Corrientes 31 °C
Min. 27 °CMax. 37 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/574655

Central consiguió la ventaja que necesitaba para viajar a Medellín

En Arroyito, venció 1-0 a Atlético Nacional con un golazo de Montoya por la ida de los cuartos de final. La revancha será el próximo jueves, en Colombia.
CENTRAL VA CON LA VENTAJA MÍNIMA A COLOMBIA
CENTRAL VA CON LA VENTAJA MÍNIMA A COLOMBIA

Tan dificultosa como valiosa deberá considerarse la victoria de Central, que se quedó con el primer chico, por ventaja mínima, ante un rival que habrá quedado debajo en el marcador pero que demostró, sobre todo en la etapa inicial, la convicción de jugar a jugar a tiempo completo. El desquite del próximo jueves en Medellín promete otro duelo de alto nivel y una severa prueba a todas las virtudes que se le conocen y reconocen al conjunto rosarino.

Demasiado tumultuoso fue el arranque el partido. Pinola duró apenas un minuto y 20 segundos en cancha, ya que se lesionó luego de un imprudente cruce con Aguilar. Con Coudet más preocupado por el futuro de uno de sus pilares en el partido, Montoya rompió el partido con una golazo para enmarcar. Le cortó la línea de pase a Dávinson Sánchez y desde unos 30 metros vulneró a Armani con un hermoso derechazo que pasó por encima del arquero.

Desde ese momento hasta el primer minuto de descuento de la etapa inicial, cuando Montoya tuvo una oportunidad clarísima de aumentar el marcador, Atlético Nacional fue amo y señor del partido. Desde ese estilo que implicar jugar todo el tiempo la pelota por abajo y desde un atrevido esquema táctico (3-4-3), los conducidos por Rueda marcaron una superioridad en el desarrollo y llevaron peligro abundante hacia la valla de Sosa.

Las dos mejores oportunidades para el conjunto colombiano fueron el toque de Copete que Alvarez (reemplazó a Pinola) salvó sobre la línea y el tiro libre de Bocanegra que Sosa desvió con esfuerzo.

Como reconociendo la superioridad del rival, allá por la media hora Coudet improvisó una variante que no rindió los frutos deseados. El Chacho quiso controlar a los laterales volantes externos Bocanegra y Díaz con una variante táctica: mandó a Salazar a jugar de mediocampista y armó una defensa con tres jugadores, siendo Alvarez el líbero con Donatti y Burgos en el rol de stoppers.

El segundo tiempo mostró un cambio rotundo en el escenario del juego debido a la presión alta que ejerció Central. Con eso logró dinamitar la usina generadora de los colombianos, recuperó la pelota, se revitalizó en ataque y anduvo cerca de ampliar la ventaja. Oportunidades tuvo, como esa triple atajada del argentino Armani, quien como a repetición se quedó con los disparos de Montoya, Ruben y Montoya. Y cuando no fueron sus manos, a Atlético Nacional lo salvó el travesaño, como ese tremendo derechazo de Herrera que rebotó en el marco cuando los 38.000 simpatizantes ya festejaban el tanto.

El DT visitante apostó por Ibargue (delantero) en lugar de Aguilar (defensor) para que Copete no quedara tan solo en la lucha contra Donatti, Burgos y Alvarez. Sin embargo, Central ya estaba parado de otro manera y aunque la pelota llegó en un par de oportunidades al arco de Sosa, aunque el uruguayo estuvo tan solvente como es su costumbre.

El gran mérito de este triunfo de Central es que en el mismo partido pasó de dominado a dominador. Y que pese a tener dos delanteros dinamita como Ruben y Herrera, ganó con un golazo de un volante. Y viajará a Medellín sin goles en contra. Y eso puede ser decisivo.