Corrientes 35 °C
Min. 27 °CMax. 37 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/786092

Cuando la educación abre caminos

Los consejos del estimado profesor y la aplicación de los mismos me dieron opimos frutos, al punto que, los vecinos de todas las escuelas, por donde anduve, colaboraron conmigo sin retaceos contribuyeron al crecimiento profesional.
***
***

Cuan­do es­tu­dia­ba en la que­ri­da es­cue­la Re­gio­nal, te­ní­a­mos un pro­fe­sor lla­ma­do Bur­gos Cont­te, a quien es­pe­rá­ba­mos an­sio­sos por­que que­rí­a­mos es­cu­char sus cla­ses, en ra­zón de que nos ha­bla­ba, no so­la­men­te de su ma­te­ria, si­no de sus aven­tu­ras de ca­za, por­que era ca­za­dor y al­gu­nas de ella eran ex­tra­or­di­na­rias, co­mo cuan­do se en­con­tra­ron con una ma­na­da de chan­chos ja­ba­lí­es y él con su com­pa­ñe­ro tu­vie­ron que su­bir­se a los ár­bo­les pa­ra evi­tar­los, lo cual ser­vi­rá pa­ra otro re­la­tos. El ca­so es que que­rí­a­mos es­cu­char sus cla­ses por­que eran in­te­re­san­tí­si­mas, al pun­to que, a ve­ces con­ti­nua­ba en el re­creo y se­guía con su con­ver­sa­ción has­ta la lle­ga­da del si­guien­te pro­fe­sor; en una oca­sión fal­tó el de la ma­te­ria si­guien­te, por lo que no­so­tros le pe­di­mos que si­ga con no­so­tros y él ac­ce­dió. El muy es­ti­ma­do pro­fe­sor lla­ma­do Bur­gos Cont­te, siem­pre nos acon­se­ja­ba que cuan­do se­a­mos de­sig­na­dos ma­es­tros o, con más ra­zón, di­rec­tor en una es­cue­la, ha­ga­mos al­go be­ne­fi­cio­so pa­ra la co­mu­ni­dad pa­ra que és­ta co­la­bo­re es­pon­tá­ne­a­men­te con no­so­tros. Yo lle­va­ba a la prác­ti­ca siem­pre y me da­ba óp­ti­mo re­sul­ta­do. En la pri­me­ra es­cue­la a la que as­cen­dí a di­rec­tor in­fan­til, con gra­do a car­go, ya fui ca­sa­do con Car­men, a quién pro­me­tí que nos ca­sa­rí­a­mos cuan­do as­cien­da a di­rec­tor pa­ra te­ner ca­sa don­de vi­vir; pre­gun­té a los ve­ci­nos cuál era su ma­yor pro­ble­ma y to­dos, sin ex­cep­ción, me con­tes­ta­ron que era es ais­la­mien­to y que ne­ce­si­ta­ban un ca­mi­no. El úni­co me­dio pa­ra sa­lir de allí era un tren­ci­to de tro­cha an­gos­ta, que lle­va­ba a Las Pal­mas del Cha­co Aus­tral, em­pre­sa que te­nía una su­cur­sal en el lu­gar don­de no fal­ta­ba na­da. Tal es así, que cuan­do Car­men es­tu­vo em­ba­ra­za­da de Car­men­ci­ta, la ma­yor de las hi­jas com­pró de allí la la­na pa­ra ha­cer es­car­pi­nes, sa­qui­tos y otras co­sas de abri­go pa­ra el in­vier­no. Yo es­ta­ba aten­to a las ne­ce­si­da­des del ve­cin­da­rio y cuan­do se le­van­tó un ra­mal del tren­ci­to, la Com­pa­ñía lo le­van­tó des­de el Ki­ló­me­tro 62 al 75, pen­sé ha­cer un ca­mi­no, apro­ve­chan­do el te­rra­plén que que­dó; era cues­tión de en­san­char­lo y re­po­ner la ma­de­ra de las al­can­ta­ri­llas y el puen­te.

