Corrientes 31 °C
Min. 27 °CMax. 37 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/790025

La grandeza de dejar que otro sea quien haga el gol

La habilidad más buscada en el mundo del trabajo no se aprende en las universidades ni en los másters, se aprende en una cancha de fútbol, de hockey o de rugby.
***
***

Es­te sá­ba­do fi­na­li­zó el Cam­pe­o­na­to In­te­res­cue­las de Fút­bol en la ciu­dad de Co­rrien­tes y por se­gun­do año con­se­cu­ti­vo se con­sa­gró cam­pe­ón en su ca­te­go­rí­a, uno de los gru­pos del Club en que par­ti­ci­pa uno de mis hi­jos. És­te gru­po en es­pe­cial, se for­mó allí mis­mo des­de muy tem­pra­na edad. Fue­ron cre­cien­do con el de­por­te y apren­dien­do una de las ha­bi­li­da­des más im­por­tan­tes pa­ra cual­quier per­so­na que de­see in­ser­tar­se en el mun­do la­bo­ral en cual­quie­ra de sus for­mas: "el tra­ba­jo en equi­po". El fút­bol sue­le ser un de­por­te lle­no de pa­sio­nes, pe­ro ob­ser­var a és­te gru­po en es­pe­cial sor­pren­de so­bre­ma­ne­ra por la paz y la se­re­ni­dad que se ve en ellos. Son au­tén­ti­cos ca­ba­lle­ros en su for­ma de in­te­rac­tuar, en la ma­ne­ra en que se alien­tan mu­tua­men­te y en la for­ma en que ma­ne­jan los erro­res de sus com­pa­ñe­ros. Tu­vie­ron que apren­der a ma­ne­jar el fra­ca­so, pe­ro por suer­te tam­bién el éxi­to y fue pro­ba­ble­men­te por to­das es­tas ac­ti­tu­des que lo vie­nen lo­gran­do. En es­to tie­nen mu­cho que ver sus en­tre­na­do­res en­ca­be­za­dos por el pro­fe­sor Jo­a­quín Suá­rez, ya que él mis­mo tie­ne esa for­ma tran­qui­la de ser y de en­se­ñar. Con­fie­so que no era bien com­pren­di­do en un prin­ci­pio, ya que la pa­sión de al­gu­nos pa­dres por el de­por­te se ha­cía no­tar cuan­do se pre­gun­ta­ban: ¿Qué pa­sa con el di­rec­tor téc­ni­co que no les di­ce na­da? Y con gri­tos in­ten­ta­ban alen­tar­los a su ma­ne­ra. To­do es­te ca­mi­no fue un apren­di­za­je pa­ra los chi­cos, pe­ro tam­bién pa­ra los pa­dres, ya que a cau­sa de apa­sio­na­dos co­men­ta­rios di­ri­gi­dos al ár­bi­tro en una opor­tu­ni­dad hu­bie­ron al­gu­nos par­ti­dos "sin pú­bli­co del club" co­mo san­ción. Fue muy gra­cio­so ya que los pa­dres, to­dos ins­trui­dos, adul­tos res­pon­sa­bles, la ma­yo­ría pro­fe­sio­na­les y has­ta do­cen­tes, tu­vi­mos una lec­ción jun­to con los ni­ños so­bre la ma­ne­ra co­rrec­ta de es­tar en una can­cha.

Po­co a po­co y ob­ser­van­do, fue po­si­ble des­cu­brir el por­qué de és­ta for­ma de en­se­ñar. No les es­ta­ban en­se­ñan­do a ga­nar, les es­ta­ban en­se­ñan­do a "ser". Mi ma­es­tro en el mun­do del Co­a­ching, Os­car An­zo­re­na, en su li­bro "Ma­es­tría Per­so­nal, el ca­mi­no del li­de­raz­go" ha­bla de dos pa­ra­dig­mas: En el pri­me­ro de ellos nos es­for­za­mos en "ha­cer", pa­ra así "ob­te­ner" y re­cién allí, en ba­se a lo ob­te­ni­do (el cam­pe­o­na­to por ejem­plo), "ser". Y allí di­re­mos "so­mos cam­pe­o­nes". Ha­cer : Ob­te­ner : Ser És­te pa­ra­dig­ma tie­ne de ma­lo que si nos en­fo­ca­mos en el ob­te­ner co­mo me­ta prin­ci­pal, po­de­mos ca­er en la tram­pa de em­ple­ar téc­ni­cas po­co ho­no­ra­bles, ta­les co­mo las que la­men­ta­ble­men­te so­le­mos ver en el fút­bol pro­fe­sio­nal y de esa ma­ne­ra el ob­te­ner se vin­cu­la a una ma­ne­ra en que el "ser" se ve ne­ga­ti­va­men­te afec­ta­do. An­zo­re­na tam­bién nos ha­bla de otro pa­ra­dig­ma en el que vin­cu­la­mos nues­tro "ha­cer" con el "ser" y po­ne al "ob­te­ner" co­mo con­se­cuen­cia de és­tas dos y no co­mo ob­je­ti­vo prin­ci­pal. Ser : Ha­cer : Ob­te­ner En és­te ca­so pri­me­ro es­tá "ser" (ca­ba­lle­ros, com­pa­ñe­ros, res­pe­tuo­sos, hu­mil­des), el "ha­cer" en es­te ca­so es­tá ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­do con nues­tro "ser", por­que se jue­ga co­mo se "es" y es un fin en sí mis­mo, lue­go el "ob­te­ner", pue­de o no es­tar y aún así los chi­cos lo­gran sus ob­je­ti­vos sa­bien­do quié­nes son y por­qué ha­cen lo que ha­cen.

