Corrientes 13 °C
Min. 10 °CMax. 17 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarioepoca.com/a/1252238
Fuente: webeservice ENRIQUE AVOGADRO

"Sería de un gran aporte cultural poder refuncionalizar la ex Usina"

El Ministro de Cultura de la ciudad de Buenos Aires destacó la realización de ARTECO. Además, se refirió al viejo edificio y manifestó que poder recuperarlo "sería un gran agregado a la cultura".

ENRIQUE AVOGADRO, MINISTRO DE CULTURA DE CABA.

Unas 42 mil personas visitaron la cuarta edición de la Feria de Arte Contemporáneo (ArteCo) y todos se preguntaron lo mismo, ¿Cómo es posible que el Gobierno de la provincia no tome la iniciativa de expropiar la propiedad y convertirlo en un espacio cultural de referencia regional? La misma pregunta se realizó el propio ministro de Cultura de Buenos Aires, Enrique Avogadro, quien visitó Corrientes para estar presente en la inauguración de la cuarta edición de ArteCo, que finalizó el domingo con un balance muy positivo por parte de los organizadores y del público en general.

En una entrevista con época, el funcionario porteño destacó este tipo de iniciativa que brindan un importante valor cultural para la sociedad.

- Fue parte de la edición de ArteCo, ¿qué descubrió en este espacio de arte?

Por supuesto no soy especialista en el tema, pero creo que justamente la virtud de la feria es permitir mostrar la escena del arte contemporáneo actual, no sólo para la provincia sino para todo el país.

Es una feria que realmente promete en término de su desarrollo a futuro, muestra una escena artística que no necesariamente vemos de manera regular en Buenos Aires y además, creo yo, es un elemento importante en una cadena de valor. Pensemos que el arte no existe del vacío, es parte de una industria cultural en la que para que exista un artista tiene que haber también una galería, tiene que haber un mercado, tiene que haber coleccionistas, tiene que haber el periodistas especializados, curadores. Siento que ArteCo viene justamente a poner un ladrillo muy importante esa construcción.

- ArteCo es una expresión que no tiene muchos espacios en la región, ¿cuál es el camino para abrir nuevas puertas?

Este es un camino definitivamente importante tener una feria que convoque no sólo al público visitante sino, fundamentalmente, al público local. Es clave que se entienda que el arte es para todo el mundo, que no es un privilegio de unos pocos. De hecho, me parece una muy buena iniciativa que estén en venta obras a precios muy dispares. Hay obras de un valor más alto, pero también hay precios muy accesibles, lo cual permite que cualquiera pueda pensarse como coleccionista. Creo que esa es una buena noticia.

Hay, por supuesto, muchas otras iniciativas que sean complementarias; el organizar circuito de galerías, estudios abiertos de artistas convocando al público a visitarlos en sus lugares de trabajo, organizar charlas, encuentros; es decir, todo lo que tenga que ver con divulgación, ampliar el acceso a la cultura; el trabajo con las escuelas se fundamenta en el sentido. Son muchos los caminos, pero me parece que están yendo con la feria en una dirección correcta.

- Teniendo en cuenta la experiencia de la Usina del Arte en La Boca. ¿Qué le pareció la ex Usina para un espacio cultural?

Me parece una locación extraordinaria, porque es un marco ideal que sorprende, es una arquitectura distinta a la que uno está acostumbrado. Además, se aprovecha al máximo todo el espacio, incluso el exterior con ese escenario y el espacio gastronómico; desde ya, esos espacios tienen la posibilidad de ser resignificados.

En nuestro caso, la Usina del Arte en el barrio de La Boca, pero también muchos otros espacios que se han convertido en espacios culturales a lo largo del tiempo. En Buenos Aires tenemos una red muy amplia de teatros, bibliotecas y museos, y otros espacios culturales que conforman un entramado que es central al que se le agrega una cultura independiente muy relevante.

En nuestra ciudad hay más de 500 espacios culturales independientes entre salas de teatros, salas de músicas y centro culturales, con lo cual la posibilidad de repensar estos lugares que tienen una arquitectura icónica, desde ya, me parece algo interesante.

Por su puesto no es fácil, son obras para refuncionalizarlas de una inversión muy alta, pero sí es posible encararlo. Es un gran agregado a la cultura del lugar en el que se desarrolla.