Corrientes  
Min. 26 °CMax. 38 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/655479

Italianos votan referéndum clave

Casi 50 millones de electores definirán hoy el futuro de la reforma constitucional, impulsada por el primer ministro Matteo Renzi.
AJUSTE. CAMBIOS APUNTAN A REDUCIR GASTOS POLÍTICOS.

Casi 50 millones de italianos están habilitados para votar mañana en un referéndum "no obligatorio" para decidir la aprobación o no de la reforma constitucional impulsada por el Primer Ministro Matteo Renzi, con la que busca reducir los costos de la política y dar agilidad y estabilidad al gobierno, en una elección que puede significar un plebiscito sobre la gestión del Premier, quien podría renunciar en caso de una derrota. Un total de 46.714.950 de italianos están habilitados para concurrir a las urnas en 61.551 secciones electorales entre las 7 y las 23 locales (de 3 a 19 de Argentina) para elegir por sí o por no a la pregunta "¿Aprueban el texto de la ley constitucional que refiere disposiciones para superar el bicameralismo perfecto, la reducción del número de parlamentarios, la reducción de los costos de funcionamiento de las instituciones, la supresión del CNEL (Consejo Nacional de la Economía y el Trabajo, órgano consultivo), Parlamento y publicado en la gaceta oficial Nº88 del 15 de abril de 2016?". La reforma plantea la reducción de los miembros del Senado de 315 a 100, la elección semidirecta de sus miembros y la disminución de sus funciones legislativas con el objetivo de generar un ahorro de 500 millones de Euros al año y dar agilidad y estabilidad a un país que tiene un tiempo medio de sanción de leyes de 30 meses y que ha tenido 63 gobiernos desde la fundación de la República, hace 70 años. Además plantea una reconfiguración del mapa administrativo del país, con la supresión de las provincias, mayores facultades al gobierno central y nuevos mecanismos que se introducen en materia de democracia directa.

Renzi, ex alcalde de Firenze de 41 años elegido por un acuerdo parlamentario en febrero de 2014, se enfrentará hoy a su mayor desafío frente a las urnas, tras más de dos años en los que planteó repetidas veces su intención de renunciar al cargo si no se aprueba la ley que luego de 24 meses y tras tres votaciones en cada Cámara se aprobó en abril de este año.

La incógnita se develará en la madrugada de mañana. Se estima que el escrutinio será rápido porque se trata de contar un "sí" o un "no". Como se trata de un referéndum confirmativo no hay un quorum de votantes que respetar. El que gana, gana, aunque sufrague menos del 50% de los inscriptos en los padrones. El primer conflicto velado está ya abierto. Los opositores del "no" temen que haya embrollos con los votos de los italianos del exterior, que llegaron ya por avión y están siendo llevados al centro de recuentos. Doscientos veedores desconfiados controlarán las papeletas. El entusiasmo de Renzi por "la remonta" que tendría ya a tiro la prevalencia del "no", más los controles del voto de los italianos en el exterior, demuestra como se ha vuelto dramático el clima previo al sufragio en el referéndum. El primer ministro Renzi, quien en caso de una victoria amplia del "no" podría verse obligado a renunciar y pasar la mano, algo en lo que muchos opositores no creen, dio también otra clave además de la zona Cesarini en el cierre de campaña en Florencia. "Estamos buscando el apoyo del electorado de centroderecha y con ellos reconstruiremos a Italia", dijo. Renzi toma nota y abre los brazos a la "mayoría silenciosa" de los moderados y conservadores, que forman una gran feta de la torta electoral. Es en la mayoría silenciosa donde se encuentra la mayor parte del 25% de indecisos que constatan las encuestas y que en parte estarían convergiendo hacia el "sí" de Renzi.