Corrientes 23 °C
Min. 22 °CMax. 31 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/636930

Concepción en la génesis de una oportunidad de desarrollo

El antiguo Yaguareté Corá (Corral de Tigres) despierta su potencial como el "portal oeste" de los esteros que asume la responsabilidad de tener un crecimiento que pueda aprovechar las aguas brillantes y sus riquezas naturales para atraer turistas de todo el mundo.

His­to­ria, tra­di­ción, na­tu­ra­le­za y vo­ca­ción de de­sa­rro­llo se su­man pa­ra abrir una ven­ta­na a la es­pe­ran­za pa­ra Con­cep­ción del Ya­gua­re­té Co­rá.

Un pue­blo con mu­cha his­to­ria por la pre­sen­cia je­suí­ti­ca fun­da­cio­nal y el apor­te va­le­ro­so del ni­ño Pe­dro Rí­os, más co­no­ci­do por no­so­tros co­mo el "Tam­bor­ci­to de Ta­cua­rí" y to­da la tra­di­ción cul­tu­ral ru­ral de­ri­va­da de la ga­na­de­ría que tam­bién su­po in­cor­po­rar la fo­res­ta­ción, la que aho­ra su­be la apues­ta de la ma­no de eco­tu­ris­mo sus­ten­ta­ble pa­ra apro­ve­char la di­ver­si­dad bio­ló­gi­ca de los Es­te­ros del Ibe­rá. La fi­so­no­mía del pue­blo an­ti­guo que con­ser­va esa tra­za en sus edi­fi­cios pú­bli­cos, las gran­des ca­so­nas de la­dri­llos asen­ta­dos en ba­rro pe­ro que a la vez acep­ta el de­sa­fío de la mo­der­ni­dad sin ol­vi­dar de dón­de se vie­ne que, pa­ra los co­rren­ti­nos, es al­go vi­tal. Lo ates­ti­guan el in­ci­pien­te pa­vi­men­to que se en­tre­cru­za con las ca­lles de are­na, los ho­te­les de con­cep­to no­ve­do­so que res­pe­tan y pre­ser­van el lle­ga­do de los po­bla­do­res an­ti­guos y, a la vez, ofre­cen con­fort y pla­cer pa­ra el des­can­so. O bien, la no­ve­dad de una ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na que mues­tra el fu­tu­ro.

Cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial

A com­pa­ra­ción de otros des­ti­nos, Concepción lo­gró si­tuar­se co­mo un lu­gar dig­no de co­no­cer co­mo por­tal de in­gre­so al Ibe­rá. Ele­vó el nú­me­ro de vi­si­tan­tes en po­co me­nos de cua­tro años de 80 a 900, mi­les de per­so­nas arri­ba­ron en ma­yo a la Fies­ta del Pe­ón Ru­ral, el 12 de oc­tu­bre tam­bién re­ci­be vi­si­tan­tes pa­ra ve­ne­rar a la "Pi­lar­ci­ta", a lo que su­ma el re­cien­te­ En­cuen­tro de los Pue­blos y las pró­xi­mas fies­tas pa­tro­na­les el 8 de di­ciem­bre. Con to­dos es­tos adi­ta­men­tos es­ta lo­ca­li­dad en la que vi­vien cer­ca de 6 mil per­so­nas lo­gró, de a po­co, po­si­cio­nar­se co­mo una op­ción de tu­ris­mo. La jo­ya de la co­ro­na y to­da­vía la me­nos ex­plo­ta­da es la po­si­bi­li­dad de ser el "Por­tal Oes­te de los Es­te­ros del Ibe­rá", que en for­ma in­ci­pien­te tra­jo sus pri­me­ras me­jo­ras por­que el pue­blo su­mó la ofer­ta de tres ho­te­les con las co­mo­di­da­des pa­ra el tu­ris­ta na­cio­nal y ex­tran­je­ro, así co­mo la ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca y ar­te­sa­nal que pro­po­ne su his­to­ria y tra­di­ción. En mar­cha es­tán va­rios pro­yec­tos, la no­ve­dad mas re­cien­te es la cons­truc­ción de un puer­to so­bre uno de los bra­zos en que se di­vi­de el río Ca­ram­bo­la pa­ra em­bar­car a los tu­ris­tas y ofre­cer­les una vi­si­ta guia­da por lan­cha o ca­no­as a re­mo, o bien la de em­bar­ca­cio­nes ti­ra­das por ca­ba­llos en las zo­nas me­nos pro­fun­das de la la­gu­na. La idea de sus­ten­tar el de­sa­rro­llo eco­tu­rís­ti­co cie­rra con la avan­za­da idea de cre­ar un par­que na­cio­nal en tie­rras que fue­ron ofre­ci­das en do­na­ción por los res­pon­sa­bles de Con­ser­va­tion Land Trust (CLT) pro­pie­ta­ria de la es­tan­cia El Trán­si­to, una de las va­rias que los he­re­de­ros de Dou­glas Tomp­kins en­tre­ga­rán al Es­ta­do na­cio­nal y se­rá la fu­tu­ra ba­se del em­pren­di­mien­to con­ser­va­cio­nis­ta y la puer­ta de ac­ce­so a los es­te­ros pa­ra el tu­ris­mo. En esa idea tra­ba­jan des­de el Mu­ni­ci­pio di­ri­gi­do por Jo­sé Omar He­chem, el Mi­nis­te­rio de Tu­ris­mo a car­go de Inés Pres­man y la Fun­da­ción CLT, que en con­jun­to de­sa­rro­llan la ex­pe­rien­cia "Pa­ra que Co­rrien­tes vuel­va a ser Co­rrien­tes", que es un pro­gra­ma de rein­tro­duc­ción de es­pe­cies ex­tin­tas en la zo­na.

