Corrientes 34 °C
Min. 22 °CMax. 36 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1254101
PASIÓN POR EL AZULGRANA

Aldo Nápole, el hincha de 100 años que fue homenajeado por San Lorenzo

La cuenta oficial del club de Boedo lanzó un video para agasajar en su cumpleaños al hombre que recuerda en detalle a cada jugador. Florencia, su nieta, quien contó el detrás de escena de este destacable gesto a un medio nacional.


El 30 de junio, Aldo Nápole cumplió 100 años. Su vida siempre tuvo la palabra San Lorenzo de por medio. Por este motivo, el club de sus amores decidió agasajarlo con un obsequio a la altura de las circunstancias. Mediante una iniciativa de CASLA Social, el hincha más longevo del club de Boedo recibió un obsequio tan preciado como la conquista de la Copa Libertadores en el año 2014: la camiseta del arquero Sebastián Torrico, quien es su ídolo y una persona caracterizada por "devolverle la dignidad" al equipo azulgrana.

Florencia Cianchetta, nieta de Aldo, quien contó el detrás de escena de la iniciativa. "Mi abuelo es la persona que vio todos los campeonatos del club desde el amateurismo en adelante. Lo quieren mucho desde siempre, se enteraron por los registros del club que cumplía 100 años, se contactaron conmigo por WhatsApp y fueron al otro día con la camiseta de Torrico y una carta que lo invitaba al partido contra Boca. Estaba súper contento", aseguró.

Por su avanzada edad y no tener un auto que pueda facilitar el traslado, Aldo dejó de concurrir a la cancha. Pese a ello, los recuerdos vividos con su abuelo enorgullecen a Florencia: "Es un genio total. Fuimos a la mayoría de los partidos juntos. Asistimos a todas las marchas por la vuelta a Boedo, la vuelta al Estadio de la avenida La Plata. San Lorenzo nos une, es familia, los momentos más lindos los viví junto a él". Desde la cuenta oficial de Twitter de San Lorenzo circuló el video donde la prensa de la institución visitó la casa de Aldo, en la zona de Flores. Al recibir una camiseta alternativa del equipo, con la firma de Sebastián Torrico, el hombre sonrío emocionado frente a la cámara.

Fuente: La Nación