Corrientes 31 °C
Min. 23 °CMax. 36 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1269713
Alejandro Duete

Redacción

DESDE EL SECTOR ANALIZARON EL FENÓMENO CON época

¿Qué es inverter?, la tecnología a la que temen los correntinos

Pese a representar un ahorro de energía de hasta el 40%, las casas de electrodomésticos locales registran una escasa demanda de estos acondicionadores de aire. Aseguran que su costo inicial y de reparación influyen. ¿Realmente conviene o no? Todos los detalles en la nota.

Inverter (significa inversor) es una nueva tecnología electrónica que mejora, según los fabricantes, el rendimiento y consumo de los equipos de aire acondicionado, cualidades que resultan de lo más atractivas en contexto de quita de subsidios a las tarifas de energía eléctrica y prolongado uso de equipos climatizadores de ambientes.

Sin embargo, la demanda es baja en casas de electrodomésticos pese a que estas unidades prometen entre un 35% y 40% de reducción de consumo. Todavía, los clientes se inclinan por los aparatos tradicionales, sobre todo por su alto costo y la creencia de que son más difíciles de reparar. Fuentes del sector consultadas por diario época señalaron ventajas y desventajas.

Los acondicionadores inverter vienen únicamente en tipo split. Los valores en la actualidad, para comprar al contado en locales físicos, oscilan entre $140.000 y $195.000 hablando de capacidades de 3.000 frigorías. Para espacios más grandes, los precios ya superan $200.000.

"A la hora del rendimiento energético no hay dudas de que realmente consumen menos energía. El problema surge si se produce algún desperfecto, ya que el costo de reparación es elevado", resumieron desde GM Instalaciones. De todas formas señalaron que el sistema tiene un buen funcionamiento y que realmente a lo largo del año se evidencia un menor consumo.

"Aproximadamente se cuenta un 40% de eficiencia energética. Además, los equipos no trabajan de forma lineal, es decir no hacen picos en suba y bajas de tensión", señaló el vendedor de un reconocido comercio ubicado sobre Junín casi San Juan. Otra de las bondades que marcó, mientras exhibía un split Noblex con esta tecnología, es que no necesitan de un estabilizador de tensión.

Pese a los beneficios, el encargado del salón dijo que es poco solicitado ya que la mayoría de los clientes tienen miedo a los costos de reparación.

"Es una moderna tecnología que efectivamente ahorra energía y puede ser reparada en la provincia", indicaron desde una casa de electrodomésticos ubicada sobre Córdoba casi Junín. Allí, la demanda también era así nula ya que el aparato más económico, por 2.800 frigorías, cotizaba a $195.000. "Puede parecer caro, pero el monto extra que se paga luego es compensado por una factura de luz más baja. Y si se hace un buen uso dura igual que un aire normal", acotaron.

"Los aires inverter pueden ser bien empleados en Corrientes ya que trabajan mejor con la baja tensión. No obstante pueden tener menos durabilidad en comparación a un slipt convencional. Adentro del compresor trabajan con dos placas. Y todo lo que sea reparación de electrónica es carísimo porque con las subas del dólar cambian su precio de forma constante", alertaron desde IMS Servicio Técnico de Electrónica y Refrigeración. "De acuerdo al uso puede durar dos años, pero como todas las cosas nuevas tienen sus ventajas y desventajas", concluyeron.

"Otro de los inconvenientes es que hay pocos técnicos especializados en circuitos electrónicos de aires en Corrientes", señaló otro especialista. Mientras que un colega le restó importancia: "No existen especialistas porque generalmente conviene comprar otra placa antes que reparar una". Las placas de los inverter pueden valer, de acuerdo con el modelo, entre $20.000 y $25.000. En síntesis, si el equipo no es sobreexigido puede tener una buena duración y la inversión inicial es compensada con la factura de la DPEC.

¿En qué consiste su funcionamiento?

La tecnología inverter regula el mecanismo del aire acondicionado mediante el cambio de la frecuencia de ciclo eléctrico, es decir regula la velocidad del compresor. En lugar de arrancar y parar frecuentemente para obtener la temperatura media deseada, con el inverter el compresor gira de forma continua, lo que ayuda a mantener constante la temperatura de la sala.

De esta forma se evitan consumos innecesarios y se asegura un gasto energético directamente proporcional a la capacidad de refrigeración requerida, lo cual, por otra parte, alarga la vida del compresor ya que no tiene que trabajar tanto.

Al evitar los continuos arranques en on/off, el compresor y el ventilador funcionan a velocidades bajas reduciendo considerablemente el nivel de ruido. Hoy en día se comercializan equipos que rondan los 20 dB (la voz humana emite unos 60 dB).

Al evitar los continuos arranques en on/off no sólo se gana en confort, ahorro y silencio, sino que el aparato tiene que realizar menos esfuerzos para lograr la temperatura deseada y por lo tanto, y siempre que se realice un correcto mantenimiento y uso, se alargará su vida considerablemente. Las apreciaciones son enumeradas en el sitio especializado "Calor y Frío".