Corrientes  
Min. 18 °CMax. 30 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/565892

Delincuencia infantil: "Los ven como criminales pero son niños"

Ante el arresto de dos pequeños de 9 y 11 años por robo, sumado la adicción a las drogas que padecerían ambos, el subsecretario de Seguridad de Corrientes, Guillermo Weyler, analizó la situación y dio su visión de funcionario, por un lado, y de policía, por otro.
EPC170416-034F10
-*-*-
-*-*-

Du­ran­te es­ta se­ma­na la so­cie­dad se vio con­mo­vi­da por la de­ten­ción de dos chi­cos, de 9 y 11 años res­pec­ti­va­men­te, quie­nes fue­ron des­cu­bier­tos en ple­no ro­bo de mo­to­ci­cle­tas, lo cual se en­tre­la­za con la adic­ción a las dro­gas con la que es­tos in­fan­tes car­ga­rí­an. An­te la si­tua­ción, el sub­se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad Gui­ller­mo Wey­ler dio su pa­re­cer al res­pec­to.

Los ca­sos La fo­to­gra­fía po­li­cial ex­hi­be la es­pal­da de am­bos pe­que­ños, evi­den­cian­do una con­tex­tu­ra del­ga­da y frá­gil, mien­tras los ni­ños de­te­ni­dos mi­ran ha­cia la pa­red de la co­mi­sa­rí­a. El pri­me­ro de los he­chos ocu­rrió el pa­sa­do do­min­go, al­re­de­dor de las 3:45 en el ba­rrio Is­las Mal­vi­nas, uno de los chi­cos fue vis­to sus­tra­yen­do una mo­to­ci­cle­ta Eco­no Po­wer 90 ro­ja de la plan­ta ba­ja de un mo­no­block. La lle­va­ba a em­pu­jo­nes cuan­do a es­ca­sa dis­tan­cia lo in­ter­cep­ta­ron los mó­vi­les 216 y 686 de Pa­tru­lla de la co­mi­sa­ría Sép­ti­ma, Des­ta­ca­men­to San Mar­cos, con po­li­cí­as abo­ca­dos a ta­re­as de pre­ven­ción. Las ave­ri­gua­cio­nes de los agen­tes per­mi­tie­ron sa­ber que se es­ta­ba an­te un pe­que­ño de 9 años. Se­gún se pre­su­me, se di­ri­gía a la zo­na co­no­ci­da co­mo "La Cho­la", adon­de pre­sun­ta­men­te que­ría con­cre­tar el cam­bio del ro­da­do por di­ne­ro. En­tre sus pren­das en­con­tra­ron co­ca­í­na en pe­que­ñas do­sis, lo cual evi­den­cia­ba que era pa­ra con­su­mo per­so­nal.

[youtube url="https://www.youtube.com/watch?v=gM8JHlckXN8" width="560" height="315"]

A pe­sar de es­tar en­te­ra­dos de su pre­sen­cia en la co­mi­sa­rí­a, fuen­tes ofi­cia­les ma­ni­fes­ta­ron que los pa­dres del me­nor no ha­bí­an ido a bus­car­lo. No se tra­ta del úni­co hi­jo de la pa­re­ja: el chi­co tie­ne tres her­ma­nos, tam­bién va­ro­nes, de 15, 20 y 24. To­dos re­sul­ta­ron múl­ti­ples ve­ces apre­sa­dos en su ma­yo­ría por ca­sos de hur­tos, arre­ba­tos y agre­sio­nes ca­lle­je­ras. En tan­to el otro in­fan­te, de 11 años, tam­bién fue de­te­ni­do por el Des­ta­ca­men­to San Mar­cos, cu­yo per­so­nal se en­te­ró de la sus­trac­ción de una mo­to­ci­cle­ta en cer­ca­ní­as de la es­qui­na de Cos­quín y Bo­nas­tre, don­de con­ver­gen los ba­rrios Ciu­dad de Es­te­pa y Ni­co­li­ni. A unas cua­tro cua­dras del lu­gar fue en­con­tra­do el pe­que­ño arras­tran­do la mo­to Za­ne­lla ZB de 110 ci­lin­dra­das que ha­bía si­do de­nun­cia­da co­mo ro­ba­da. A es­te me­dio se ma­ni­fes­tó que el mu­cha­cho ni si­quie­ra sa­bía en­cen­der el ve­hí­cu­lo, por lo que op­tó por arras­trar­lo. La in­for­ma­ción a la que se pu­do ac­ce­der per­mi­tió co­no­cer que el me­nor re­si­de en el ba­rrio Fray Jo­sé de la Quin­ta­na. De­trás del arres­to de los pe­que­ños hay una tra­ma com­ple­ja que de­ja en­tre­ver una si­tua­ción que se vuel­ve ca­da vez más pre­o­cu­pan­te. An­te ello, Gui­ller­mo Wey­ler ana­li­za el cua­dro, con sus años de ex­pe­rien­cia co­mo efec­ti­vo po­li­cial y fun­cio­na­rio de Se­gu­ri­dad. Du­ran­te su ca­rre­ra po­li­cí­a­ca se des­ta­có en di­vi­sio­nes im­por­tan­tes, co­mo la de In­ves­ti­ga­ción, en la que es­cla­re­ció ca­sos fa­mo­sos de es­ta­fa­do­res y asal­tan­tes pe­li­gro­sos. Se­gún cuen­ta, es uno de los pri­me­ros sub­se­cre­ta­rios de Se­gu­ri­dad den­tro del pa­ís que pro­vie­nen de la Po­li­cí­a; es de­cir, es pio­ne­ro en­tre los efec­ti­vos que ocu­pan un car­go po­lí­ti­co. "Ser par­te de la fun­ción pú­bli­ca ha­bien­do es­ta­do en la Fuer­za ayu­da a te­ner un ’ex­tra’, ya que se co­no­ce de cer­ca a la ins­ti­tu­ción y có­mo fun­cio­na", re­fle­xio­na an­tes de co­men­zar con la en­tre­vis­ta.

