Corrientes 23 °C
Min. 22 °CMax. 33 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1255496
ALARMAS ENCENDIDAS POR LA FUERTE DEPRECIACIÓN DEL PESO

Suba del dólar: una semana tensa en lo cambiario bajo el análisis local

El blue cerró ayer a $338. Para Vaz Torres, la situación se dispara por la incertidumbre política y las restricciones al mercado. "El faltante de dólares en Argentina es el talón de Aquiles", indicó Barrionuevo. "Se nota la impericia para manejar la situación", cuestionó Vischi.

El dólar siguió su vertiginoso camino de suba en el país y ayer concluyó una semana signada tanto por los nuevos récords de cotización como por las alarmas encendidas al máximo nivel. El blue terminó ubicado ayer en $333 para la compra y $338 para la venta, a la vez que amplió la brecha con el tipo de cambio oficial mayorista a más de 160% y más de 147% en relación al promedio del minorista.

Pero en el inicio de la última jornada de la semana, llegó a $350 y hubo tensión en el mercado cambiario hasta que finalmente cerró a los $338, lo que representa un alza de $45 en una semana.

¿Otro dato más de la escalada? En lo que va de julio, la moneda norteamericana que se negocia en el mercado paralelo acumula una suba del $100, es decir un 42%.

¿Qué pasó? ¿Qué puede pasar? Las dos preguntas centrales que todos se hicieron a medida que las pizarras de las casas cambiarias confirmaban nuevos récords en medio de un vendaval político y económico que encendió el alerta.

Para hablar de este tema, en el cierre de la semana de agitación cambiaria, época consultó a referentes políticos y económicos locales para que brinden su opinión y tratar así de responder las preguntas formuladas en el párrafo anterior.

Para el exministro de Hacienda y Finanzas de Corrientes y actual senador provincial (UCR-ECO), Enrique Vaz Torres, la moneda norteamericana "sube por la incertidumbre política, las restricciones al mercado y el deterioro del peso".

En este sentido indicó que "hay tres o cuatro razones que explican la situación". Y al respecto dijo: "La primera de ellas es política, no técnica y tiene que ver con la enorme incertidumbre que genera el Gobierno nacional en la sociedad y fundamentalmente en los distintos actores económicos, tanto sean consumidores,inversores, empresarios, etcétera".

"Los desencuentros dentro de la propia alianza gobernante, con la crisis de liderazgo entre el Presidente y la Vicepresidenta, es una razón explícita para que la falta de rumbo genere esta incertidumbre", cuestionó.

"El efecto inmediato de esta situación es la desconfianza entre el sector público y el sector privado, debido justamente a los permanentes cambios en las reglas de juego de las principales transacciones financieras y comerciales: inexistencia de precios relativos, diferentes tipos de cambio, restricciones en el acceso a las divisas, retenciones exageradas a los exportadores y fijación de precios irrisorios para liquidar sus ventas al exterior, improvisación en la designación de funcionarios que integran el equipo económico, declaraciones agresivas desde el Gobierno hacia los sectores", enumeró.

Por otra parte, explicó que "desde el punto de vista estrictamente técnico, la causa principal del aumento del dólar tiene que ver con la escasez de la divisa en el mercado, como moneda de intercambio útil en la economía y refugio frente al deterioro que se produce en el valor de los pesos que se imprimen en demasía por parte del Banco Central para financiar el déficit del sector público nacional".

"El único recurso genuino del sector público estatal es el impuesto, nunca la fábrica de billetes sin respaldo; esta es la razón principal del deterioro de la moneda argentina", aclaró el extitular de Hacienda.

Talón de Aquiles

Para el actual senador provincial Martín Barrionuevo (PJ-FDT), quien también fue secretario de Economía del Municipio capitalino, "los meses de julio y agosto habitualmente son meses de corridas cambiarias, por una cuestión de estacionalidad de la economía argentina respecto de la insuficiencia de dólares. A eso se le agrega la situación del costo de la energía a nivel global que está generando problemas en todo el mundo", indicó al ser consultado ayer por época.

"El fortalecimiento del dólar con respecto a las demás monedas en el mundo, por el incremento de tasas y fundamentalmente por ‘ir a lo seguro’, que es lo que está ocurriendo en general con todas las monedas, incluso hasta con el euro", explicó Barrionuevo.

Además, indicó que "el costo de la energía ha hecho que tengamos evacuaciones superiores a los cuatro mil millones de dólares de excedente de lo habitual. Esa situación, entre el 10 y 15 de agosto empezará a moderarse y es un horizonte de salida al faltante de dólares. Pero por supuesto esto es una cuestión de especulación financiera, que es atendible. Sobre todo cuando hay una brecha cambiaria tan importante".

"Pero entiendo que no es la primera ni la última corrida cambiaria que vamos a tener en esta época hasta tanto tengamos resuelto en el mediano plazo la cuestión del faltante de dólares en Argentina. En mi opinión es el talón de Aquiles. Hoy se está trabajando para resolverlo", aseguró.

En este sentido señaló que "el gasoducto Néstor Kirchner, en un año, puede brindar parte de soluciones para esta situación; también el litio, la explotación minera, la petrolera, así como la transformación de la economía argentina pensando en tener una mirada en la exportación, son las claves que me parece deberían ser parte de un gran acuerdo nacional hacia adelante", concluyó.

Impericia

Por su parte, el senador nacional Eduardo Vischi (UCR-ECO/JxC) resaltó, ante la consulta de época, que en toda esta crisis cambiaria "se nota la impericia para manejar la situación".

"Evidentemente son cuestiones que se venían viendo que iba a pasar desde hace mucho tiempo en el manejo de la cotización del dólar, en la cuestión de las importaciones y exportaciones, la falta de liderazgo, fundamentalmente del Presidente con respecto a su partido político y demás del frente oficialista", sostuvo Vischi. "Acá lo que tenemos hoy es que los problemas políticos generaron problemas económicos y hoy estamos enredados entre ambos", sintetizó.