Corrientes 37 °C
Min. 27 °CMax. 37 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/790727

Desafío educativo

El prin­ci­pal de­sa­fío de la edu­ca­ción en tiem­pos de di­ver­si­dad es lo­grar que to­dos jue­guen de la for­ma que ca­da cual pue­da re­a­li­zar­lo, po­ten­cian­do las ca­pa­ci­da­des fí­si­cas y prin­ci­pal­men­te brin­dan­do he­rra­mien­tas que com­po­nen a una so­cie­dad con sus nor­mas, res­pe­to y so­li­da­ri­dad.
***
***

Por ello es que son de su­ma im­por­tan­cia al­gu­nos as­pec­tos que pue­den ayu­dar, ta­les co­mo: * Acep­tar la dis­ca­pa­ci­dad, * En­ten­der­la con ma­yor na­tu­ra­li­dad, * Evi­tar los ta­bú­es y * En­ten­der que una per­so­na con dis­ca­pa­ci­dad pue­de de­sa­rro­llar­se en la vi­da y cum­plir sus sue­ños. Una per­so­na se pue­de de­sa­rro­llar y ser ab­so­lu­ta­men­te fe­liz tam­bién a tra­vés de la dis­ca­pa­ci­dad, por lo que se de­be ga­ran­ti­zar el ac­ce­so a la par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va de to­dos. La par­ti­ci­pa­ción no siem­pre es in­ter­pre­ta­da en for­ma tan ta­xa­ti­va, hay un pun­to en el que el con­cep­to de equi­dad, no es con­tem­pla­do por los usos y cos­tum­bres.

Son mu­chas las le­yes y los ar­tí­cu­los que ha­cen re­fe­ren­cia a la ne­ce­si­dad de pa­sar de la in­te­gra­ción a la in­clu­sión, de edu­car con igual­dad de opor­tu­ni­da­des, en­tre otros, pe­ro a la so­cie­dad, es­ta con­cep­ción no lle­ga. Los ám­bi­tos for­ma­les y no for­ma­les, en don­de se prac­ti­can ac­ti­vi­da­des fí­si­cas, no es­ca­pan a es­te pre­con­cep­to y es a par­tir del con­tac­to di­rec­to, sis­te­má­ti­co y con­ti­nuo, don­de se em­pie­zan a pro­du­cir cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­vos. Se­gún Floyd Henry All­port, quien es con­si­de­ra­do co­mo el fun­da­dor de la Psi­co­lo­gía So­cial: "La dis­cri­mi­na­ción y los pre­jui­cios ha­cia un gru­po mi­no­ri­ta­rio pue­den re­du­cir­se por el con­tac­to di­rec­to en­tre in­di­vi­duos, pro­du­cien­do cam­bios en las ac­ti­tu­des". Se­ña­la cua­tro pos­tu­la­dos im­por­tan­tes a te­ner en cuen­ta a la ho­ra de me­jo­rar el con­tac­to di­rec­to: * La im­por­tan­cia de la igual­dad de sta­tus den­tro del gru­po. * La for­mu­la­ción de ob­je­ti­vos co­mu­nes. * La co­o­pe­ra­ción en­tre los in­di­vi­duos. * El apo­yo ne­ce­sa­rio a ni­vel ins­ti­tu­cio­nal y le­gis­la­ti­vo.

La Ac­ti­tud es: "U­na se­rie de cre­en­cias car­ga­das de emo­ción que pre­dis­po­nen a la per­so­na a cier­tos ti­pos de com­por­ta­mien­tos". (She­rrill, 1998). Pa­ra Ruiz (2002), las ac­ti­tu­des tie­nen tres com­po­nen­tes: * Cog­ni­ti­vo: las ide­as o cre­en­cias que te­ne­mos a prio­ri. * Afec­ti­vo: las emo­cio­nes que te­ne­mos aso­cia­das a esas ide­as. * Con­duc­tual: có­mo nos com­por­ta­mos fren­te a los com­po­nen­tes an­te­rio­res. Las prác­ti­cas in­clu­si­vas no son sim­ple­men­te agru­pa­mien­to de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad en ac­ti­vi­da­des con sus com­pa­ñe­ros sin dis­ca­pa­ci­dad, se tra­ta de pro­du­cir un cam­bio sig­ni­fi­ca­ti­vo, don­de to­dos los par­ti­ci­pan­tes pue­dan va­lo­rar la di­ver­si­dad, en­ri­que­cien­do sus vi­das al com­par­tir­las con per­so­nas de dis­tin­tas ca­rac­te­rís­ti­cas. Pa­ra ello se re­quie­re de un cam­bio en la mi­ra­da, un cam­bio en la ac­ti­tud de to­dos.

Se­gún el Dr. En­ri­que Pi­chón Ri­vié­re, pa­dre de la Psi­co­lo­gía So­cial en Ar­gen­ti­na, el gru­po: "Con­jun­to res­trin­gi­do de per­so­nas que li­ga­das por cons­tan­tes de tiem­po y es­pa­cio, ar­ti­cu­la­das por su mu­tua re­pre­sen­ta­ción in­ter­na se pro­po­ne, en for­ma ex­plí­ci­ta o im­plí­ci­ta, una ta­rea que cons­ti­tu­ye su fi­na­li­dad, in­te­rac­tuan­do a tra­vés de com­ple­jos me­ca­nis­mos de asun­ción y ad­ju­di­ca­ción de ro­les". En to­da con­for­ma­ción gru­pal, el To­do nun­ca es igual a la Su­ma de las Par­tes, no exis­te una re­la­ción arit­mé­ti­ca li­ne­al, por­que las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les de­fi­nen la iden­ti­dad de una co­mu­ni­dad. Por to­do es­to, cre­e­mos que el buen re­sul­ta­do lle­ga­rá y lo ha­rá de la ma­no de tra­tar de ex­tra­er lo que cre­e­mos no te­ner: ca­pa­ci­dad de lu­cha, re­si­lien­cia y to­do en una ba­se gru­pal, pues in­di­vi­dual­men­te la en­fer­me­dad nos su­pe­ra­rá, mien­tras que si va­mos jun­tos, ire­mos vien­do los re­sul­ta­dos con se­gu­ri­dad.

(*) Ope­ra­dor en Psi­co­lo­gía So­cial