Ese pro­gra­ma in­clu­ye la rein­tro­duc­ción de es­pe­cies ex­tin­tas en la re­gión co­mo el ya­gua­re­té, que ya tie­ne un ca­sal pa­ra ini­ciar la re­po­bla­ción, To­bu­na y Na­huel, a lo que se su­ma la idea de erra­di­car las es­pe­cies exó­ti­cas co­mo dos va­rie­da­des de cier­vos: el Onix y el Co­lo­ra­do, que fue­ron in­tro­du­ci­dos con la idea de con­ver­tir es­tas tie­rras en co­tos de ca­za y del cer­do do­més­ti­co que se vol­vió ci­ma­rrón, afec­ta al me­dio am­bien­te y a la po­bla­ción de cer­dos na­ti­vos de los Es­te­ros, se­gún ex­pli­có Del­fi­na Ac­ker­man de CLT.

Tu­ris­mo ar­ti­cu­la­do

Tra­di­ción, his­to­ria y na­tu­ra­le­za se con­ju­gan pa­ra con­ver­tir al his­tó­ri­co pue­blo pa­ra los in­te­re­sa­dos en el eco­tu­ris­mo. Con­cep­ción tie­ne su ri­que­za en su pe­rí­o­do fun­da­cio­nal y en la eta­pa re­vo­lu­cio­na­ria de ma­yo ofre­ce tres mu­se­os, uno que guar­da la his­to­ria del Tam­bor­ci­to de Ta­cua­rí y la pre­sen­cia de Ma­nuel Bel­gra­no y de los je­sui­tas, otro que cuen­ta la his­to­ria de Pi­lar Za­ra­cho a quien rin­den ho­me­na­je con el Mu­seo de las Mu­ñe­cas y el Cen­tro de In­ter­pre­ta­ción del Ibe­rá, en el que in­for­man al vi­si­tan­te so­bre las ca­rac­te­rís­ti­cas bio­ló­gi­cas y cul­tu­ra­les de los es­te­ros.

LOS PASEOS EN LANCHA PERMITEN EL AVISTAJE DE TODA LA FLORA Y FAUNA DEL HUMEDAL.
LOS PASEOS EN LANCHA PERMITEN EL AVISTAJE DE TODA LA FLORA Y FAUNA DEL HUMEDAL. ---

Es en ese cen­tro en el que co­mien­za la ex­pe­rien­cia Ibe­rá en el cual los guí­as Juan Ra­món Mo­rey­ra y Víc­tor Va­lle­jos se en­car­ga­ron de brin­dar in­for­ma­ción re­fe­ri­da al por­tal oes­te del Ibe­rá, sus atrac­ti­vos, his­to­ria ge­o­ló­gi­ca y so­bre las fa­mi­lias que los ha­bi­tan, in­clu­so dos de ellas que vi­ven de­te­ni­das en el tiem­po. Tras esa vi­si­ta in­for­ma­ti­va se trans­por­ta a los tu­ris­tas has­ta lo que se­rá un puer­to so­bre el Ca­ram­bo­li­ta y el pa­seo con­sis­te en avis­ta­je de las es­pe­cies au­tóc­to­nas de ani­ma­les y plan­tas. El re­co­rri­do en lan­cha per­mi­te ob­ser­var ya­ca­rés, car­pin­chos, lo­bi­tos de rí­o, cier­vos de los pan­ta­nos y un sin­nú­me­ro de aves. Con­cep­ción se en­cuen­tra en el pro­ce­so de ges­ta­ción del eco­tu­ris­mo sus­ten­ta­ble con la idea de atra­er vi­si­tan­tes de to­das par­tes del mun­do y pa­ra ello re­con­vir­tió a su gen­te que se su­ma en­tu­sias­ma a la ide­a. Quie­nes eran ca­za­do­res, se trans­for­ma­ron en guí­as, la aper­tu­ra de ho­te­les per­mi­te cre­ar em­ple­os a quie­nes tie­nen que aten­der a los tu­ris­tas y el au­men­to cons­tan­te de vi­si­tan­tes pro­po­ne el cre­ci­mien­to pa­ra es­tos ser­vi­cios. Es­ta si­tua­ción abre una vía a la es­pe­ran­za que de­be su­pe­rar las de­fi­cien­cias en in­fra­es­truc­tu­ra, ya que ha­ce fal­ta una fuer­te in­ver­sión en ca­mi­nos pa­ra fa­ci­li­tar el ac­ce­so y ener­gía pa­ra evi­tar los con­ti­nuos cor­tes de luz y po­si­bi­li­ten los ser­vi­cios de co­mu­ni­ca­cio­nes que sa­tis­fa­gan las exi­gen­cias de los tu­ris­tas del si­glo XXI.