Y cuan­do las co­sas se ha­cen bien, el "ob­te­ner" ter­mi­na sien­do una con­se­cuen­cia ca­si ine­vi­ta­ble. Cuan­do tra­ba­jo co­a­che­an­do em­pre­sas, de acuer­do al ca­so, sue­lo su­ge­rir­les re­a­li­zar al­gún de­por­te de equi­po de ma­ne­ra con­jun­ta, ya que na­da pre­pa­ra tan bien pa­ra el tra­ba­jo co­mo un de­por­te don­de las re­glas de jue­go di­cen que ga­na­mos no cuan­do ca­da uno ga­na de ma­ne­ra in­di­vi­dual si­no cuan­do co­mo equi­po lo lo­gra­mos. Cuan­do man­te­ne­mos ba­jo con­trol los egos in­di­vi­dua­les y te­ne­mos la su­fi­cien­te gran­de­za de de­jar que el gol lo ha­ga otro, sa­bien­do que de la mis­ma ma­ne­ra ob­ten­dre­mos ese "cen­tro" que nos per­mi­ti­rá ha­cer el gol a no­so­tros mis­mos. Tan­to las per­so­nas co­mo las em­pre­sas se be­ne­fi­cian al po­ner el fo­co en la ma­ne­ra de es­tar sien­do en el mun­do, ya que és­ta es la ba­se so­bre la cual se apo­yan los éxi­tos.

Tan­to a los ni­ños co­mo a los em­ple­a­dos en una em­pre­sa, el de­por­te en equi­po les pue­de ayu­dar: * A ser bue­nos com­pa­ñe­ros y a sa­ber que lo­grar los ob­je­ti­vos es mas fá­cil con el apo­yo mu­tuo. * A man­te­ner cla­ras las re­glas de jue­go y res­pe­tar­las. A en­ten­der que no son ar­bi­tra­rias, si­no que al igual que en la so­cie­dad, se han es­ta­ble­ci­do pa­ra con­ser­var la ar­mo­ní­a. * A ser to­le­ran­tes, ya que to­dos so­mos dis­tin­tos y te­ne­mos di­fe­ren­tes ha­bi­li­da­des que pue­den ser apro­ve­cha­das pa­ra el be­ne­fi­cio del gru­po. * A li­de­rar y de­jar­se li­de­rar, ya que esos ro­les de­be­rán ser asu­mi­dos de ma­ne­ra al­ter­na­ti­va en di­fe­ren­tes mo­men­tos. * A ser dis­ci­pli­na­dos y com­pro­me­ti­dos ya que el con­jun­to es­tá es­pe­ran­do al­go de ca­da uno de los in­te­gran­tes. * A pen­sar de ma­ne­ra es­tra­té­gi­ca, ya que ba­sa­dos en las di­fe­ren­cias se de­be­rán em­ple­ar de la me­jor ma­ne­ra las dis­tin­tas ha­bi­li­da­des de los in­te­gran­tes. * A ser hu­mil­des y a ma­ne­jar la frus­tra­ción, ya que en la vi­da co­mo en el jue­go se de­be­rán en­fren­tar de­rro­tas y fra­ca­sos. * A ge­ne­rar con­fian­za y a for­ta­le­cer los vín­cu­los. * A me­jo­rar y pu­lir las ha­bi­li­da­des co­mu­ni­ca­cio­na­les. Por to­do eso y mu­cho más, el de­por­te en equi­po bien en­ten­di­do tie­ne la ca­pa­ci­dad de for­mar hom­bres de bien y a co­la­bo­rar en me­jo­rar las re­la­cio­nes en­tre las per­so­nas que lo prac­ti­can.

Co­ach On­to­ló­gi­co Pro­fe­sio­nalwww.me­jory­mas­fe­liz.comFa­ce­bo­ok: Me­jor y Más Fe­liz Co­a­ching