Lla­mé a reu­nión de ve­ci­nos y les co­mu­ni­qué la idea y, des­pués de un cuar­to in­ter­me­dio en que que­da­ron pen­san­do, me di­je­ron que era im­po­si­ble, por­que ha­bía que ha­cer las al­can­ta­ri­llas y el puen­te, lo cual era im­po­si­ble, por­que cuan­do se le­van­tó di­cho ra­mal, la com­pa­ñía lle­vó los dur­mien­tes y el ma­de­ra­men de las al­can­ta­ri­llas y el puen­te. De ma­ne­ra que to­do que­dó sin efec­to. Ese fin de se­ma­na vi­no un in­mi­gran­te si­rio li­ba­nés que te­nía un gran ne­go­cio en el ki­ló­me­tro 75; el ex­tre­mo del ra­mal, des­de don­de ha­bía ca­mi­nos a La Edu­vi­ges y El Za­pa­llar, hoy San Mar­tín, a de­cir­me que mi idea era re­a­li­za­ble que él iba a po­ner dos pa­las de buey y un ha­cen­da­do que se en­con­tra­ba a la ve­ra de di­cho te­rra­plén do­na­ría una apla­na­do­ra con su co­rres­pon­dien­te trac­ción a san­gre; en­ton­ces le pre­gun­té si es­ta­ba dis­pues­to a ve­nir la pró­xi­ma se­ma­na pa­ra de­cir­le a mis ve­ci­nos, es­to que aca­ba­ba de ex­pre­sar­me y me con­tes­tó que sí. Ese fin de se­ma­na, vi­no nue­va­men­te el co­mer­cian­te de ori­gen si­rio li­ba­nés, por lo que ci­té a to­dos los ve­ci­nos a quie­nes ex­pu­so lo que me di­jo a mí. Esa vez vi más en­tu­sias­mo en mis ve­ci­nos, no­té que el cuar­to in­ter­me­dio sir­vió pa­ra que re­ca­pa­ci­ten y acep­ten la po­nen­cia que los sa­ca­ría del ais­la­mien­to, in­clu­si­ve se for­mó el con­sor­cio ca­mi­ne­ro que cuan­do se apro­bó, lle­va­ría el nú­me­ro 27 y el pre­si­den­te de la co­o­pe­ra­do­ra es­co­lar, el se­ñor Isa­be­li­no Quin­ta­na oriun­do del Pa­ra­guay me di­jo que, años an­tes, tra­ba­jó en una cua­dri­lla ca­mi­ne­ra en su pa­ís don­de, sin la pre­sen­cia de un in­ge­nie­ros, cons­truí­an puen­tes y que él, si tu­vie­ra to­do el ma­te­rial se en­car­ga­ría de cons­truir el puen­te so­bre el río Co­rren­to­so. De la ma­de­ra me en­car­ga­ría yo cu­yo trá­mi­te tie­ne su his­to­ria, lle­na de vi­ci­si­tu­des. En efec­to, en el ex­tre­mo de otro ra­mal del de­cau­vi­lle, el tren­ci­to de tro­cha an­gos­ta, lla­ma­do El Per­di­do, ha­bía un gran ase­rra­de­ro de un se­ñor Juan Hardy, a quién ten­dría que pe­dir su co­la­bo­ra­ción; di­cho po­bla­do es­ta­ba va­rias le­guas de mi es­cue­la, así que tu­ve que ir a ca­ba­llo ese día que fui me en­te­ré que es­ta­ba en su es­tan­cia la Au­ro­ra, a ori­llas del río Ber­me­jo, a va­rias le­guas de dis­tan­cia y no me aco­bar­dé, se ve que era de­ci­di­do y se­guí has­ta allí, pe­ro es­ta vez me acom­pa­ñó un co­le­ga Za­mu­dio, di­rec­tor de la úni­ca es­cue­la del lu­gar y cuan­do lle­ga­mos, nos di­jo el ca­pa­taz que el pa­trón es­ta­ba en la ca­ma, al­go en­fer­mo. Mi acom­pa­ñan­te me di­jo, es­ta­mos de ma­la suer­te, creo que te­ne­mos que vol­ver­nos sin cum­plir nues­tro ob­je­ti­vo, en­ton­ces yo le con­tes­té, si lle­ga­mos has­ta aquí es­toy dis­pues­to a que­mar has­ta el úl­ti­mo car­tu­cho y le di­je al ca­pa­taz que le pre­gun­te, si po­día re­ci­bir­nos.

