die­ta pue­den ayu­dar al ali­vio de és­tos en los pa­cien­tes con EII. Se de­ben ex­cluir ali­men­tos que pue­dan exa­cer­bar los sín­to­mas y, a tra­vés del re­gis­tro de co­mi­das, iden­ti­fi­car aque­llos que pue­dan cau­sar mo­les­tias. Los sín­to­mas de in­to­le­ran­cia (có­li­cos, do­lo­res ab­do­mi­na­les, dia­rrea y san­gra­do) sue­len ini­ciar­se des­pués de 12 a 24 ho­ras de in­ge­rir un ali­men­to es­pe­cí­fi­co, cuan­do al­gu­no ha­ya cau­sa­do un ma­les­tar, se re­co­mien­da qui­tar­lo de la die­ta por unos dí­as, pe­ro no ex­cluir­lo de­fi­ni­ti­va­men­te. Por el con­tra­rio, al ca­bo de un tiem­po, se lo pue­de vol­ver a in­cluir en pe­que­ñas ra­cio­nes. Si lue­go de in­ten­tar en al me­nos 3 oca­sio­nes (es­pa­cia­das y en pe­rí­o­do de re­mi­sión), el ma­les­tar se si­gue iden­ti­fi­can­do en re­la­ción a su in­ges­ta, re­cién en ese mo­men­to se po­drá eva­luar y qui­tar­lo por com­ple­to del plan de ali­men­ta­ción. Es­ta de­ci­sión se re­co­mien­da re­a­li­zar­la con el con­se­jo de un li­cen­cia­do en nu­tri­ción, quién de­sa­rro­lla­rá e im­ple­men­ta­rá un plan de cui­da­do, ba­sa­do en la eva­lua­ción pre­via y la sin­to­ma­to­lo­gí­a, re­co­men­dan­do so­lu­cio­nes con el fin de apor­tar los nu­trien­tes ne­ce­sa­rios pa­ra el co­rrec­to fun­cio­na­mien­to del or­ga­nis­mo.

Es im­por­tan­te des­ta­car que no exis­te evi­den­cia cien­tí­fi­ca que de­ter­mi­ne que al­gún ti­po de ali­men­to en es­pe­cial sea el res­pon­sa­ble de cau­sar, man­te­ner, pro­du­cir la re­ca­í­da o in­du­cir la re­mi­sión de la EII. Es­to sig­ni­fi­ca que los pa­cien­tes con EII de­ben es­tar aten­tos a lo que in­gie­ren en mo­men­tos de ac­ti­vi­dad de la en­fer­me­dad. Ob­je­ti­vos del tra­ta­mien­to nu­tri­cio­nal de la EII: *Me­jo­rar y man­te­ner el bie­nes­tar ge­ne­ral del pa­cien­te (op­ti­mi­zar la ca­li­dad de vi­da). *E­li­mi­nar los sín­to­mas y mi­ni­mi­zar los efec­tos co­la­te­ra­les y ad­ver­sos a lar­go pla­zo. *Re­du­cir la in­fla­ma­ción in­tes­ti­nal y, si es po­si­ble, fa­vo­re­cer la ci­ca­tri­za­ción de la mu­co­sa. *Man­te­ner las re­mi­sio­nes li­bres de cor­ti­coi­des. *E­vi­tar hos­pi­ta­li­za­cio­nes y ci­ru­gí­as por com­pli­ca­cio­nes. *Man­te­ner un buen es­ta­do nu­tri­cio­nal.

Se lla­ma en­fer­me­dad in­fla­ma­to­ria in­tes­ti­nal (EII) a un gru­po de pa­to­lo­gí­as in­fla­ma­to­rias del trac­to gas­troin­tes­ti­nal que in­clu­ye a la en­fer­me­dad de Crohn, a la co­li­tis ul­ce­ro­sa y a la co­li­tis in­de­ter­mi­na­da. Su cau­sa es des­co­no­ci­da, es au­toin­mu­ne, cró­ni­ca, in­fla­ma­to­ria, y re­vis­te gra­ve­dad si no se la diag­nos­ti­ca y tra­ta ade­cua­da­men­te. Se pre­sen­ta en for­ma in­ter­mi­ten­te y con se­ve­ri­dad va­ria­ble. Los prin­ci­pa­les sín­to­mas son: au­men­to en la fre­cuen­cia o ur­gen­cia eva­cua­to­ria, dia­rrea per­sis­ten­te por más de 4 se­ma­nas, do­lor ab­do­mi­nal, mo­co y/o san­gra­do en las he­ces, le­sio­nes pe­ria­na­les, fie­bre y/o vó­mi­tos. Pa­ra más in­for­ma­ción, te in­vi­ta­mos a vi­si­tar nues­tro nue­vo si­tio web: www.mas­vi­da.org.ar La "Fun­da­ción Mas Vi­da de Crohn & Co­li­tis Ul­ce­ro­sa", tie­ne co­mo mi­sión pro­mo­ver, fo­men­tar y eje­cu­tar es­tu­dios, in­ves­ti­ga­cio­nes y to­do ti­po de ac­cio­nes que con­tri­bu­yan, con ca­rác­ter pre­ven­ti­vo, a di­fun­dir en el co­lec­ti­vo de ni­ños y adul­tos, nú­cle­os fa­mi­lia­res y co­mu­ni­dad en ge­ne­ral, el co­no­ci­mien­to y al­can­ce de la En­fer­me­dad In­fla­ma­to­ria In­tes­ti­nal, y las des­ti­na­das a me­jo­rar las con­di­cio­nes que fa­vo­rez­can el diag­nós­ti­co, tra­ta­mien­to y ca­li­dad de vi­da de aque­llos que las pa­dez­can. Es miem­bro de la Fe­de­ra­ción Eu­ro­pea de Aso­cia­cio­nes de Crohn y Co­li­tis (EFC­CA), la Fe­de­ra­ción Ar­gen­ti­na de En­fer­me­da­des Po­co Fre­cuen­tes (FA­DE­POF) y de la Alian­za In­ter­na­cio­nal de Or­ga­ni­za­cio­nes de Pa­cien­tes (IA­PO).