INFODES34A
-*-*-
-*-*-

---

Te­nien­do en cuen­ta su ex­pe­rien­cia co­mo fun­cio­na­rio po­li­cial y lue­go de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, ¿tie­ne no­ción del tiem­po en el que se ve es­ta ten­den­cia de me­no­res que par­ti­ci­pan en los de­li­tos? Sí. En­tre 2001 y 2003 se tri­pli­ca­ron los de­li­tos con­tra la pro­pie­dad, fue en esos tiem­pos que co­men­za­ron a ver­se los pri­me­ros de­lin­cuen­tes pre­co­ces, co­mo los lla­má­ba­mos en ese mo­men­to, pa­ra re­fe­rir­nos a los me­no­res que de­lin­quí­an. En es­te mar­co, tam­bién se de­be te­ner en cuen­ta que es­tos jó­ve­nes go­zan de la pro­tec­ción pe­nal, co­mo bien lo es­ti­pu­la la Ley.

Y an­te es­ta si­tua­ción, ¿con qué re­cur­sos se cuen­ta ins­ti­tu­cio­nal­men­te? Pri­me­ro hay que te­ner en cuen­ta que en es­te ti­po de de­li­tos hay una se­rie de fac­to­res que in­ci­den di­rec­ta­men­te. Ins­ti­tu­cio­nal­men­te ha­blan­do, si bien a ni­vel na­cio­nal exis­te la Ley 26.661, que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo la pro­tec­ción in­te­gral del ni­ño y el ado­les­cen­te, y en la pro­vin­cia se cuen­ta con el Con­se­jo Pro­vin­cial de Ni­ñez, Ado­les­cen­cia y Fa­mi­lia, es cier­to que la si­tua­ción se agra­vó des­de ha­ce un tiem­po y se des­con­tro­la, prin­ci­pal­men­te, por es­te fla­ge­lo tan pre­sen­te que es la dro­ga.

La dro­go­de­pen­den­cia es, en­ton­ces, el co­mún de­no­mi­na­dor. Sí. Creo que ca­si to­dos los ca­mi­nos del de­li­to, tan­to en Co­rrien­tes co­mo en el pa­ís, se ori­gi­nan en el con­su­mo de es­tu­pe­fa­cien­tes. Con res­pec­to a es­tos ca­sos, fal­ta­rá pro­bar y se­guir es­tu­dian­do pa­ra sa­ber si no hay una or­ga­ni­za­ción de­trás que alien­te a la con­cre­ción de los de­li­tos. Por lo ge­ne­ral en Co­rrien­tes lo que se pue­de ver son los chi­cos que ro­ban dis­tin­tos ele­men­tos, con la in­ten­ción de in­ter­cam­biar­los por di­ne­ro pa­ra se­guir con­su­mien­do.

[youtube url="https://www.youtube.com/watch?v=Zl8GzKKsxEw" width="560" height="315"]

En cuan­to al te­ma del nar­co­trá­fi­co, al­go que se pue­de ob­ser­var es que aho­ra ya hay fa­mi­lias que di­rec­ta­men­te se de­di­can a la ven­ta de es­tu­pe­fa­cien­tes. ¿Se po­dría de­cir en­ton­ces que el nar­co es un fac­tor in­ci­den­te en las fa­mi­lias y que con­tri­bu­ye a su de­sin­te­gra­ción? Hoy, creo que te­ne­mos que ha­blar de has­ta una ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de adic­tos. En si­tua­cio­nes co­mo és­ta, la adic­ción ya no so­lo la pa­de­cen los pa­dres si­no tam­bién sus hi­jos. Allí el con­su­mo es nor­mal en el cír­cu­lo fa­mi­liar, en el que in­clu­si­ve el he­cho de ven­der es­tu­pe­fa­cien­tes es­tá des­ti­na­do ex­clu­si­va­men­te a ob­te­ner re­cur­sos pa­ra se­guir con­su­mien­do dro­gas.

