Corrientes 28 °C
Min. 25 °CMax. 32 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1271002
Carlos Bramante

colaboración

SEGURIDAD Y JUSTICIA

La exposición policial nos deja indefensos y desprotegidos

Una "sugerencia" que persiste en algunas dependencias de la fuerza del orden. Una realidad que se llevó muchas vidas. Su destino termina siendo el archivo. Y su resultado, la impunidad.

La Policía y la Justicia son herramientas nobles y necesarias para lograr una sociedad organizada. Para ello, la respuesta debe ser eficiente y sin demoras tras el relato de la víctima y/o allegados. No debiera desperdiciarse tiempo con respuestas burocráticas que terminan siendo aliadas de la inseguridad.

La diferencia en utilizar un instrumento u otro puede ser vital para el éxito de una investigación. "Las idas y venidas" en sede policial sólo provocan reacciones nocivas en el tejido social. Desde el "no te metas" a "la justicia por mano propia".

Ninguna opción es desconocida por los funcionarios encargados de controlar la calidad de los servicios básicos de un gobierno al servicio de la comunidad. Tampoco sus consecuencias que ya forman parte de las crónicas cotidianas de la prensa.

Durante las últimas semanas se registraron casos que sirven de ejemplo. En Empedrado, un joven fue ferozmente atacado mientras estaba en un negocio. Por las lesiones sufridas fue trasladado al Hospital Escuela dejando en evidencia la gravedad del caso.

El hermano dijo en Radio Dos que no le tomaron la denuncia porque "debería" realizar la víctima. Es cierto que puede y debe ser un trámite necesario para la transparencia del procedimiento.

Ahora bien, mientras hay una persona hospitalizada sin poder cumplir esa obligación legal y otra que suple su ausencia, ¿se puede desaprovechar una voluntad que contribuiría al éxito de la investigación?

Otro caso fue relatado por una joven de Itatí que habría sido atropellada por una camioneta de Prefectura Naval. Tras lo sucedido, aumentaron los contratiempos para la mujer pero esta vez en la comisaría local. No le habrían tomado la denuncia y la "sugerencia" fue: "Puede hacer una exposición".

Las diferencias entre ambos instrumentos son conocidas por la víctima. Ante la supuesta negativa, recurrió a las redes sociales para "denunciar" lo que no pudo formalizar en sede policial pese a la sugerencia constante de funcionarios en los medios de comunicación. No pocas veces dijeron que la denuncia es la única que los ayuda en la persecución del delito.

El ejemplo más llamativo fue denunciado en el diario época por el propietario de un vehículo del barrio San Benito de Capital. Le quisieron robar la batería mientras estaba estacionado.

De acuerdo a su testimonio, en la comisaría le respondieron que para tomarle la denuncia tenía que identificar a los autores filmados en un video que él mismo aportó. De lo contrario, sólo le tomarían una exposición.

Sin dudas son casos que no representan la generalidad del accionar policial en Corrientes. Tampoco son escasos e infrecuentes, según el relato de las víctimas de la inseguridad.

Cabe recordar que la respuesta: "No podemos tomarle la denuncia, sólo una exposición", fue "cómplice" de hombres violentos que le arrancaron la vida a muchas mujeres cansadas de pedir auxilio. Y murieron por falta de protección de instituciones que reciben nuestros impuestos para funcionar.

Hoy todavía sigue siendo la opción más rápida en boca de algunos efectivos cuando alguien pide auxilio. Una realidad que las autoridades deberían analizar y encontrarle solución en pos de un servicio de seguridad más amigable y eficiente.

Estamos en presencia de un período de inscripción para la Escuela de Oficiales que otorga un suntuoso título a sus egresados. Merecido por el tiempo de estudio, pero también es necesario que el resultado práctico sea un policía ágil y comprometido.

La población se queja de la ausencia de efectivos en la calle y, quizás sin conocimiento técnico, critica el "exceso" de personal en las oficinas. Una visión social que debería asegurar el éxito de la gestión en lugar de otra respuesta llamativa: "Venga mañana, a esta hora no hay personal para tomar denuncias". En las comisarías hay que atender las 24 horas.

Los efectivos deben orientar a la gente sobre el trámite más conveniente para lograr una investigación eficaz. El presente párrafo es sólo un recordatorio. Considero que forma parte de los estudios básicos para ocupar el cargo.

La última respuesta debería ser: "No se puede" y la primera: "Tiene que hacerlo de la siguiente manera". Sería una forma de construir ciudadanía y una sociedad organizada y respetuosa de la ley.

Si las leyes vigentes impiden el camino propuesto, se necesitarán reformas y los ciudadanos no podemos conseguir ese objetivo sino a través de nuestros representantes. Sólo nos queda exigir que la demanda de seguridad y justicia no sea entorpecida por la burocracia ni el desinterés de un funcionario de turno.