Corrientes 25 °C
Min. 25 °CMax. 33 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1256999
Tona Galvaliz

Especial para época

"ESTAR QUEMADO EN EL TRABAJO"

¿Que es el síndrome de burnout?

Es un proceso muy complejo y multicausal. Se manifiesta a través de un estado de agotamiento físico y mental sostenido en el tiempo. Puede alterar la personalidad y autoestima del trabajador que la padece y, dos de sus síntomas más comunes son la depresión y ansiedad.

El origen del síndrome de burnout se da en mayor medida en personalidades extremadamente competitivas impacientes, hiperexigentes y perfeccionistas, como en profesiones que estén en relación con el trato público y clientes, o sea con alta exposición social, pero en las generales puede darse en cualquier ocupación. El síndrome de burnout hace referencia a la cronificación del estrés laboral.

No siendo un dato menor los factores ambientales como ser cambios significativos de la vida: casos de muerte de familiares, matrimonios, divorcio, nacimiento de hijos.

Entonces el "síndrome del trabajador quemado o burnout" hace referencia a un estrés laboral crónico, percibirse estar quemado representa un importante desajuste continuado entre las demandas y capacidades físicas y mentales del organismo, síndrome que va creciendo de manera progresiva si no se toman medidas para impedirlo.

Cargas laborales excesivas, poca autonomía, deficitarias relaciones y comunicación, poco soporte en las tareas y estilo de vida desorganizado. Inadecuada formación profesional con excesivos conocimientos teóricos, escaso entrenamiento en actividades prácticas y falta de aprendizaje de técnicas de autocontrol emocional.

Además del estrés, se ven involucradas variantes como el aburrimiento, crisis en el desarrollo de la carrera profesional, pobres condiciones económicas, sobrecarga con falta de estimulación.

Insuficiente orientación profesional y aislamiento; dando lugar a una sensación de agotamiento generalizado, físico, emocional, mental.

También cuando el trabajador posee baja tolerancia a la frustración, a la exposición del estrés, o circunstancias tensas como ser el cuidado de enfermos, enfermedades graves, pérdidas, a su vez se da en circunstancias relacionadas con la organización, malas condiciones laborales, ambiente laboral complicado, objetivos no claros, disonancia entre las expectativas laborales del trabajador y la realidad de las tareas, bajo salario con mucha exigencia, sobredimensionamiento de funciones y responsabilidades, fallas en el liderazgo o equipos directivos ineficientes, exceso sostenido de trabajo, presión y sobredemandas, falta de apoyos y recursos.

Los principales síntomas o manifestaciones del síndrome de burnout son los siguientes:

* Sentimiento de fatiga crónica, agotamiento físico y mental generalizado.

* Sensación de fracaso o impotencia.

* Disminución de rendimiento.

* Baja autoestima.

* Despersonalización, endurecimiento del trato.

* Desmotivación. Poca realización personal.

*Estado permanente de nerviosismo.

* Dificultad para concentrarse.

* Comportamientos agresivos.

* Dolor de cabeza.

* Taquicardia.

* Insomnio.

* Absentismo laboral.

* Falta progresiva de interés. Aburrimiento.

* Comunicación deficiente.

* Inestabilidad emocional, apatía, impaciencia e irritabilidad.

¿Cómo reducir o evitar el síndrome de burnout?

* Modificar las expectativas personales, sociales, laborales, económicas, más reales y alcanzables.

* Evaluar las situaciones que generan el estrés, ansiedad o depresión en el trabajador, tomar decisiones y medidas adecuadas para reorganizar las condiciones laborales reduciendo impactos negativos.

* Incorporar mejoras en la organización, proveyendo de herramientas necesarias para que el trabajador pueda realizar sus tareas de forma adecuada, disminuyendo sobrecargas.

* Reubicación y redistribución de tareas y responsabilidades.

* Equilibrio de áreas: familia, amigos, aficiones, descanso, trabajo.

* Fomentar buena atmósfera de equipo, espacios comunes, objetivos comunes.

* Limitar la agenda laboral.

* Actividad física, hobbies, vida al aire libre, alimentación saludable, descanso reparador.

* Acompañamiento psicológico y terapéutico, orientado a psicoeducación en toma de decisiones, prioridades, expectativas, asertividad, administración del tiempo y tareas, hábitos laborales saludables, gestión emocional, autoconocimiento, autoestima, autogestión del estrés etcétera.

A veces lo más productivo que puedes hacer es relajarte, para luego retomar con nuevas fuerzas.

Te mando un beso inmenso.

(*) IG Tona Galvaliz. FB/LinkedIn. María Antonia Galvaliz.