Corrientes  
Min. 14 °CMax. 25 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1262052
Fuente: webeservice CAPITAL: EN EL BARRIO JUAN XXIII

Mujer fue detenida justo cuando elaboraba "bochas" de marihuana

La Policía allanó casas en las que funcionaban "kioscos" de estupefacientes. En uno de los domicilios sorprendieron a una joven mientras envolvía la sustancia a vender. En el restante inmueble no dieron con un sospechoso de alias "Monchi".

LA PRUEBA DEL DELITO. DECENAS DE ENVOLTORIOS CON LA MARIHUANA FRACCIONADA Y LISTA PARA SU VENTA.

Policías de la Dirección General de Drogas Peligrosas y Crimen Organizado allanaron dos nuevos "kioscos" de venta de estupefacientes que funcionaban en la ciudad de Corrientes.

En los procedimientos simultáneos realizados en el barrio Juan XXIII detuvieron a una mujer, sorprendida en el momento que fraccionaba picadura de marihuana en envoltorios de polietileno.

Un hombre sospechado en el delito evitó su detención ya que al momento de llegar los efectivos no estaba en su domicilio. Ahora, esa persona fue declarada prófuga en la investigación.

Desde la institución de seguridad provincial informaron a diario época que los recientes "kioscos" desbaratados fueron localizados en una manzana en la que, con anterioridad, ya habían descubierto a numerosos puntos de comercialización de drogas al menudeo.

HALLARON PLANTEROS CON FLORES Y CANNABIS SATIVA.

El Juzgado Federal Número 1 libró el miércoles órdenes para la inspección y registro de dos inmuebles situados uno en la esquina de calles Río Limay y Malvinas Argentinas y otro en un pasaje sin nombre, entre Río Limay, Ricardo Gutiérrez e Iberá.

Esa parte del barrio Juan XXIII es popularmente conocida como "barrio Piola".

MOTOCICLETA WAVE SECUESTRADA A LA DETENIDA.

Personal de Drogas Peligrosas, junto a la División Policía de Alto Riesgo, llegaron en forma coordinada para rodear ambas viviendas y evitar la fuga de quienes estuvieran presentes.

Alrededor de las 15:30, una treintena de efectivos ingresó a los domicilios previamente "marcados" como centros de comercialización de sustancias prohibidas.

En la casa de un hombre identificado como Ramón José R., alias "Monchi", secuestraron un envoltorio con picadura de marihuana, tijera, recortes y rollos de polietileno; papel film y de aluminio. Además decomisaron la suma de dinero en efectivo de 16.370 pesos.

A "Monchi" buscaron en cada una de las habitaciones, el techo, el patio y alrededores. Pero los detectives no pudieron dar con su paradero. De todas maneras, según explicaron, su localización sería nada más una cuestión de tiempo.

Por otra parte, en un pasaje o peatonal, situado a la vuelta de la vivienda de "Monchi", los investigadores accedieron a la vivienda de Zulma Elizabeth L., de 22 años.

Esa propiedad también fue señalada desde semanas antes como un centro de comercialización de sustancias prohibidas. A toda hora del día concurrían adolescentes a comprar alucinógeno.

Al entrar, los policías vieron a la joven, quien responde al apodo de "Zulmi", en pleno fraccionamiento de las denominadas "bochitas" de marihuana.

En total, en una de las habitaciones dieron con 119 bolsitas de polietileno y una bolsa cargada de "cogollos" o "flores" de igual especie vegetal.

La mujer resultó inmediatamente detenida para quedar a disposición de la Justicia Federal.

En su casa había varios teléfonos celulares, dinero en un monto de 11.460 pesos y una motocicleta Honda Wave blanca. Todos esos elementos fueron secuestrados en relación a la pesquisa.

"Zulmi" fue trasladada en carácter de "incomunicada" hacia la comisaría de la Mujer y el Menor Número 2 del barrio 17 de Agosto.

Para vecinos de la zona no fue ninguna novedad la presencia policial. En los últimos años anularon "kioscos" de drogas instalados en casas de calles Río Limay, Ricardo Gutiérrez, Malvinas Argentinas y Centeno, todas cercanas a las allanadas anteayer.

Datos

Las estadísticas referidas al combate contra el narcomenudeo son asombrosas. En los últimos tres meses, la Dirección de Drogas Peligrosas allanó nada menos que 45 domicilios en barrios de la capital. Al menos 30 personas quedaron relacionadas a procesos judiciales, algunas de las cuales eran "reincidentes".

La problemática del consumo de drogas y delitos conexos aumentó en los últimos tiempos. Por ello, desde la Policía provincial redoblaron esfuerzos que se ven reflejados semana a semana con esta clase de procedimientos.