Corrientes 36 °C
Min. 22 °CMax. 36 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/574646

Regatas "barrió" a Quimsa y sigue

El equipo del parque Mitre completó la faena, tras ganar los dos primeros en Santiago del Estero. Anoche había que liquidar la historia para no dejarlo reaccionar al último campeón. La victoria por 84-73 lo metió en las semifinales norteñas. Este martes empieza contra La Unión.
-*-*-

Re­ga­tas Co­rrien­tes no le dio chan­ces a Quim­sa de re­sur­gir y el úl­ti­mo cam­pe­ón de la Li­ga Na­cio­nal de Bás­quet­bol de­bió en­tre­gar la co­ro­na tras per­der ano­che 84-­73, por­que así el equi­po del par­que Mi­tre "ba­rrió" la se­rie por 3-­0 y cla­si­fi­có a las se­mi­fi­na­les de la Con­fe­ren­cia Nor­te. El mar­tes lar­ga­rá la nue­va ins­tan­cia en For­mo­sa, don­de La Unión se­rá an­fi­trión de los jue­gos 1 y 2. Lue­go, con fe­cha a con­fir­mar, ju­ga­rán en Co­rrien­tes. El co­mien­zo del jue­go lo mos­tró al­go me­jor a Quim­sa, que se ade­lan­tó 7-­2 lue­go de un tri­ple de Bat­tle de fren­te al aro. Pe­ro no de­ses­pe­ró Re­ga­tas, que es­tu­vo fir­me en la de­fen­sa co­lec­ti­va y ni­ve­ló en­se­gui­da en 9. De to­dos mo­dos, más re­gu­la­ri­dad hu­bo en la "fu­sión", que am­plió di­fe­ren­cias (20-­12) con Deck, Ro­ma­no y Pé­rez su­man­do en ofen­si­va. Un acier­to a dis­tan­cia de Sca­la y pos­te­rior pe­ne­tra­ción a pu­ro ofi­cio de Mar­tí­nez re­du­jo la bre­cha al ca­bo del pri­mer cuar­to: 17-­20. Ese cie­rre po­si­ti­vo le dio ím­pe­tu a Re­ga­tas pa­ra en­ca­rar el se­gun­do pe­rí­o­do, don­de lu­ció com­pac­to des­de la de­fen­sa y con va­rian­tes en el ata­que, en­con­tran­do bue­na pun­te­ría des­de la me­dia­lu­na. Los tri­ples de Ne­no­nen, Mar­tí­nez (dos ca­da uno) y el ter­ce­ro de la no­che de Sca­la fue­ron el "plus" en el ata­que pa­ra es­ca­par 40-­27 pa­ra frus­tra­ción de San­tan­der, el téc­ni­co vi­si­tan­te, por­que ve­nía que con ese pa­so se ter­mi­na­ría pre­ma­tu­ra­men­te la tem­po­ra­da del úl­ti­mo cam­pe­ón. Pe­ro Jack­son fue cla­ve con un par de "bom­ba­zos" pa­ra re­ver­de­cer las ex­pec­ta­ti­vas de Quim­sa, que al­ter­nó de­fen­sas (in­di­vi­dual y zo­na) pa­ra in­ten­tar con­fun­dir al due­ño de ca­sa. Así, ge­ne­ró una ra­cha de 10-­0 y se pu­so a ti­ro (40-­37) pa­ra ir al des­can­so lar­go.

OVACIONADO. EL FINLANDÉS JUHO NENONEN SE DESPACHÓ CON 19 PUNTOS Y 5/9 TRIPLES ("BETO" PANIAGUA).

--- Es­pi­no­za qui­so to­mar la lan­za en la re­a­nu­da­ción del jue­go, se nu­trió de la pre­ci­sión pa­ra asis­tir­lo de Mar­tí­nez, co­nec­tan­do un par de "a­lley oops" pa­ra de­li­rio de la gen­te. El tán­dem fo­rá­neo Jackson-­Battle, más un par de acier­tos de Pé­rez, fue­ron el ar­gu­men­to que ex­pu­so la vi­si­ta pa­ra man­te­ner­se en ca­rre­ra y con­tra­rres­tar los tri­ples en el ter­cer seg­men­to de Sca­la, Ne­no­nen y Cal­de­rón. De ese mo­do, igua­la­ron el par­cial 15-­15 y en­tra­ron a la de­fi­ni­ción am­bos con luz ver­de. Sin em­bar­go, de acuer­do al com­por­ta­mien­to de la se­rie, Re­ga­tas con­tó con el res­pal­do de ha­ber ce­rra­do bien los pri­me­ros jue­gos de vi­si­tan­te. En cam­bio, Quim­sa pa­de­ció los fi­na­les apre­ta­dos. Por eso, más allá del em­pu­je de Tin­to­re­lli, ca­pi­ta­li­zan­do su po­ten­cia en la pin­tu­ra, no in­quie­tó de­ma­sia­do el con­jun­to san­tia­gue­ño. Por­que el equi­po del par­que Mi­tre es­tá dul­ce. A la bue­na eje­cu­ción, tan­to en de­fen­sa co­mo en ata­que, se le su­ma una piz­ca de for­tu­na. Co­mo si fue­se un gui­ño del des­ti­no pa­ra en­te­rrar una tem­po­ra­da re­gu­lar ape­nas dis­cre­ta. Así fue co­mo Ne­no­nen si­guió sor­pren­dien­do a pro­pios y ex­tra­ños con su pun­te­ría ex­ter­na (ter­mi­nó con 5/9 tri­ples); Sca­la tam­bién es­tu­vo "fi­no" des­de el pe­rí­me­tro (5/7) y Cal­de­rón fue otro que cas­ti­gó des­de afue­ra. Prác­ti­ca­men­te en to­das esas si­tua­cio­nes, el úl­ti­mo pa­se fue de Mar­tí­nez (re­par­tió 8 asis­ten­cias; mien­tras que to­do Quim­sa ape­nas tu­vo 7 pases-­gol). No hu­bo for­ma en­ton­ces de fre­nar el ven­da­val que fue Re­ga­tas, que aho­ra mi­ra a La Unión y se ani­ma a so­ñar con man­te­ner­se en la ra­cha exi­to­sa.