Y los jó­ve­nes que es­tán den­tro de un cír­cu­lo fa­mi­liar co­mo el que des­cri­bió, ¿có­mo fi­gu­ran den­tro de ese es­que­ma? Hay ca­sos en los que in­clu­so hay chi­cos que an­dan en mo­to en dis­tin­tos ba­rrios, y que tie­nen una mo­chi­la con "bo­chi­tas" de ma­ri­hua­na pa­ra ven­dar­las en la ca­lle. Eso ade­más de fa­ci­li­tar­le el con­su­mo tam­bién le da un cier­to ca­pi­tal con el cual con­tar, al­go que en si­tua­cio­nes nor­ma­les no ten­drí­an, pues­to que son me­no­res.

Al ha­ber un la­zo tan fuer­te en­tre el nar­co­trá­fi­co y la de­lin­cuen­cia en ge­ne­ral, en­ton­ces la pre­gun­ta es ¿có­mo com­ba­tir la ven­ta de dro­gas? Pa­ra lle­gar al nar­co­tra­fi­can­te hay que em­pren­der un ca­mi­no lar­go que de­be de­sa­rro­llar la Jus­ti­cia, co­or­di­nan­do con las fuer­zas de se­gu­ri­dad, pa­ra lle­gar a la ca­be­za de la red de­lic­ti­va.

INFODES34B
-*-*-
-*-*-

---

En­ton­ces, ¿hay que apun­tar a quien di­ri­ge la or­ga­ni­za­ción? -Sí. Creo que por allí pa­sa la es­tra­te­gia, ya que allí se fo­ca­li­za el po­der eco­nó­mi­co y el pro­duc­to, don­de se con­cen­tra del ca­pi­tal. Es im­por­tan­te en­ten­der es­to por­que el de­co­mi­so de es­tos ca­pi­ta­les sí es­tá per­mi­ti­do por la Ley. En su­ma si se cor­ta la ca­be­za de­ja de exis­tir la or­ga­ni­za­ción.

Vol­vien­do al te­ma pun­tual de es­tos ni­ños de 9 y 11 años arres­ta­dos, ¿cuál es el pro­ce­di­mien­to que den­tro de la Po­li­cía se de­be re­a­li­zar, an­te ca­sos co­mo es­tos? Pri­me­ro de­be te­ner­se en cuen­ta que es­tos chi­cos no pue­den es­tar mu­cho tiem­po en la de­pen­den­cia, por lo que se in­ten­ta que su es­ta­día sea lo más cor­ta po­si­ble. In­me­dia­ta­men­te de que ocu­rre la de­ten­ción se avi­sa a las au­to­ri­da­des ju­di­cia­les per­ti­nen­tes, ya sea la Ase­so­ra de Me­no­res o el Juz­ga­do. En cuan­to a es­tos ca­sos, hay que es­pe­rar la de­ci­sión que to­me la Jus­ti­cia, si de­ci­de en­tre­gar­los nue­va­men­te a sus fa­mi­lias o bien in­ter­nar­los. Son dos ca­sos dis­tin­tos, a uno se le en­con­tró es­tu­pe­fa­cien­tes, mien­tras que al otro no, aun­que ten­go en­ten­di­do que pa­de­ce­ría de una adic­ción.

¿En la pro­vin­cia, hay al­gún cen­tro pa­ra ca­sos co­mo és­te? Sí, exis­te el Cen­tro de Con­ten­ción y Re­cu­pe­ra­ción pa­ra Me­no­res y Ado­les­cen­tes en con­flic­to con la Ley Pe­nal, ubi­ca­do den­tro del pre­dio de San Ca­ye­ta­no. Allí los jó­ve­nes tie­nen la po­si­bi­li­dad de ac­ce­der a edu­ca­ción pri­ma­ria y se­cun­da­ria, ade­más de ta­lle­res con lo cual se in­ten­ta que apren­dan un ofi­cio, to­do con la in­ten­ción de re­a­dap­tar­los a la so­cie­dad. Sin em­bar­go, co­mo és­te lu­gar alo­ja a me­no­res a par­tir de los 14 años, en cuan­to a es­tos ca­sos pun­tua­les de­be es­pe­rar­se por la de­ci­sión de la Jus­ti­cia.

