Corrientes 23 °C
Min. 21 °CMax. 30 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1268357
Mariano Blanco

Redacción de época

ENFOQUE MUNDIALISTA

El VAR llegó para complicar los corazones de los amantes del fútbol

El Mundial de Qatar 2022 será sin dudas una competencia histórica, pero en muchos casos, el recuerdo será de la tecnología  semiautomatizada que la FIFA aplica en sus partidos. Pasaron sólo tres jornadas y el ruido es muy fuerte. Todavía queda mucho.

Redacción: Mariano Blanco

La llegada de la tecnología en el fútbol complicó aún más el entendimiento de un deporte que transcurre pasional y popular por el corazón de todos. El VAR llegó para hacernos la vida imposible, pero sugiere problemas de interpretación de un Reglamento que por ahora esquiva la modernidad.

En tres jornadas del Mundial de Qatar, el protagonismo del VAR fue suficiente para en‑ tender que llegó la nueva era. En la sorpresiva derrota de Argentina ante Arabia Saudita, el entrenador francés Herver Renard que conduce el camino del selecciona‑ do árabe, trabajó y entrenó por semanas una táctica histórica. Utilizó en su debut mundialista el famoso método del achique, estrategia que se usa desde la década del ‘70 y durante su recorrido histórico provocó elogios y críticas.

Es cierto, hay que saber usarla. No cual‑ quiera la lleva a cabo. Pero sostener una idea defensiva concreta achicando en línea, presionando sobre el jugador del pase para provocar la situación ilícita del fuera de juego, no aparece entre los repertorios que más efectividad puede llevarse a cabo a lo largo de un torneo de este nivel. Pero el empeño del equipo saudí fue casi perfecto. De no ser por la intervención exquisita del VAR en muchos momentos claves del partido. Es cierto, en primera instancia el VAR no ayudó a desnudar las falencias en el área ante la marca de los defensores árabes. El agarrón a Paredes fue penal y el VAR lo puso en evidencia. En la jornada del lunes, Inglaterra dominó a Irán y a pesar del 6-2, una infracción idéntica sufrió el defensor inglés Maguire, pero pasaron por alto. Pero después, el VAR anuló tres goles y llevó al grado de polémicas las intervenciones de Lionel Messi y Lautaro Martínez (en dos ocasiones). Tras la revisión, el árbitro del partido Slavko Vincic convalidó las acciones del juego y sentenció el tiro libre indirecto para el juego árabe. Sin dudas que los primeros minutos del complemento será recordado durante muchos años por los aficionados saudíes. Pero el encuentro dejó muchos momentos para la polémica.

Horas después del triunfo inesperado del Arabia Saudita, se analizaba como un error catastrófico del VAR una de las situaciones que no fue convalidada por la tecnología y Vincic y que terminó en el gol de Lautaro Martínez. Según analistas, fue la decisión más grave de lo que hasta el momento se lleva jugado en el Mundial: el delantero argentino enfrentaba solo al arquero árabe para terminar marcando el gol. Y cuando todo parecía terminar en el desahogo y festejo argentino, el VAR comunicó al colegiado que el delantero estaba en posición fuera de juego.

Tras anular el gol a Lautaro Martínez, los minutos pasaban y la transmisión no mostraba el fuera de juego automático del que tanto presumieron en la previa del certamen. Casi diez minutos después, la FIFA mostraba la imagen. Aparentemente, Lautaro se encontraba adelantado, pero el VAR no re‑ paró en un detalle fundamental a la hora de analizar la acción. Y eso generó más polémicas. Horas después, surgieron algunas imágenes del análisis tecnológico y se advierte que el lateral izquierdo de Arabia Saudí es el jugador más retrasado del defensa verde, por lo que el VAR eligió de forma equivocada al defensa que se encuentra detrás del delantero argentino. Entonces, Lautaro Martínez se encontraba completamente habilitado por el jugador saudí del que se olvidó el vídeo-tecnología. Si el VAR hubiese actuado correctamente, Argentina se habría puesto 2-0 en el marcador. Pero el desarrollo fue otro, el final inesperado y ahora Argentina necesita ganar sus dos encuentros restantes debido al mayor error hasta el momento cometido por el VAR en el Mundial de Qatar. Evidentemente los analistas del VAR no tienen tampoco la última palabra, o por lo menos la decisión correcta.

Esta tecnología automatizada llegó para quedarse en el fútbol de elite, por eso también este Mundial será histórico. Pasa con las situaciones del fuera de juego, con los posibles penales o con aspectos que se vivieron en los ocho partidos que se llevan ju‑ gados hasta aquí. Se trata de los minutos agregados en el tiempo adicional y que llevaron a que todos superaran ampliamente la barrera reglamentaria de los 90. Se adicionaron más de 10 minutos en promedio por partido. Lo anticipó días atrás el italiano Pierluigi Collina, actual titular de la Comisión de Arbitraje en la FIFA; la máxima entidad del fútbol busca lo siguiente: "Queremos evitar partidos con solo 42/43 minutos de tiempo efectivo de juego. Así que habrá que compensar el tiempo de sustituciones, pena‑ les, festejos, asistencia médica o VAR".

Los árbitros tienen la tarea (orden específica) de recuperar el tiempo perdido durante los 90 minutos. Hace unos meses, el medio italiano Corriere dello Sport publicó que Gianni Infantino, actual presidente de la FIFA, tenía en mente que los encuentros de fútbol comenzaran a durar 100 minutos y no los tradicionales 90 que tienen acostumbrados al mundo del fútbol. La entidad desmintió inmediatamente y sostuvo que no ocurrirían cambios en la reglamentación relacionada al tiempo de juego. Pero en Qatar se vivieron partidos que superaron ampliamente los 90 minutos. De hecho, el partido que menos duró en esta Copa del Mundo fue el inicial, disputado entre Qatar y Ecuador. Dicho cotejo alcanzó los 100 minutos de juego, adicionándose 5’ de agregado en cada etapa. Sin dudas que Qatar 2022 quedará en la historia. Tuvo una previa bastante intensa, remolinos de argumentos pocos claros para que sea la sede, con tormentas de arena y críticas que no aseguraron una comunión mensual en el desierto árabe. Pero por ahora, le protagonismo absoluto.