Corrientes 22 °C
Min. 22 °CMax. 33 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1262589
CORRIENTES

Padre de la menor dice que el ataque "fue intencional" por parte del dueño del pitbull

El hombre responsabiliza al dueño del animal porque había sido denunciado por robarle un garrafa a la abuela de la víctima. 

El último sábado se registró un lamentable hecho en la localidad correntina de Paso de los Libres, en donde una nena de 10 murió luego de haber sido atacado salvajemente por un perro pitbull. El padre de la menor, Hernán Núñez, asegura que la muerte de su hija "fue intencional". "Nosotros estábamos ahí y estamos seguro de eso", afirmó.

Luego, contó que al momento del ataque la víctima se encontraba en la casa de su abuela y que fue "sacada desde la entrada del domicilio", y descartó que la nena se encontraba en la calle.

"El perro no se escapó ni estaba suelto. Desde un primer momento le había dicho al dueño que ese animal no podías estar ahí",  recordó Nuñez en comunicación con Radio Dos. 

Luego, comentó que llegaron a denunciar ante la Policía por la peligrosidad que reprsentaba el perro, pero que le dijeron que "no podían hacer nada" y le recomendaron que haga la denuncia en el Juzgado.

A su vez, acusó al dueño del pitbull de "maleante" y reveló que dos días atrás antes del doloroso episodio lo había denunciado porque le "había robado un tubo de gas a su suegra".

Posteriormente, contó que el perro ya había atacado a otras personas, y que anteriormente tuvo dos dueños y que ninguno quería quedárselo. "Nadie lo quería porque mordía a mucha gente", aseguró el padre de la menor asesinada por el can que fue sacrificada tras el ataque sangriento. 

Por último, contó con mucha indignación que "después del ataque, tiraron al perro en un zanjón. Nosotros estábamos con  nuestra bebé en la morgue y el dueño trajo de nuevo al animal muerto a su domicilio,  lo puso donde lo tenía atado anteriormente. Es algo que no tiene nombre, se burló de la muerte de  mi hija", se lamentó. 

En tanto, el magistrado Mauro Casco señaló que el hecho se encuadra como "homicidio culposo, que tiene una pena máxima de cinco años". 

"La imputación es por homicidio culposo, por la actitud negligente del dueño del perro de no tener las medidas de seguridad, como usar correa o bozal, tenerlo atado, o él estar cerca para controlar la actividad del perro", explicó.

Para Casco será fundamental saber con qué finalidad el joven tenía el perro y si tenía algún tipo de entrenamiento.