EPC170416-035F01
EL CENTRO DE CONTENCIÓN DE MENORES ALOJA A LOS JÓVENES A PARTIR DE LOS 14 AÑOS.
EL CENTRO DE CONTENCIÓN DE MENORES ALOJA A LOS JÓVENES A PARTIR DE LOS 14 AÑOS.

---

¿Qué de­no­mi­na­do­res co­mu­nes se en­cuen­tran en ca­sos co­mo los de es­tos de ni­ños? En ge­ne­ral vi­ven en una si­tua­ción de mar­gi­na­li­dad, hay que en­ten­der que pa­ra so­lu­cio­nar si­tua­cio­nes co­mo és­tas ha­ce fal­ta de un cam­bio so­cial, la ma­yo­ría ve a es­tos ne­nes co­mo de­lin­cuen­tes, pe­ro son so­lo ni­ños.

¿Qué me­di­das po­drí­an re­sul­tar con­ve­nien­tes? Cen­tros de re­ha­bi­li­ta­ción en los ba­rrios, por ejem­plo, ade­más de ob­via­men­te la se­gu­ri­dad, pe­ro de­be ha­ber un tra­ba­jo con­jun­to en­tre la Fuer­za y otros ac­to­res de la co­mu­ni­dad, co­mo las igle­sias.

-¿Y cen­tros de­por­ti­vos, clu­bes? -También, aun­que eso sir­ve más que na­da pa­ra ale­jar a los jó­ve­nes de la dro­ga, hay que pla­ne­ar es­tra­te­gias pa­ra los que ya pa­de­cen la adic­ción.

INFODES35A
-*-*-
-*-*-

---

"Chuky", un menor de 13 años vinculado a delitos en Esquina

EPC170416-035F06
POLICÍA TERMINÓ FRACTURADO EN INCIDENTE ATRIBUÍDO AL CHICO. FOTO TN ESQUINA.
POLICÍA TERMINÓ FRACTURADO EN INCIDENTE ATRIBUÍDO AL CHICO. FOTO TN ESQUINA.

Un ca­so en el que un me­nor de tan cor­ta edad es vin­cu­la­do a dis­tin­tos de­li­tos y al con­su­mo de es­tu­pe­fa­cien­tes es el de "Chuky", quien se vol­vió tris­te­men­te cé­le­bre al ser sos­pe­cha­do de par­ti­ci­par en la gol­pi­za con­tra dos agen­tes po­li­cia­les, en la ciu­dad de Es­qui­na. Ac­tual­men­te, la Jus­ti­cia ana­li­za qué ha­cer con el mu­cha­cho. Tal co­mo lo re­fle­jó épo­ca en su edi­ción del 10 de mar­zo, en zo­na del ba­rrio Bi­cen­te­na­rio, un agen­te po­li­cial que es­ta­ba de fran­co fue in­ter­cep­ta­do por un gru­po de jó­ve­nes quie­nes lo ata­ca­ron con ele­men­tos con­tun­den­tes. La agre­sión gru­pal fue vis­ta por otro agen­te, quien in­ter­vi­no en el asun­to aun­que no pu­do ha­cer mu­cho de­bi­do a que era su­pe­ra­do en nú­me­ro. El uni­for­ma­do tu­vo que ser hos­pi­ta­li­za­do tras lo cual se de­ter­mi­nó que su­frió una frac­tu­ra de pe­ro­né. Se­gún fuen­tes ex­tra­o­fi­cia­les, el me­nor de 13 años co­no­ci­do co­mo "Chuky" co­men­zó la agre­sión in­sul­tan­do pri­me­ra­men­te al po­li­cía que es­ta­ba de fran­co. Tras ello lo pró­xi­mo que se su­po del pre­a­do­les­cen­te es que ha­bría in­ten­ta­do ro­bar a un re­mi­se­ro, cer­ca de la zo­na don­de vi­ví­a. Lue­go de eso fue pues­to a dis­po­si­ción de las au­to­ri­da­des. Es que "Chuky" es se­ña­la­do co­mo au­tor de va­rios ilí­ci­tos, lo cual se agra­va an­te un cua­dro de adic­ción a las dro­gas. La Jus­ti­cia en ese sen­ti­do aún no ha de­fi­ni­do qué ha­cer con el me­nor. En­tre las po­si­bi­li­da­des exis­te la de ir a vi­vir con un fa­mi­liar cer­ca­no, quien no ha­bi­ta en la pro­vin­cia. Sin em­bar­go, tam­po­co se des­car­ta que és­te pue­da ser re­ha­bi­li­ta­do en al­gún cen­tro de­di­ca­do a di­cha ta­re­a. In­clu­so se ha­bló de que po­dría ser tras­la­da­do a la ciu­dad de Co­rrien­tes.

 
Notas Relacionadas