Corrientes 31 °C
Min. 25 °CMax. 32 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1274031
PEDIDO DE JUSTICIA

Crimen de Fernando: Burlando pide perpetua para los rugbiers

El abogado de los padres de Fernando Báez Sosa, pidió esta tarde a la fiscalía que condenaran a prisión perpetua a los ocho acusados del crimen, ya que "todos" los imputados tuvieron la "voluntad de matar" y planearon una "cacería humana", mientras que la víctima fue "fusilada a golpes y patadas".

Fernando Burlando, a cargo del equipo de abogados que llevan a cabo el caso, comenzó hoy su alegato final en el juicio que se lleva adelante en la ciudad de Dolores. Al comenzar el pedido de penas de la querella, solicitó "prisión perpetua para todos los acusados".

"La imagen de Fernando de rodillas pidiendo clemencia. Esa es la imagen que para esta representación justifica ni más ni menos el pedido de prisión perpetua para los acusados", afirmó ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Dolores.

"Todos, absolutamente todos participaron, todos asesinaron a Fernando. Nuestro reclamo de Justicia ante lo que no dudamos en llamar el suplicio de Fernando, la responsabilidad de quienes fueron sus ocho asesinos, se resume fundamentalmente en dos momentos de salvajismo y de horror". 

"Fernando de rodillas, sus manos en el piso y sin siquiera mirar, porque tal vez entendió que esa mirada podía significar una falta de respeto, levanta su mano y pide clemencia. La respuesta fue una patada a la cabeza, una más y otra más", señaló el abogado, quien  describió a la víctima en ese momento de la agresión como "una bolsa de papas".

Además sostuvo que los acusados "tomaron la decisión y mataron" y remarcó: "Hubo voluntad de matar y por eso mataron. Tendieron esa madrugada sobre Fernando un verdadero cerco humano poder actuar sobre seguro". 

Según el letrado, "los golpes que fueron como disparos, cada golpe era un disparo, cada patada era un tiro", por lo que Fernando "fue fusilado a golpes y a patadas".

"Luego se abrazaron y comieron. Se llevaron el trofeo y lo celebraron". Además señaló a Máximo Thomsen como "líder de la manada" y quien fue acompañado por "sus obsecuentes".

"Anunció el desenlace con un gesto por demás elocuente, el dedo pasándoselo por la garganta", recordó Burlando sobre la seña de Thomsen.

"Sabían que habían matado a un joven, y entre alegría y emoción, en algún momento tuvieron la idea de volver a buscar a los amigos de Fernando. Tras semejante acto salvaje, no solamente huyeron de la escena del crimen, sino que además trataron de disfrazar lo ocurrido con una serie de actitudes", explicó.

Y en ese sentido destacó que acusaron "a una persona inocente que estaba a cientos kilómetros del lugar", en referencia al remero Pablo Ventura, quien se hallaba en Zárate.

"Fernando tenía una vida por delante, sueños por cumplir, que los acusados le arrebataron por la simple decisión de matar. Mataron por matar, por ganar, por un empujón, por llevarse un trofeo en la vida. No les importó a quién, evidentemente desde el primer cruce que tuvieron con Fernando su plan fue matar".