Corrientes 30 °C
Min. 25 °CMax. 32 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1270983
Marcela Tomasella

Especial para época

SEGUNDA PARTE

Construcción de liderazgo positivo

El estilo de liderazgo de cada persona es diferente. No copia. La realidad de cada organización es tan particular, cambiante, que exige al líder, flexibilidad, capacidad de improvisar, sentido de la oportunidad y enfoque.

Las cualidades básicas de un líder son:

Visionario: tiene visión a largo plazo. No se contenta con lo que hay, es inconformista, creativo.

Persona de acción: se fija objetivos exigentes y lucha denodadamente por alcanzarlos. No se contenta con soñar, quiere resultados.

Brillante: sobresale sobre el resto del equipo, por su inteligencia, espíritu combativo, claridad de pensamiento o combinación de todo lo anterior.

Coraje: no se amilana ente las dificultades, defiende con determinación sus convicciones.

Contagia entusiasmo.

Gran comunicador: le va a permitir vender su visión.

Convincente: persuasivo.

Gran negociador.

Capacidad de mando: capaz de utilizar su autoridad cuando sea necesario; comprensivo, pero no blando.

Exigente: con sus empleados y consigo mismo.

Carismático: habilidad natural para seducir y atraer a las personas. Es perfectamente imposible un líder sin carisma.

Honestidad: valores éticos.

Cumplidor: persona de palabra.

Perseverante: esfuerzo sostenido.

Flexible: no teme que por cambiar su punto de vista o por aceptar la opinión de un subordinado está dando muestra de debilidad.

Autodominio: capaz de controlar sus emociones, fuerte.

Prudente: conoce los puntos fuertes y las debilidades de su equipo, asumen riesgos controlados; tiene que luchar contra el endiosamiento.

Realista: con los pies en el suelo y conocer sus propias limitaciones.

Justo: ser y parecer, y no comparar.

Humano: persona cercana, cálida, próxima, comprensible. Respeto y aprecio. Mostrarse de una manera sencilla y natural, preocupado por su gente.

Accesible: disponible, te tienen que conocer, ver que eres uno de ellos.

Humilde.

Generoso: si es exagerado en su nivel de exigencia debe ser igualmente generosos en las retribuciones, reconocimientos y premios.

Culto: desarrollarse personalmente, elevado nivel cultural (tratar con numerosas personas, hablar en público, encabezar reuniones, atender visitas, moverse con soltura). El conocimiento es fuente de ideas.

Inquieto: inconformista.

Con sentido del humor: saber ver el lado divertido de la vida.

Optimista: no teme las dificultades; se recupera rápidamente de los fracasos.

En buena forma física: cuidarse, llevar una vida sana, hacer deporte, cuidar su alimentación, descansar.

El carisma es la facilidad innata de hacerse querer, poder de atracción, puro magnetismo personal. Enamora. Resultar muy difícil adquirirlo. El líder carismático genera admiración. Se puede ser un extraordinario líder sin tener carisma y se puede tener muchísimo carisma y no ser un buen líder. Es la capacidad de seducir. Gran comunicador con un poder natural de persuasión y facilidad de caer en el endiosamiento.

Es una persona de acción que quiere resultados palpables y los quiere ya, ahora; el tiempo es oro y se va a poner al frente de su equipo para conseguirlo. Establece metas menores a corto plazo que marquen el camino para el objetivo final. No vale simplemente con estar ocupado, hay que obtener resultados. Pensar en el corto plazo y trabajar en el corto. No admite un NO por respuesta, busca vías alternativas. Prefiere que sus colaboradores tomen decisiones, aunque se equivoquen. Se rodea de personas con ganas de hacer cosas. Abierto al cambio, a la adaptación. Reaccionar tarde implica perder oportunidades. Promueve una cultura favorable al cambio y trata de anticiparse. Combate el continuismo. Rompe con la inercia de lo establecido y llega incluso a enfrentarse con el poder para impulsar el cambio. En ocasiones hay que asumir riesgos. No se bloquea y toma la decisión oportuna. Apuesta. No decisiones caprichosas. Los riesgos son asumibles. No se le debe temer al fracaso sino aprender de los errores.

En su formación, debe estar al día, conocer a fondo su ámbito, por estar al tanto de las últimas técnicas de dirección, con inquietud intelectual. Abierto también al aprendizaje de otras personas, no aprovechar el conocimiento de los demás miembros del equipo es un auténtico derroche. No dar nunca nada por sentado y favorecer la cultura de la formación, la valía de sus equipos humanos.

Toma de decisiones

En la toma de decisiones no duda. Medita y reflexiona. Utilizando todo el tiempo para informarse. Mientras la decisión no esté tomada, es libre de cambiar de parecer. Favorecerá dentro de su equipo un clima participativo. Domina los temas que tenga que abordar. Esto le permitirá tener un punto de vista independiente, criterio y saber valorar la opinión de los expertos. Cuando sea necesario, tomará decisiones impopulares, difíciles. Debe velar por el bien del equipo. No participa de un concurso de popularidad. Elige como colaboradores a personas que también saben tomarlas.

El estilo de liderazgo de cada persona es diferente. No copia. La realidad de cada organización es tan particular, cambiante, que exige al líder, flexibilidad, capacidad de improvisar, sentido de la oportunidad y enfoque. Tendrá que enfrentarse muchas veces a la tradición, dispuesto a atacar la rutina, tomando decisiones que pueden molestar. No puede complacer a todo el mundo todo el tiempo. Cuestiona al propio jefe, con autoridad o persuasión. Si el líder abusa de su autoridad, sus subordinados harán lo mismo, multiplicado, creando ambiente de tensión. Su nivel de exigencia es altísimo y no tolera la indisciplina. Exige la máxima responsabilidad.