Dos niños con historia y tradición valerosa

Con­cep­ción del Ya­gua­re­té Co­rá ex­hi­be con or­gu­llo dos his­to­rias di­fe­ren­tes pe­ro uni­das con la ve­ne­ra­ción y el res­pe­to.
La pri­me­ra es la Pe­dro Rí­os, aquel in­fan­te que se ofre­ció a acom­pa­ñar a las tro­pas de Ma­nuel Bel­gra­no en su ex­pe­di­ción al Pa­ra­guay. La otra, la de la tra­ge­dia de Pi­lar Za­ra­cho, pe­que­ña ni­ña que fa­lle­ció aplas­ta­da por las rue­das del ca­rro de su pa­dre cuan­do in­ten­tó res­ca­tar a su mu­ñe­ca en el pa­ra­je Phi­tá a 30 ki­ló­me­tros del pue­blo. Por ini­cia­ti­va de la es­cri­to­ra Ma­rily Mo­ra­les Se­go­via se creó el Mu­seo de las Mu­ñe­cas pa­ra des­ta­car la tra­di­ción de ve­ne­ra­ción y re­no­va­ción de pro­me­sas que ha­cen los co­rren­ti­nos con "La Pi­lar­ci­ta" en el san­tua­rio de la ni­ña que na­ció el 12 de oc­tu­bre de 1913 y fa­lle­ció en 1917. En la vie­ja ca­pi­lla del pue­blo cre­a­ron el Mu­seo Ma­nuel Bel­gra­no, que re­cuer­da la his­to­ria del pue­blo. En ese al­tar fue don­de se la­bró el ac­ta fun­da­cio­nal y el cre­a­dor de la ban­de­ra re­zó por el éxi­to de su mi­sión. En el pue­blo hi­zo re­clu­ta­mien­tos y es in­cor­po­ra­do el ni­ño Pe­dro Rí­os que mue­re he­roi­ca­men­te en el com­ba­te de Ta­cua­rí, don­de pe­se a la de­rro­ta se sem­bró la se­mi­lla de la li­ber­tad por­que a los po­cos me­ses los pa­ra­gua­yos de­cla­ra­ron su in­de­pen­den­cia.

Naturaleza y tradición como atractivos

Con­cep­ción ofre­ce ade­más un Cen­tro de In­ter­pre­ta­ción del Ibe­rá y un Mu­seo del Pe­ón de Cam­po. En am­bos cen­tros se ex­hi­ben com­po­nen­tes y se brin­da in­for­ma­ción so­bre la vi­da en el pue­blo y su co­mu­ni­dad ru­ral.
--- En el Cen­tro de In­ter­pre­ta­ción, los guí­as Juan Ra­món Mo­rey­ra y Víc­tor Va­lle­jos ofre­cie­ron una de­ta­lla­da ex­pli­ca­ción so­bre lo que se en­con­tra­rán du­ran­te el re­co­rri­do por em­bal­sa­dos y se pre­sen­tan mues­tras fo­to­grá­fi­cas del en­tor­no na­tu­ral. En el Mu­seo del Pe­ón Ru­ral, Lour­des Es­co­bar ex­pli­có una de­ta­lla­da mues­tra he­cha en la os­cu­ri­dad por un cor­te pro­gra­ma­do de ener­gí­a. En el es­ta­ble­ci­mien­to hay re­pre­sen­ta­cio­nes de una vi­vien­da tí­pi­ca, de he­rra­mien­tas y en­se­res que usan los pe­o­nes de las es­tan­cias así co­mo los pro­pie­ta­rios, ca­rros, fa­co­nes, fre­nos, un sul­qui y es­cul­tu­ras que re­cre­an una co­ci­na o un dor­mi­to­rio ru­ral ocu­pan to­do el es­pa­cio ilu­mi­na­do só­lo con la lin­ter­na del ce­lu­lar de la vo­lun­ta­rio­sa guí­a.