Corrientes 14 °C
Min. 14 °CMax. 24 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1285390
ESTUPOR POR LA MUERTE DE LA PERIODISTA EN CURUZÚ CUATIÁ

Crimen de Griselda: fue torturada y estrangulada hasta perecer

Su cuerpo lo encontró un hermano. Para los hijos y la familia, el caso no fue suicidio y tiene relación directa con sus investigaciones. La pareja de la comunicadora continúa detenida y la investigación también se concentra en otros posibles sospechosos.

EN EL INTERIOR DE LA CASA HABÍA SEÑALES DE QUE LA MUJER SE HABRÍA DEFENDIDO.

La periodista curuzucuateña Griselda Blanco fue hallada sin vida este sábado por la tarde. Fue uno de sus hermanos quien la encontró ahorcada en el interior de su casa; y lo que en un principio se habría manejado como una escena de suicidio, con el correr de las horas fue cambiando drásticamente a un hecho de posible homicidio, ya que el cuerpo de la mujer presentaba algunos golpes y cerca de él había señales de una posible pelea, "incluso con algunos restos de sangre", según consignaron algunas fuentes muy cercanas al caso. También habría indicios de que Griselda se habría defendido, ya que había resto de cabellos en sus manos. La fiscal pidió la colaboración de la Policía Federal en la investigación, teniendo en cuenta que entre las denuncias públicas hechas por la víctima, también había varios jefes policiales involucrados.

El ulular de una sirena cerca de las 19 del sábado, quebró la paz en pleno centro de la ciudad de Curuzú Cuatiá, por calle Juan Pujol al 800, entre Caá Guazú e Irastorza. Ambulancia y Policía llegaron juntos, solo para constatar la presencia del cuerpo sin vida de Griselda Blanco, una reconocida comunicadora. Fue su hermano quien se había topado con su cuerpo cuando llegó a visitarla. Todo apuntaba que la mujer se había suicidado ahorcándose, o al menos fue lo primero que trascendió tras el macabro hallazgo.

Pero minutos más tarde y ya con la presencia de la fiscal María José Barrero Sahagún, titular de la Unidad Fiscal de Recepción y Análisis de Casos, la hipótesis tuvo un giro abrupto, ya que la mujer presentaba golpes en el rostro y en otras partes del cuerpo. Además encontraron evidencias de que en el lugar hubo una fuerte pelea y también signos de defensa, ya que Griselda alcanzó a quedarse con algunos cabellos entre sus manos, que podrían ser de su agresor.


Fuentes allegadas a la causa indicaron a última hora de anoche, que su muerte fue por "estrangulamiento". "La ahorcaron y ella peleó para defenderse", indicaron a diario época.

En los últimos años, la comunicadora había realizado fuertes denuncias públicas que involucraban a policías, por robos, malos procedimientos y hasta por abusos sexuales. Uno de esos efectivos, antes estaba en Sauce pero actualmente cumple funciones en una comisaría de Curuzú Cuatiá. En este contexto, la fiscal inmediatamente pidió la colaboración de la Policía Federal para que brinde apoyo en la investigación y la primera orden que dio fue la detención de la pareja de Griselda, otro colega de apellido Jara, cuyo domicilio fue allanado a última hora del sábado y durante la madrugada del domingo.

De su casa, la Policía se llevó algunas prendas de vestir y una computadora, pero los allegados a la familia de la mujer no están muy seguros de que Jara tenga que ver con lo que pasó; aunque aseguran que esperarán los avances que tenga la investigación.


Algunos datos a tener en cuenta es que la Justicia libró orden de incautación de todas las imágenes de cámaras de seguridad que apuntan hacia la vivienda de Blanco, incluso las de la clínica privada ubicada en frente. También ayer el hijo de la víctima alertó que faltaba uno de los dos teléfonos con los que su madre realizaba su trabajo y transmisiones vía Facebook. Casualmente no se encuentra el más importante de los dos aparatos, por el nivel de información que guardaba.

La causa está por ahora bajo estricto secreto de sumario y se espera para hoy el informe oficial de la autopsia sobre el cadáver, que recién ayer al mediodía salió desde Curuzú a la capital correntina, donde llevarían a cabo la revisión forense.

La periodista había denunciado a varios jefes policiales, locales y de otros pueblos por corrupción. También escarchó al policía que en enero halló una tarjeta de débito en un cajero en Monte Caseros y le vació la cuenta a la dueña, cuya detención se produjo recién hace un par de meses.

Además expuso las denuncias sobre abuso sexual de otro uniformado que prestaba servicio en Sauce, pero que hace algunos meses fue trasladado hacia Curuzú Cuatiá y quien la amenazó en varias oportunidades. Hoy es uno de los sospechosos, junto con otro sujeto, acusado de violación y cuya imagen publicó Griselda en su red social.

El último anuncio

El viernes en su último programa transmitido en vivo por Facebook, Griselda anunció que hablaría sobre la muerte por mala praxis de Débora Serrano, sobre el abusador sexual del barrio Centenario, quien sigue libre; así como también de dos mujeres que atacaron a golpes a un chico para robarle sus pertenencias. De todo ello dijo que hablaría y profundizaría.

Sin embargo, al día siguiente la asesinaron brutalmente.

"No se suicidó"

Mientras tanto, Lautaro Cesani, uno de sus hijos, publicó en su cuenta de Facebook.

"Nuestra madre no se suicidó, a nuestra madre la mataron. Ella decía verdades que nadie se animaba a contar. La querían ver callada y no pudieron. Hoy fue nuestra madre y mañana puede ser cualquier persona de esta ciudad. Todo va a salir a la luz. Pedimos justicia porque es lo que ella hubiese querido y lo que se merece. Justicia por Griselda Blanco", posteó.

Cambios Policiales en Curuzú

Fuentes reservadas confirmaron ayer a diario época, que hubo reuniones de urgencia en la Jefatura de Policía. El tema excluyente fue la orden "sumarísima" de realizar movimientos en la plana policial de la ciudad de Curuzú Cuatiá y hasta algunos se animan a decir, que podría haber una investigación interna sobre las denuncias que Griselda Blanco había hecho públicas en sus programas, sobre algunos efectivos. Y es que la fuerza no aguanta un escándalo más.