Corrientes 28 °C
Min. 23 °CMax. 34 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/603185

Los ingredientes para la caña con ruda sufrieron aumentos notables

Tanto el líquido como el planta tuvieron un incremento de casi un ciento por ciento. Los vendedores aseguran que no fue un buen año.
GENARA HACE 39 AÑOS QUE VENDE CAÑA CON RUDA EN LA ESQUINA DE LA RIOJA Y JUNÍN.
GENARA HACE 39 AÑOS QUE VENDE CAÑA CON RUDA EN LA ESQUINA DE LA RIOJA Y JUNÍN.

La inflación también llegó a la tradicional fiesta del primer día de agosto. época recorrió algunos puestos y constató que para las personas que habitualmente se dedican a la comercialización de caña y ruda, el panorama no es el más alentador, ya que los precios de ambos productos tuvieron un incremento considerable y esto repercutió en la venta. En el caso de la ruda, en la actualidad, el mazo tiene un costo de 15 pesos. A diferencia de 2015, hubo un incremento de 5 pesos. Por su parte, la botella de 200 cm3 cuesta hoy $20, cuando el año pasado valía $10 menos. Genara tiene 70 años y hace 39 que vende yuyos en la esquina de calle La Rioja casi peatonal Junín. En comunicación con uno de los periodistas de este matutino brindó un informe de la situación que le toca vivir este año. "Esta es una de las principales fechas para el sector. Lamentablemente la venta no viene bien. A esta situación hay que agregarle que a diferencia de otros años, nos toca un domingo previo a la celebración y este es otro factor negativo, porque se sabe la inactividad que hay los días domingos en el centro de la ciudad de Corrientes", comentó la mujer. Asimismo señaló que la inflación también llegó para los ingredientes que se utilizan para preparar la "bebida espirituosa y tradicional en esta parte del país".

En el caso de la ruda, comentó que los proveedores elevaron sus precios de manera considerable. El año pasado costaba 30 pesos el mazo y ahora se elevó a $70. "Es notable el aumento que tuvo la ruda. A esta situación hay que sumarle la demora que tuvimos para recibir el producto. La ruda llega de Paraguay y lamentablemente tardó bastante", comentó Genara. La caña es otro de los productos que tuvo una suba considerable. Según comentó la mujer, el precio se elevó en un 100%. En 2015 costaba 10 pesos la botella de 220 cm3, mientras que ahora está $200. Amalia es otra de las vendedoras de yuyos y en la mañana de ayer estaba en la calle Junín casi San Juan. En comunicación con época contó que la venta estuvo floja. "La verdad que no estamos teniendo el movimiento que pensábamos. Los precios están elevados y esta situación nos perjudicó", señaló la señora que llega todos los días de la provincia de Chaco para ganarse la vida con la venta de productos herbales. En este caso, la mujer ofrece la caña con ruda preparada. El costo de la botella de 200 cm3 es de 30 pesos. La mayoría de los puestos cuentan con esa tarifa y casi todos coinciden que la venta no será de las mejores este año.

Una tradición de 40 años El 1 de agosto de 1976, Carlos Miguel Colombo decidió poner a disposición los metros cuadros que tiene su comercio para recibir a personas de todos los puntos de la ciudad y beber la tradicional caña con ruda. Desde ese día, todos los años cumplen con tradición de fiesta popular en la agencia de quinielas ubicada por calle San Juan al 700. Pese a que el "El Gordo Colombo" - como se lo conocía a Carlos Miguel -, falleció hace seis años, los empleados del local comercial decidieron mantener el ritual.

Es que tenían en claro el mensaje y legado que dejó el propietario de la afamada agencia de la ciudad capital. Por tal motivo año a año va incrementando el número de asistentes y por ende la cantidad de damajuanas. Este año serán 55 litros los que estarán a disposición del público en general. Más allá de que algunos pondrán una fija a la quiniela, no están obligados a hacerlo ya que el espíritu es compartir un día con música en vivo y degustar un sorbo de la bebida espirituosa. Los 55 litros están siendo asentados y exhibidos hace varios días en dicha agencia. Mañana desde las 6:30 de la mañana podrán pasar los primeros clientes u ocasionales peatones. Allí los estarán esperando Osvaldo y Daniel, dos de los discípulos del "Gordo Colombo". "Queremos seguir con esta tradición, es el legado que nos dejó el "Gordo". Por eso esperamos a la gente desde muy temprano para vivir un momento agradable", señaló a época Osvaldo, uno de los empleados.