Corrientes 37 °C
Min. 27 °CMax. 37 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/793509

Aquellas Escuelas de Niñas

**
*_*
***

Alguna vez leímos una entrevista a un escritor de nota, en la que hablaba del "desierto de las bibliotecas". La idea era que cuando uno tiene muchos libros (y seguramente se trata de un fenómeno que se potencia para lo digital), de vez en cuando, si se hace tiempo para curiosear, se encuentra con obras de valor que no recuerda haber leído, otras que compró y guardó en los anaqueles y no se acordó más, o aquellas que sí, que leyó y que siguen interesándole pero, aunque le hagan falta, no las encuentra porque andan perdidas por ahí, en ese "desierto". En un Archivo pasa algo parecido, pero más complicado, porque el rejunte de los papeles lo hacen sujetos diferentes y porque, si el archivo tiene varios siglos de vida, como el de Corrientes… ¡mejor no hablemos¡ La cuestión es que en algunas de esas tardes lluviosas, en las que el horario y la falta de visitantes lo justifican, hurgando fondos de anaqueles en las salas del archivo, fueron apareciendo un "montón" de papeles escolares del siglo XIX, descolgados entre sí como hallazgos aislados, pero proponiendo una visión de conjunto coherente de lo que se actuaba por entonces en las Escuelas de Niñas. Hallazgos que agrupamos primero cronológicamente, hacia los años 1848 y 1857 y después, dentro de esa periodización, en los "cuadernos", los ejercicios con las "Cartillas" y "Catones", lo que parecen ser exámenes de escritura y matemática, dictados, listados con referencias explícitas, y hasta premios por escritos que hoy encuadraríamos dentro de las cuestiones de género.

-- De los "cuadernos", si cabe darles ese nombre, recuperamos una treintena. Están confeccionados a partir de dos folios de gran tamaño cortados y doblados por la mitad para obtener un cuadernillo de seis hojas, cosido por el centro y con los renglones hechos a lápiz por la maestra. En la primera hoja figura el nombre de la alumna (parecen ser todos de la "Escuela del Rosario"), y el de la maestra. Los cuadernos están fechados como inicio el 1 de mayo de 1848, el nombre de la maestra es Constancia Arriola, y en todas las carátulas, con letra presumiblemente de la enseñante, se repite lo que parece ser el mismo error ortográfico = "disípula" en vez de discípula. Adentro, los renglones son dobles, marcando el margen superior y el inferior donde debe ir contenida la escritura, y son ejercicios a lápiz sobre los "Catones", a excepción del último renglón, que es una copia realizada sobre la "Cartilla", de letras y números. Antes de seguir, aclaremos que el "Catón" era una suerte de manual que contenía párrafos cortos, con formato de sentencias morales y conceptos alfabetizadores, para la copia, y la "Cartilla", un material análogo, pero destinado al aprendizaje de las letras y los números, como si dijéramos a través del dibujo. Un ejemplo de sentencia moral: "El hombre nacido para gozar de Dios bien infinito Jamás puede saciarse con los bienes temporales". Un concepto con valor didáctico: "El oficio y el uso de las letras de que se ha tratado en la primera parte no bastan…". Al pie de cada trabajo, figura el nombre de la alumna, y el de la maestra o maestras intervinientes. Así sabemos que también enseñaban Victoria Cevallos y Josefa Muñoz. Los ejercicios de dictado son reconocibles porque, además de registrarse las comas, al pie se aclara que la alumna ha escrito "bajo la dirección" de las maestras, que para el caso aparecen citadas de a dos. Abajo del dictado, también está transcripto un ejercicio del silabario, con letras y en algunos casos también números. El papel empleado tiene una letra de agua sobre impresa que dice "London". El examen de Matemática pesquisado – en papel decorado como un pergamino - no tiene desperdicio, y se titula "Ecuación de Pagamentos". Lo comentamos con un profesor actual de esa asignatura, y nos dijo que hoy equivaldría a un ejercicio de matemática financiera, más bien de nivel universitario. El planteo propone: "Un comerciante tiene 3 pagarés firmados de 3524 ½ $ 4874 ¾ $ 5932 1/8 $ pagaderos el 1° a los 4 ½ Meses el 2° a los 5 meses 18 días y el 3° a los 7 meses 26 días; pero teniendo dinero suficiente para abonar en un día, desea saber cuál será el tiempo en que podrá verificarse el pago para que ninguna de las partes contratantes sufra pérdidas". En fin, la hoja de examen transcribe prolijamente todos los cálculos y la solución. Nada mal para una escuela de Niñas – el "Colegio del Rosario" – del año 1857¿no es cierto? Las evaluaciones de escritura del "Colejio (sic) del Rosario", también se realizan en papel grueso decorado, con el escudo provincial en su parte superior. Recordemos que los exámenes eran públicos, y se desarrollaban como actos solemnes a los que asistían del gobernador para abajo, y para la época de Pujol, los resultados eran publicados en el periódico. Con respecto a los listados. Uno, si bien no especifica el origen, por los apellidos – Portalea, Camelino, Igarzábal, Vedoya, Balbastro, Labougle, Cosio, Díaz de Vivar, Poisson, Contte, Grosso, Ábalos y Mantilla, entre otras, permite presumir que se trata de un Colegio para el patriciado. Las edades van desde 5 a 14 años. El otro listado del que disponemos pertenece a la "Escuela de Beneficencia bajo la dirección de Dña. Victoria Chevalier", y su interés radica en que las alumnas están agrupadas según sus capacidades, en "Escriben de fino y de cuentas", "Escriben de grueso", "Escriben en papel", "Catón" y "Cartilla", y sobre un total de 108, se enlistan diferenciándolas dos "criadas". También hay dos alumnas en la lista del Catón, que además al parecer saben utilizar un libro. De los casos que hoy consideraríamos incursos en las cuestiones de género, el primero es una práctica sobre el Catón de una Clara Cabral, que afirma: "Lo que suele ser falta muy ligera en los hombres es culpa grave en las mugeres (sic)". El segundo es el escrito de una "Premiada de 11 años por varias ramas", Emeteria Portalea, el 12 de diciembre de 1857. Por el contenido de sus párrafos, cabe presumir que fue premiada tanto en el plano áulico como en el religioso. El galardón es un fino papel recortado artísticamente y decorado con frutos y un ave, en el cual la niña afirma que "Antes del Cristianismo la muger (sic) estaba oprimida bajo la tiranía del varón, poco elevada sobre el rango de esclava como débil que era veíase condenada a ser la víctima del fuerte. Vino la religión cristiana, y con su doctrina de fraternidad en Jesucristo, y de igualdad ante Dios, sin distinción de condiciones ni sexos, destruyó el mal en su raíz enseñando al hombre que la muger no debía ser su esclava sino su compañera…" etc. Interesante ¿no? Hoy, 160 años más tarde, los movimientos de género en sus manifestaciones públicas sostienen todo lo contrario, y lo demuestran atacando sistemáticamente los templos durante sus concentraciones. Cosas veredes Sancho.