Corrientes 31 °C
Min. 23 °CMax. 35 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1261655
SALUD

Cuál es el medicamento contra la viruela del mono destinado solo a pacientes de alto riesgo

Expertos advirtieron que aún está siendo evaluado en ensayos clínicos. Por qué los CDC sugieren restringir su uso y cuáles pueden ser las consecuencias de esta decisión


En el mundo se han registrado más de 62000 casos de personas con viruela del mono o viruela símica en 2022. Como tratamiento, algunos pacientes acceden al fármaco tecovirimat, que está autorizado para usar en casos de esta enfermedad bajo la categoría de "acceso ampliado" por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos, más conocida por su sigla en inglés FDA. Es que aún se lo está evaluando en cuanto a su eficacia y su seguridad en ensayos clínicos.

En ese contexto, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos, emitieron una guía en la que recomiendan que el uso del tecovirimat debe estar limitado a las personas con cuadros graves o que tenga alto riesgo de desarrollar un cuadro grave. En ese país, más de 22.000 personas han tenido la infección este año y hay signos de que la curva se estaría estancando. 

 
Días atrás, como informó Infobae expertos de la Organización Panamericana de la Salud habían publicado una revisión rápida sobre los estudios sobre intervenciones que se han propuesto para tratar la viruela del mono. Si bien destacaron en la revisión al fármaco antiviral tecovirimat, aclararon que aún sigue siendo experimental. Al estar solo autorizado en la categoría "acceso ampliado" implica un protocolo para la recopilación de datos por parte de los médicos que lo indican. También la Agencia Europea de Medicamentos (EMA, por su sigla en inglés) y la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (ANVISA) de Brasil lo han autorizado.

La guía de los CDC que limita el uso del medicamento a personas con más riesgos está relacionada con un potencial efecto de la indicación masiva. El uso generalizado de tecovirimat "podría promover la resistencia y hacer que los antivirales sean ineficaces para algunos pacientes", dijeron los CDC en un comunicado.

Su uso contra la viruela del mono se considera experimental y está estrictamente controlado por las autoridades federales, aunque cada vez hay más pruebas de que beneficia a muchos pacientes. "Existe la preocupación teórica de que el virus de la viruela del mono pueda desarrollar rápidamente una resistencia al tecovirimat, pero ahora mismo es una preocupación teórica", dijo James Krellenstein, cofundador de PrEP4All, un grupo que defiende el acceso a la atención del VIH. "Necesitamos ver medidas más concretas tanto de los NIH (Institutos Nacionales de Salud) como de los CDC para determinar el grado de amenaza que realmente supone, a través de una investigación y una vigilancia mucho mejores", exigió Krellenstein, según el diario The Washington Post.

El asesor médico del Presidente Joe Biden, Anthony S. Fauci, había también afirmado que la resistencia es siempre un riesgo cuando se utilizan medicamentos antivirales. Señaló que un estudio sobre el fármaco que se inició recientemente permitirá detectar los signos de mutación que podrían provocar resistencia. Se espera que el estudio incluya a más de 500 pacientes en 60 centros de Estados Unidos.

Los nuevos casos en Estados Unidos han descendido casi un 50% desde el pico alcanzado a principios de agosto. Sin embargo, "hay zonas del mismo país en las que la tasa de aumento de nuevos casos sigue aumentando", dijo la directora de los CDC, Rochelle Walensky, en la sesión informativa sobre la viruela del mono celebrada en la Casa Blanca. En Los Ángeles ocurrió una muerte por viruela del mono en los Estados Unidos este año. El mes pasado, se notificó otro fallecimiento en Texas.

Dos hombres de 30 años, que estaban sanos, desarrollaron encefalomielitis -inflamación del cerebro y la médula espinal-, lo que sugiere que las complicaciones neurológicas son un resultado potencial de las infecciones por viruela del mono, según un informe de los CDC de la semana pasada. Ambos fueron tratados con tecovirimat y se recuperaron, pero tienen dificultades para caminar.

La mayoría de los pacientes sanos necesitan cuidados de apoyo y control del dolor y "no necesitan un tratamiento antiviral", dijo Sapna Bamrah Morris, un funcionario de los CDC que trabaja en la respuesta a la viruela del mono, durante una reciente convocatoria para los médicos organizada por los CDC y la Sociedad de Enfermedades Infecciosas de América.

El tecovirimat debe solo reservarse para las personas con sistemas inmunitarios gravemente debilitados -aquellas con VIH no controlado, leucemia, linfoma y trasplantes de órganos sólidos-, así como para las personas embarazadas o en período de lactancia, los niños menores de 8 años y las personas con piel vulnerable a las lesiones, especificó Morris.

La gran mayoría de los casos en EE.UU. se han producido en hombres que mantienen relaciones sexuales con otros hombres, aunque las autoridades subrayan que el virus puede afectar a cualquier persona. Para Jay Varma, experto en enfermedades infecciosas de Weill Cornell Medicine en la ciudad de Nueva York, es "razonable" que los CDC den una orientación más explícita sobre las prescripciones de tecovirimat, sobre todo teniendo en cuenta la ausencia de un ensayo clínico aleatorio que pruebe la eficacia del tratamiento para combatir la viruela del mono.

Señaló que es "muy probable" que las infecciones de viruela del mono se alejen cada vez más de los grandes centros urbanos y se dirijan a ciudades más pequeñas y zonas rurales, donde los pacientes ya se enfrentan a barreras a la hora de buscar atención. "Cualquier límite en la prescripción de tecovirimat podría llevar a la consecuencia no deseada de que las personas con alto riesgo o con enfermedad grave no la reciban", dijo Varma.

Las autoridades sanitarias y los defensores de los pacientes señalan las disparidades existentes en la vacunación contra un virus que se ha extendido de forma desproporcionada entre las comunidades de color y subrayaron la necesidad de llegar más profundamente a las comunidades negras y latinas.