Corrientes  
Min. 23 °CMax. 33 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/799736

Apuesto a que no odias los lunes

La vida cambia cuando cambiás vos. Cada paso que realices en dirección a tus sueños, por pequeño que sea, tiene el poder de dejarte más cerca de ellos ¿Cuál es el de hoy?
***
***

Es común que ciertos días de la semana las redes sociales nos recuerden qué día es, especialmente los viernes, cuando comienza el descanso semanal para muchos. Y ese mismo grupo de personas, al comenzar la semana envía también imágenes de caras tristes con la leyenda "Lunes otra vez". ¿Los recibís? ¿Los enviás también? ¿Te preguntaste por qué? Apuesto a que no odias los lunes, apuesto a que lo que odias es tu trabajo. Estamos en una época de transición, las distintas generaciones están en conflicto. Los más grandes no pueden entender a los jóvenes, a los que juzgan como con falta de compromiso, desinterés, pereza y otras cosas más. Los jóvenes no pueden entender a los mas grandes, quienes a su modo de ver "venden" su vida a cambio de dinero. El sacrificio y el pensar en la empresa antes que en ellos mismos es algo que no está ni remotamente cerca de formar parte de su filosofía. Este cambio de paradigma lleva años instalándose, el hecho de que el trabajo sea algo que "te tenga que gustar" es algo nuevo para muchos. El trabajo es trabajo dirán, el placer es otra cosa. Por otra parte, trabajar en lo que te gusta y disfrutarlo es parte del nuevo paradigma. Los jóvenes se comprometen, pero sólo si el acuerdo es mutuo.

¿Qué pasa entonces con los lunes? Pueden ser varias cosas: Que verdaderamente sientas que no naciste para la tarea que estás realizando. Que sí te guste lo que haces, pero tengas dificultades con las personas. Que en algún momento te hayas desmotivado y no hayas encontrado la manera de volver a estar bien. Que lo que no te esté gustando sea la manera en la que se están haciendo las cosas. Que estudiaste lo que estudiaste porque era lo que querían tus padres o porque simplemente no elegiste con el corazón. Y otras cosas más... Pero por suerte en todo eso con seguridad hay algo que podemos hacer para mejorar. Stephen Covey en su libro "Los siete hábitos de la gente altamente efectiva" habla de lo que él llama el círculo de preocupación y el círculo de Influencia. El primero es un círculo grande, que contiene todas las cosas que nos preocupan. El segundo es mas pequeño, está incluido en el anterior y contiene las cosas que nos preocupan pero que además está en nuestro poder intervenir para cambiarlas. Y es en eso en lo que se enfocan los protagonistas, en lo que sí está a su alcance modificar, en aquello en lo que sí tienen influencia. Muy por el contrario, quien asume el papel de víctima pone toda su energía y concentración en las cosas que le preocupan y sobre las cuales no tienen influencia: la economía del país, la falta de respeto de la gente, el incumplimiento de otros. Es decir, en todas esas cosas para las cuales quejarnos "es la única opción". La ontología del lenguaje nos abre un nuevo mundo de posibilidades y nos ayuda a entender que la forma en la que nos expresamos está dando forma a nuestra realidad.

Gracias a ella es posible brindar la atención que merece nuestro lenguaje y empezar a construir con nuestras palabras la vida que deseamos vivir. Eliminar la queja, dejar de echar la culpa a los demás, a las circunstancias e identificar nuestra zona de influencia, lo que sí está en nuestras manos hacer para mejorar y hacerlo. ¿Cómo te suena hacer una lista de las cosas que no te gustan de tu trabajo y poner al lado de cada una una "I" de Influencia o una "P" de Preocupación? El truco está justamente en esto: enfocarte sólo en aquellas cosas que sí podes cambiar -aunque sea un poco -y dejar de luchar internamente, quejarte y sentirte mal por todo lo que no está a tu alcance hacer. Casi te estoy oyendo decir: y si hay que hacer un cambio ¿por qué yo? Y yo te contesto con otra pregunta ¿Por qué no vos? Todos tenemos al alcance de la mano tomar la decisión de protagonizar nuestra vida, de dirigirla, de hacer algo cada día para estar mejor y ser mas felices. Muchas veces sentimos que otro debería hacer esto o aquello, pero pensémoslo bien, por más que lo repitamos mil veces eso tiene pocas posibilidades de suceder. Está en el ámbito de nuestras preocupaciones. Tomar la iniciativa de cambiar eso que necesitás para sentirte bien te hace sentir poderoso, devuelve a tus manos eso que algún día depositaste afuera: el control de tu propia vida. Si después de todo, de implementar los cambios que viste posibles para tu situación, seguís sintiendo que ese no es tu lugar, es bueno saber que podés usar esa misma técnica para salir de allí y ver qué está a tu alcance hacer cada día para cambiar de trabajo. La vida es demasiado corta como para tener el empleo equivocado. Leer los diarios, abrir tu cuenta en Linkedin para cargar tu experiencia e intereses, estudiar eso que te gusta y planificar qué querés que suceda en tu vida. La vida cambia cuando cambiás vos. Cada paso que realices en dirección a tus sueños, por pequeño que sea, tiene el poder de dejarte mas cerca de ellos ¿Cuál es el de hoy?

Coach Ontológico ProfesionalLicenciada en Sistemaswww.mejorymasfeliz.com