El em­ple­a­do en­tró a cum­plir mi en­car­go y sa­lió al ins­tan­te, pa­ra de­cir­me, que pa­se. Cuan­do en­tra­mos, me di­jo, "creo que no es el pro­ble­ma de mi sa­lud que los hi­zo ve­nir has­ta aquí, dí­ga­me que pro­ble­ma los tra­e, soy to­do oí­dos". Cuan­do le di­je que ve­nía a pe­dir­le su co­la­bo­ra­ción pa­ra cons­truir un ca­mi­no, se aga­chó y es­cu­chó aten­ta­men­te to­do lo que le de­cía y, fi­nal­men­te, le­van­tó la ca­be­za, me mi­ró fi­ja­men­te. Me sor­pren­dió su res­pues­ta, pues me ex­pre­só: "los fe­li­ci­to, yo voy es­te fin de se­ma­na al Per­di­do y di­ré a mi ca­pa­taz, que le dé prio­ri­dad a vues­tro pe­di­do y que to­da la ma­de­ra que ne­ce­si­tan, les ha­rá lle­gar, don­de us­te­des di­gan". Con esa no­ti­cia vol­ví y reu­ní a la co­mi­sión Pro Ca­mi­no y les co­mu­ni­qué el re­sul­ta­do de mi ges­tión; el se­ñor Isa­be­li­no Quin­ta­na fu­tu­ro cons­truc­tor del puen­te me di­jo en­ton­ces "ya es­tá el ca­mi­no, es cues­tión de que nos pon­ga­mos a tra­ba­jar". En efec­to des­pués de dar cla­se re­co­rría a ca­ba­llo to­do el ca­mi­no y com­pro­bé que se tra­ba­ja­ba en to­da su ex­ten­sión y Quin­ta­na, se ha­lla­ba abo­ca­do a la cons­truc­ción del puen­te. Cuan­do tiem­po des­pués as­cen­dí a Di­rec­tor de la Es­cue­la nú­me­ro 375, so­bre ca­mi­no na­cio­nal, si es­pe­ra­ba un po­co más hu­bie­ra sa­li­do por allí, pe­ro yo no que­ría per­der tiem­po y sa­lí con el deu­ca­vill, has­ta Las Pal­mas y de allí a mi nue­vo des­ti­no. La Di­rec­ción de la Es­cue­la nú­me­ro 375, de El Pa­rai­sal, que sig­ni­fi­có un as­cen­so pa­ra mí, por­que es­ta­ba so­bre ca­mi­no na­cio­nal con el pa­so de cua­tro co­lec­ti­vos dia­rios, de ida y de vuel­ta y otras ven­ta­jas, de­ri­va­das de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Esa es­cue­la es­ta­ba en una co­lo­nia de hi­jos de mon­te­ne­gri­nos, se­gún el co­le­ga a quién re­em­pla­cé, una hor­da de sal­va­jes que, que­rrí­an me­ter­se has­ta con la es­cue­la. No obs­tan­te, no me aco­bar­dé por las ra­zo­nes pun­tua­li­za­das. Ya re­la­té en otra no­ta, pu­bli­ca­da por épo­ca, don­de po­nía de ma­ni­fies­to mi es­tra­te­gia pa­ra con­se­guir au­to­ri­dad. De ma­ne­ra que, no me ami­la­né y sa­lí ai­ro­so, pues las bon­da­des del as­cen­so eran, pa­ra mí, su­pe­rio­res a los pro­ble­mas que po­drí­an sur­gir y no me equi­vo­qué pues co­mo de­cí­a, sa­lí ai­ro­so. Un so­bri­no po­lí­ti­co que es­tá em­ple­a­do en Via­li­dad del Cha­co me di­jo, años des­pués, que el ca­mi­no se en­cuen­tra to­da­vía en ser­vi­cio. Co­sa co­rro­bo­ra­da por mí, años des­pués, sien­do Ins­pec­tor Sec­cio­nal, cuan­do un hi­jo me lle­vó con su ca­mio­ne­ta y Car­men, mi es­po­sa y yo, nos fo­to­gra­fia­mos en el puen­te, re­cos­ta­dos en la ba­ran­da. Con­se­cuen­te­men­te, ese ca­mi­no sir­vió a los ve­ci­nos pa­ra sa­car­los de su ais­la­mien­to y aún años des­pués, se­guía en ser­vi­cio. El co­le­ga que me re­em­pla­zó, me con­tó años des­pués, que lle­gó a en­trar un co­lec­ti­vo que, da­ba la vuel­ta por Sel­vas del Río de Oro, el cual cons­tru­yó el ca­mi­no, si­guien­do nues­tro ejem­plo, cuan­do se le­van­tó el ra­mal del deu­co­vill, el tren­ci­to de tro­cha an­gos­ta. La ver­dad es que, los co­se­jos del es­ti­ma­do pro­fe­sor y la apli­ca­ción de los mis­mos, me die­ron opi­mos fru­tos, al pun­to que, los ve­ci­nos de to­das las es­cue­las por don­de an­du­ve, co­la­bo­ra­ron con­mi­go, sin re­ta­ce­os, con­tri­bu­yen­do, ade­más, a que as­cien­da al car­go de ma­yor je­rar­quía del ex Con­se­jo Ge­ne­ral de Edu­ca­ción en las Pro­vin­cias o sea Ins­pec­tor Sec­cio­nal de Es­cue­las Na­cio­na­les, con el que me ju­bi­lé y hoy dis­fru­to, con ello, des­pués de tan­tos años.