Corrientes 21 °C
Min. 18 °CMax. 27 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1268981
HISTÓRICO REGISTRO DE LA NIÑA

Advierten que será un verano más complicado para la producción

Especialistas, funcionarios y productores indican que se acentuará la sequía por tercera vez consecutiva, fenómeno que no se observó en 70 años de estudio. Hay preocupación en el campo por los efectos y alertan sobre el riesgo de incendios.

LA GANADERÍA SERÍA UNA DE LAS MÁS GOLPEADAS POR LOS EFECTOS A LARGO PLAZO.

Los incendios del fin de semana volvieron a generar las luces de alarma. Pero más allá de los temibles efectos del fuego a corto plazo, preocupa un escenario complejo para la producción a causa de la sequía. Este será un año extraordinario ya que, por tercer período consecutivo, La Niña acentuará el déficit hídrico en la provincia, situación que no se ha registrado en 70 años.

"Lamentablemente estamos en una situación complicada. Estamos transitando el tercer año de La Niña", dijo la investigadora en el manejo del agua en cultivos agrícolas y agroclimatología del área de Producción Vegetal de la Estación Experimental del INTA Mercedes, María Susana Escalante. De acuerdo con lo señalado por la ingeniera agrónoma, las estadísticas de la experimental indican que en 70 años de recopilación de información no se ha observado un fenómeno similar.

"Este año es extraordinario porque es un tercer año de Niña", dijo la especialista a radio Dos. Anteriormente, se registraban ciclos intercalados entre "neutros o normales", es decir con precipitaciones que cumplen la media habitual, con La Niña o El Niño, este último relacionado con las inundaciones. Pero hasta el momento, dichos ciclos no superaban los dos años.

Esto acentúa el déficit hídrico. "Estamos en una situación peor que en el verano pasado", sostuvo la investigadora. En lo que va del año, se registraron un 46% de lluvias, cuando en el anterior hubo un 80%; por lo cual, las precipitaciones cayeron a la mitad.

"La situación es preocupante, muy complicada. Para graficar, hoy estamos en peores condiciones a la fecha si comparamos con el año pasado. Si no se dan precipitaciones, el escenario es para alarmarse", explicó a radio Dos el presidente de la Asociación de Sociedades Rurales de Corrientes, Pablo Sánchez.

"En Corrientes, en épocas normales, el 38% de la provincia tiene agua. Durante las inundaciones ese porcentaje fue del 60%. A principio de año, con los incendios, llegamos al 10%. Hoy estamos en un 17%", graficó el secretario de Desarrollo Foresto Industrial de la Provincia, Luis María Mestres, en diálogo con la misma emisora.

"Según la información con la cual contamos, vamos a tener un verano complicado, similar al pasado, con temperaturas muy altas. Habrá condiciones de sequía, lo que provoca que las plantas estén secas. La mezcla entre las altas temperaturas y el material seco, es propensa a los incendios", alertó, por su parte, Escalante.

Y en el fin de semana se observaron incendios de mayor magnitud, entre ellos, en zonas productivas de Pago de los Deseos y en Santa Rosa. "Los datos que habíamos recibido los últimos días hábiles de la semana, nos hacían presagiar que íbamos a tener un fin de semana con temperaturas elevadas, con condiciones bastantes embromadas para la provocación de focos ígneos y ocurrieron", señaló a radio Dos, el director de Defensa Civil de Corrientes, Eulogio Márquez.

"Venimos con un tercer año de este déficit hídrico que genera La Niña y, lógicamente, no han podido ser recompuestas todas las aguadas naturales. Nuestros ríos interiores están con poco caudal y las lagunas, con poca agua", expresó Sánchez.

La investigadora del INTA explicó que "los arroceros en el centro de la provincia están sumamente complicados con un 30% de agua". Mestres, en tanto, señaló que hay preocupación de productores forestales en implementar medidas de prevención como cortafuegos, a los fines de evitar las pérdidas del verano pasado.

No obstante, Escalante advirtió sobre los duros efectos en la ganadería, que comenzarán a verse en 2025. De igual modo, Sánchez explicó que está en juego la "cosecha de los futuros terneros", ya que es un período en el cual se intenta preñar a las vacas. Para ello, se necesita una buena cantidad de pasto de buena calidad y "no hay porque no se dan las precipitaciones".

"En la producción ganadera, que es a largo plazo, el daño seguirá. La vaca que no se preñó ahora, genera un impacto más allá de las condiciones climáticas, porque estas se revierten el año que viene", indicó la investigadora del INTA. "En lo ganadero no es tan así, el impacto económico va más allá", sostuvo.

"Lo del verano pasado nos impactará económicamente el año que viene. Los procesos son muy largos y los decisores de las políticas se olvidan", dijo Sánchez.