Corrientes  
Min. 14 °CMax. 25 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1260846
Fuente: webeservice 

El atentado, la crisis y las continuidades

 La Argentina, en una etapa de profundización de la crisis social que castiga con singular fuerza a la mitad de la población, soporta, además, una nueva ronda de malos ejemplos por parte de la dirigencia política que se mira el ombligo y no atina a generar políticas públicas que vayan mejorando esos padecimientos populares.

El país, que ya venía muy mal en lo económico, enfrentó un trance que sumó incertidumbre y angustia: el atentado a la Vicepresidente de la Nación. El hecho que de casualidad no terminó en magnicidio fue debidamente repudiado por la inmensa mayoría de la dirigencia y del pueblo.

Hay también algunos personajes que por intereses mezquinos o cálculo electoral se pusieron al margen de esa posición elemental, que es el rechazo a la violencia política. Son pocos, pero vale la pena tener memoria de estas actitudes con las cuales nada democrático se puede construir.

Lo que me interesa, especialmente, destacar es que tanto oficialismo como oposición, la prensa y las redes, concluyeron que se estuvo a centímetros de una escalada violenta, con repercusiones que no se pueden estimar pero que, seguramente, serían extremadamente delicadas.

Esto con lo que acuerdo me convence que la Argentina, literalmente, pende de un hilo en su tranquilidad social, ingrediente elemental para un desarrollo armónico del país. También estoy seguro que estas dirigencias oficialistas y opositoras que cultivan la grieta están ya sin capacidad de dar respuestas a la sociedad toda, pues privilegiando sus minúsculos intereses de grupo han generado este ambiente reñidero, permanentemente inútil.

Después de la tregua de unas horas la dirigencia, de un lado y otro, volvió a la lógica habitual binaria. Con ese chamullo simplón, bien alimentado por los aparatos mediáticos, logran toda esta atmósfera irrespirable en el que lo menor (los intereses políticos) se lleva puesto lo importante (el destino de las grandes mayorías).

Este suceso a esclarecer obró como una gran cortina de humo, sobre el ajuste en marcha ejecutado por Massa, con el aval de Cristina y Alberto.

Veamos algunos datos concretos:

-Agosto superará el 6% de inflación, proyectándose entre un 90% y 100% anual.

-Nuevos préstamos acordados con el BID y el Banco Mundial, saludados con alborozo por el Frente de Todos por 3.900 millones de dólares que significan reforzar el endeudamiento del país.

-Los tarifazos de los servicios públicos que ya impactarán fuerte sobre los hogares en septiembre y diciembre.

-El engendro del "dólar soja", que el gobierno les paga a los exportadores -sólo de soja- $200 por dólar, o sea $60 más de lo que les da a otros exportadores y lo que les vende a importadores. Esa diferencia sobre un estimado de 5.000 millones de dólares implica cerca de 300 mil millones de pesos.

Quienes especulaban al final salen pagados con un privilegio, mientras la población sufre los embates de la inflación y las injusticias sociales.