Corrientes  
Min. 23 °CMax. 33 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/767566

Tomar buenas decisiones

El Coaching Ontológico sirve para que te hagas las preguntas que nunca te hiciste y, más importante aún, que te las respondas.

***
***

Las per­so­nas es­ta­mos cons­tan­te­men­te en tran­si­ción en­tre lo que fue, lo que pue­de ser y lo que po­dría lle­gar a ser. An­te nues­tros ojos los ca­mi­nos se pre­sen­tan tar­de o tem­pra­no co­mo una en­cru­ci­ja­da y te­ne­mos que ele­gir. Ele­gir es sin du­da un gran pri­vi­le­gio, pe­ro tam­bién es una gran res­pon­sa­bi­li­dad por­que los re­sul­ta­dos que ob­ten­ga­mos irán ad­qui­rien­do for­ma se­gún las de­ci­sio­nes que va­ya­mos to­man­do en nues­tras vi­das y por ex­ten­sión a to­do y a to­dos los que nos ro­de­an. Las de­ci­sio­nes las po­de­mos to­mar so­pe­san­do las con­se­cuen­cias que ten­drá to­mar­las o no, es de­cir de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca y sin pen­sar de­ma­sia­do en qué re­sul­ta­do aca­rre­a­rá. De­pen­dien­do de la mag­ni­tud de la de­ci­sión, no da­rá igual si la pen­sa­mos o no. Es de­cir, no es de­ma­sia­do im­por­tan­te lo que de­ci­do co­mer el día de hoy, pe­ro sí se­rá im­por­tan­te si lo que es­toy pla­ne­an­do es la co­mi­da de to­do un mes o to­da una vi­da, la de­ci­sión, aun­que re­fe­ri­da al mis­mo te­ma, ten­drá di­fe­ren­te pe­so y se­rá di­fe­ren­te el tra­ta­mien­to que le da­re­mos si pen­sa­mos en nues­tra sa­lud y ren­di­mien­to fí­si­co e in­te­lec­tual. Aho­ra, pen­san­do en el ti­po de de­ci­sio­nes que tie­nen el po­ten­cial de de­fi­nir el rum­bo de nues­tras vi­das, ¿de qué de­pen­de que se­a­mos o no ca­pa­ces de to­mar bue­nas de­ci­sio­nes? En pri­mer lu­gar, una bue­na de­ci­sión va a es­tar ba­sa­da en lo que pa­ra mí es im­por­tan­te, por ello es tan im­por­tan­te re­a­li­zar in­ver­sio­nes de tiem­po y, por qué no, has­ta de di­ne­ro pa­ra po­der co­no­cer­nos a no­so­tros mis­mos. Pue­de pa­re­cer fá­cil pe­ro es to­do un re­to lle­gar a com­pren­der, ser ho­nes­tos y dar­nos per­mi­so pa­ra sen­tir y ser quie­nes re­al­men­te so­mos, sa­ber qué de­se­a­mos de ver­dad pa­ra po­der orien­tar­nos a con­se­guir­lo. Es muy im­por­tan­te pa­ra lo­grar una vi­da au­tén­ti­ca, no po­ner­nos pie­dras en el ca­mi­no a no­so­tros mis­mos y al­can­zar lo que nos pro­pon­ga­mos de ma­ne­ra sa­lu­da­ble.

