Corrientes 34 °C
Min. 22 °CMax. 35 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1261518
LA POLICÍA ANTE UNA INVESTIGACIÓN COMPLEJA

Estafas por 30 millones de pesosy su relación con el narcotráfico

Tres empresas damnificadas por delincuentes que pagaron mercaderías con cheques truchos. Durante la pesquisa sobre ese ilícito, un grupo de detectives allanó una chacra en la que había 852 kilos de marihuana. Hay un detenido.

ASÍ ENCONTRARON AL CARGAMENTO DE MARIHUANA, CONTENIDA EN BULTOS ELABORADOS CON PLÁSTICO VERDE.

La estafa de unos 30 millones de pesos que un grupo delictivo cometió en perjuicio de tres empresas de la ciudad de Corrientes tendría una directa e impensada vinculación al narcotráfico. La Policía está frente a una investigación enmarañada en la que, por ahora, existe un detenido.

El viernes, mientras seguían la pista de los defraudadores, realizaron el allanamiento a una chacra en el barrio Laguna Brava a la búsqueda de objetos vinculados a esa causa. Sin embargo, aparte de constatar la existencia de pruebas para tal pesquisa, dieron con un cargamento de 852 kilos de marihuana.

El "búnker o aguantadero" pertenecería a un hombre que se encuentra en calidad de prófugo. Al momento del procedimiento el inmueble situado a 500 metros de la Unidad Penal 6 estaba sin habitantes.

ESTO SERÍA PARTE DE UNA DE LAS ESTAFAS.

Adentro de la casa hallaron no solamente los enormes bultos con la sustancia estupefaciente, sino con 100 municiones de escopeta, 5 colchones y 10 sommiers adquiridos con cheques truchos.

Frente a este panorama, la Dirección de Investigación de Delitos Complejos (DIDC), la Dirección de Investigación Criminal (DIC) y la Dirección General de Drogas Peligrosas y Crimen Organizado trabajan en forma conjunta.

Todo comenzó el mes pasado cuando los responsables de una colchonería; una firma de venta de herramientas industriales y un comercio de insumos para el rubro de panadería denunciaron fraudes en un monto que oscilaría los 30 millones de pesos.

EN EL ALLANAMIENTO ENCONTRARON CARTUCHOS.

La DIDC inició el proceso investigativo. Análisis de cámaras de seguridad, firmas, domicilios, rastro de comunicaciones telefónicas y otros pasos llevaron a dar con uno de los sospechosos.

De acuerdo a datos conocidos por época, se trata de uno de los presuntos autores materiales de las estafas quien resultó apresado en un allanamiento.

La DIC que había sumado a su personal para colaborar con el área de Delitos Complejos, por su parte, obtuvo información relacionada al destino de numerosa mercadería conseguida en uno de las compras fraudulentas.

El viernes, luego de marcar la chacra de Laguna Brava solicitaron una orden judicial para su registro. Los datos indicaban que a ese lugar llegó días antes un vehículo transportando una llamativa cantidad de camas y colchones.

La propiedad situada a unos 40 metros del camino que une Ruta Provincial 5 y el barrio de San Cayetano posee muchos árboles que en cierta forma cubren la vista de una modesta casa construida con ladrillos de hormigón.

Los detectives de la DIC allanaron el lugar y dieron con el doble resultado: pruebas vinculadas a la estafa junto a la carga de marihuana guardada en 29 bultos.

En el sitio descubrieron un pequeño stud para dos caballos de carreras, accesorios de montura y un par de balanzas de uso industrial, como las obtenidas durante una de las estafas.

La Policía presume que el sitio era una "posta" para ocultar la droga antes de distribuirla en la ciudad, tal vez en localidades del interior o bien venderla a bandas delictivas de otras provincias.

Varios serían los prófugos en ambas causas relacionadas entre sí.

El allanamiento finalizó diez horas después de iniciado. El conteo de los paquetes tipo "ladrillos" que contenían la marihuana terminó en horario de la noche.

El pesaje final arrojó el resultado de 852 kilos con 802 gramos, señaló ayer la institución de seguridad a través de su Departamento de Relaciones Institucionales.

"Representantes"

Para cometer las estafas en importantes empresas comerciales, los autores simularon ser representantes de otras firmas "reconocidas", quienes buscaban diversas mercaderías en grandes cantidades, las cuales abonaban con cheques sin fondos, presuntamente robados y adulterados.

El primero de los diversos cheques "rebotados" era por la suma de 4 millones de pesos.

Fuentes cercanas a la investigación precisaron a este medio que al menos uno de los maleantes estuvo preso en otra provincia como autor de igual clase de ilícito.

El rastreo de los embaucadores se extendió a la provincia de Chaco y también a la provincia de Buenos Aires. En el medio surgió la supuesta relación de esos sujetos con una organización narco.