Corrientes 16 °C
Min. 16 °CMax. 28 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1257810
Fuente: webeservice ANTE LA NECESIDAD DE CONSEGUIR FONDOS POR PARTE DE LAS PETROLERAS

Estacioneros estiman corrección del 10% para los combustibles

Los cambios de precios en surtidores de Corrientes y todo el país son "inminetes", aseguraron desde la federación que agrupa a los expendedores. A la vez que afirmaron que en el interior, los valores son más caros que en Buenos Aires debido a "decisiones arbitrarias".

A más de tres meses del último incremento en los valores de la nafta súper y la nafta premium, la petrolera de mayoría accionaria estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF) comunicó esta semana, ante inversores, que no se descarta un aumento de los combustibles para achicar la brecha entre los precios del surtidor y los internacionales.

Referentes del mercado nacional prevén que se concretará en el corto plazo, debido a la necesidad urgente que tiene la empresa para capitalizarse e invertir en vistas a mejorar la producción. Sin embargo, aseguran que los nuevos valores seguirán desfasados respecto al precio internacional que manejan países vecinos. Y advierten que esta situación podría generar nuevos episodios de desabastecimiento, como ocurrió en julio con el diésel.

El asesor jurídico de la Federación de Entidades de Combustibles (FEC), Fabián Tobalo, estimó, en comunicación con

época, que la "corrección" en los valores exhibidos en las pizarras será del 10% para las naftas de menor octanaje. En tanto, las variedades premium podría superar este porcentaje. "La actualización se dará en el corto plazo porque YPF necesita recursos para mantener su producción. Y con esta política de precios, lo único que están consiguiendo es dañar su economía", dijo el referente que se mostró muy crítico con la posición dominate que tiene la petrolera en el mercado.

"El problema de tener precios tan bajos, por cuestiones políticas, es que desalientan la inversión. Entonces se genera un circulo vicioso: por complacer a los clientes con precios en teoría razonables, desalienta todo proceso productivo y exploración que las compañías puedan llevar adelante", argumentó.

Para Tobalo esto ocasiona, a mediano y largo plazo, desabastecimiento. "Este año, con el faltante de gasoil, llegamos casi a un colapso del mercado. Se trata de un daño autoinflingido que asumen los gobiernos al mantener los precios atrasados. No responde a cuestiones internacionales como muchas veces argumentan", acotó. Otra consecuencia directa es, según el asesor de la FEC, el surgimiento de mercados negros. "Recientemente se dio con el ‘gasoil blue’. Los productores necesitaban el combustible para trabajar y por ello se veían obligados a valores más abultados", añadió.

Combustibles más caros en el interior

Otro de los dramas que rápidamente saltan a la vista en las provincias, es cómo el litro de nafta y gasoil cuesta más caro que en Buenos Aires. Por ejemplo, YPF exhibe el litro de súper a $129,20 en la ciudad de Corrientes. Mientras que en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) llega a $120,30.

"Esta situación viene desde hace 20 años y se conoce como una discriminación arbitraria de precios. En CABA y el AMBA (Área Metropolitana de Buenos Aires) siempre tuvieron precios más baratos. Y el hecho de que estén más caros en el interior no tiene que ver con los costos del flete. Hay localidades que tienen refinerías muy cerca pero el precio es elevado", contó.

Bajo esta línea, afirmó de forma contundente: "Si el Norte tiene los combustibles más caros, se debe a una política deliberada. Como Buenos Aires es la vidriera del país, se intenta mostrar que los combustibles, los servicios y el transporte es más barato. Se crea una fantasía para que el público lo vea. Pero esa no es la realidad y mucho menos la del interior".

Por último, Tobalo se mostró crítico con el intervencionismo estatal que encuentra en YPF su herramienta principal. Para él, la solución es una política de libre mercado en el sector. "La petrolera alinea verticalmente los precios del surtidor a través de sus 1.654 bocas de expendio. Ninguno de los particulares que opera bajo su bandera puede fijar un precios, ya que cuentan con un sistema de venta consignada. Y al concentrar más del 54% del mercado, la competencia debe seguir una política de precios fijada desde el Gobierno. Si deciden por sí solos corregir los precios, perderían muchos clientes".