***
***

Per­mi­ti­mos que la vi­da, las cir­cuns­tan­cias, las ex­pe­rien­cias, nues­tros pa­dres, ami­gos, je­fes et­cé­te­ra va­yan opa­can­do y has­ta ocul­tan­do nues­tro ver­da­de­ro yo y ter­mi­na­mos se­pul­tan­do nues­tras ver­da­de­ras ne­ce­si­da­des pa­ra adap­tar­nos a lo que los de­más es­pe­ran de no­so­tros y eso nos va ale­jan­do po­co a po­co de nues­tra fe­li­ci­dad. ¿Cuán­to ha­ce que no te pre­gun­tás qué de­se­ás re­al­men­te?, ¿sa­bés qué es eso que te im­pul­sa, que te ha­ce avan­zar?, ¿con qué so­ñás?, ¿con na­da?, ¿con qué so­ña­bas an­tes de se­pul­tar tu ver­da­de­ro yo? Y ya que es­ta­mos de­ci­di­dos a en­con­trar­te allí den­tro, ¿a qué le te­nés mie­do?, ¿qué man­tie­ne ocu­pa­da tu men­te con fre­cuen­cia?, ¿cuá­les son las emo­cio­nes que ex­pe­ri­men­tás con más fre­cuen­cia?, ¿A­le­grí­a? ¿An­gus­tia? ¿Tris­te­za? Cuál es la que pre­do­mi­na la ma­yor par­te del dí­a? Si te sen­tís eno­ja­do la ma­yor par­te del tiem­po es pro­ba­ble que la vi­da te de­vuel­va al­go muy pa­re­ci­do al eno­jo, ¿o pen­sa­bas que la fra­se esa de la abue­li­ta de que la vi­da es un es­pe­jo es pu­ro cuen­to? No es una ta­rea fá­cil de­jar de aten­der a las ex­pec­ta­ti­vas que los de­más tie­nen so­bre no­so­tros, so­bre to­do por­que nos sa­le en au­to­má­ti­co, no nos pro­po­ne­mos tra­tar de sa­tis­fa­cer a to­do el mun­do, pe­ro lo ha­ce­mos aun­que no sea nues­tra in­ten­ción, ya que al pa­re­cer nues­tro ce­re­bro es­tá pro­gra­ma­do pa­ra ha­cer­lo. Las ex­pe­rien­cias que ha­yas te­ni­do en tu vi­da con­di­cio­nan, so­bre to­do si te hi­cie­ron su­frir, van a te­ner in­fluen­cia en las de­ci­sio­nes que vas a to­mar en el fu­tu­ro, ya que ca­da vez que ve­as al­go que pue­das com­pa­rar con tu ex­pe­rien­cia pre­via, vas a sen­tir que ya sa­bes có­mo son las co­sas y vas a to­mar una de­ci­sión sin ana­li­zar de­ma­sia­do la si­tua­ción que se pre­sen­ta en es­te mo­men­to en par­ti­cu­lar. ¿Cuál es tu for­ma de re­ac­cio­nar an­te las cir­cuns­tan­cias? Esa ma­ne­ra par­ti­cu­lar de ser ¿Es­tá ali­ne­a­da con tus de­se­os, con tus sue­ños y tus pro­yec­tos? Si la res­pues­ta es no, esa con­duc­ta no te acer­ca a tus ob­je­ti­vos, esa con­duc­ta te va a di­fi­cul­tar con­se­guir lo que te pro­pon­gas por­que no tie­ne na­da que ver con tu ver­da­de­ro yo, si­no con el aná­li­sis que es­tás ha­cien­do de las cir­cuns­tan­cias. Cuan­do nos va­mos co­no­cien­do a no­so­tros mis­mos, nos va­mos acer­can­do a nues­tro ver­da­de­ro yo y pres­ta­mos aten­ción a lo que ne­ce­si­ta­mos pa­ra es­tar bien.

Tam­bién en el ca­mi­no de nues­tra fe­li­ci­dad pue­de in­ter­po­ner­se lo que nos cau­sa al­go de su­fri­mien­to y mu­chas ve­ces ese su­fri­mien­to nos lo pro­vo­ca­mos no­so­tros mis­mos. ¿Que­rés sa­ber có­mo? Nos ha­ce­mos da­ño cuan­do pre­ten­de­mos que las co­sas se­an di­fe­ren­tes de lo que son y en es­to, te­ne­mos que asu­mir que hay co­sas que es­tán fue­ra de nues­tro al­can­ce cam­biar... po­der de­ter­mi­nar sa­na­men­te qué es­tá a nues­tro al­can­ce cam­biar y to­mar la de­ci­sión de ha­cer­lo pue­de acer­car­nos un po­co más a la fe­li­ci­dad. El pun­to aquí es­tá en re­a­li­zar una ade­cua­da se­lec­ción de lo que sí y lo que no, por­que lo cre­a­mos o no, hay mu­cho más al al­can­ce de nues­tra ma­no de lo que ima­gi­na­mos. To­mar bue­nas de­ci­sio­nes es­tán al al­can­ce de tu ma­no y pa­ra ello al úni­co que ne­ce­si­tás es­cu­char es a vos mis­mo, pe­ro pro­fun­da­men­te... y qui­tan­do to­das las ca­pas que te fuis­te po­nien­do du­ran­te tu vi­da pa­ra cum­plir con las ex­pec­ta­ti­vas de los de­más. El Co­a­ching On­to­ló­gi­co sir­ve pa­ra que te ha­gas las pre­gun­tas que nun­ca te hi­cis­te y, más im­por­tan­te aún, que te las res­pon­das. Que iden­ti­fi­ques to­das aque­llas co­sas que es­tán a tu al­can­ce cam­biar y te acom­pa­ñan en el pro­ce­so. Las bue­nas de­ci­sio­nes tie­nen el po­ten­cial de ha­cer tu vi­da me­jor y más fe­liz.

(*) Co­ach On­to­ló­gi­co Pro­fe­sio­nalLi­cen­cia­da en Sis­te­maswww.me­jory­mas­fe­liz.com