Corrientes 14 °C
Min. 11 °CMax. 15 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1256543
AUSTRIA

Conmoción por el suicidio de una médica acosada durante meses por antivacunas

Lisa-María Kellermayr tenía 36 años y era una ferviente defensora de la inmunización contra el coronavirus.


 
La noticia conmocionó a toda Austria. La doctora Lisa-Maria Kellermayr, una ferviente defensora de la inmunización contra el covid, se suicidó después de ser acosada y amenazada de muerte durante siete meses por activistas antivacunas.

 
La profesional, de 36 años, fue hallada muerta en su consulta médica de Wels, en el oeste de Austria. Junto a ella se encontraron tres notas que no se hicieron públicas.

Las autoridades confirmaron que se trató de un suicidio, aunque no se realizará la autopsia.

 
Miles de personas se movilizan tras el suicidio de la doctora acosada durante meses por activistas antivacunas
Tras conocerse la noticia, miles de personas se concentraron en las principales ciudades del país. En su mayoría afirman que la policía no brindó protección ni investigó sus denuncias por amenazas.

Su caso era conocido en forma pública desde hace meses.


Los principales políticos del país expresaron su consternación por la muerte de la médica.

"Pongamos fin a esta intimidación y al fomento del miedo. El odio y la intolerancia no tienen cabida en nuestra Austria", declaró el jefe de Estado, Alexander Van der Bellen, durante una concentración en Viena.

Cómo fue el acoso de activistas antivacunas que sufrió la médica que se suicidó en Austria


El acoso comenzó el 16 de noviembre pasado con una manifestación de activistas antivacunas frente al hospital de Wels.

Ese día Kellermayr escribió en su cuenta de Twitter: "Una manifestación de teóricos de la conspiración bloquea la entrada del hospital y la salida de las ambulancias".

Pero después, el hospital aseguró que tanto las ambulancias como los pacientes podían entrar y salir de la clínica. La policía local acusó a la médica de falsear la información.

"El mensaje de la policía es el punto de partida de una avalancha de insultos, difamaciones y amenazas destinadas a causarme el mayor daño posible. Alguna gente consideró que la respuesta (de la policía) legitimaba mi persecución", dijo la mujer al diario Der Standard 9 días antes del suicidio.

Kellermayr decidió borrar su mensaje y pidió a la policía que eliminara también su respuesta, pero su solicitud no fue atendida. Tampoco se abrió una investigación sobre las amenazas. Un portavoz policial afirmó que la doctora solo buscaba fama.

Pero las amenazas aumentaron. Incluso un grupo de antivacunas irrumpió en su consulta y difundió imágenes de sus empleados y pacientes a través de Telegram.

"Nunca había experimentado algo así; ese mismo día encargué protección a una empresa de seguridad para mi consulta médica", dijo entonces Kellermayr.

La doctora llegó a gastar 100 mil euros durante seis meses en seguridad privada, pero finalmente cerró su consulta en junio pasado. En los últimos meses solo salía de su casa para trabajar y comprar comida.